La procrastinación: ¿pereza, o acaso hay algo más?

procrastinacion

Psicología Clínica, Social

Muchos creen que la procrastinación es algo que sólo algunos vivimos:

Hoy quiero aclararte algunos mitos sobre este tema.

Comencemos por lo básico: ¿qué es procrastinar? La procrastinación, es un término que utilizamos para definir el hecho de posponer, retrasar, atrasar la realización de alguna actividad.  Y lo podemos ver presente en alguno o diferentes aspectos de nuestra vida: ese diálogo que no quiero tener con mi pareja porque sé que va a definir nuestra situación; esa última revisión de mi tesis para poder exponerla; el lunes para comenzar mi rutina de ejercicios; la dieta; la ida al psicólogo, la conversación con mi jefe, o con mi empleado que debo despedir porque no me está dando los resultados que espero…son solo alguno de los ejemplos en lo que podemos vivenciar este concepto.

¿La procrastinación es sinónimo de pereza?

No, y de hecho no puede estar más lejos de la realidad esta pregunta: la diferencia es muy simple, la emoción que connota la acción. Cuando hacemos algo por pereza, disfrutamos de alguna manera esa decisión tomada, entendiendo que la mayor parte de las veces lo haremos después. Pero cuando posponemos por procrastinar, surge un inminente sentimiento de culpa que genera mucho malestar. 

procrastinacion

¿Qué hay detrás de la procrastinación?

Podemos encontrar al menos 9 factores psicológicos profundos que nos llevan a actuar de esta forma, así que, si te sientes identificado con este tema, hoy te invito a que te quites esa culpa fastidiosa de encima y te prepares para desarrollar el cómo superar este obstáculo que te impide alcanzar tus metas. A continuación, te los presento:

  • El miedo: al fracaso, a la crítica, a la desaprobación.
  • La terquedad: este es un rasgo de la personalidad específicamente asociado al temperamento y hace que seamos inflexibles a momento de explorar escenarios diversos antes de actuar.
  • Confundir el fin con los medios: este es un factor psicológico bastante importante; cuando confundimos el fin con los medios, podemos llegar a ver nuestras metas como algo inalcanzable, lo cual va a incrementar nuestra dificultad para comenzar. Lo ideal aquí, es comenzar a trabajar con el reconocimiento de pasos pequeños, metas inmediatas. Y que cada uno de esos pasos, sea el medio para un fin mayor, quitándole así el miedo a cada paso.
  • La atención: Cuando somos personas muy dispersas, o que nos cuesta mucho mantener la atención enfocada en algo, es común que nos sintamos incapaces, y esto conlleva a la evasión. Hay muchas causas que pueden anteceder un déficit de atención, hay que encontrar la principal y trabajarla.
  • La inquietud: mentes inquietas; pensamos en muchas cosas al mismo tiempo, muchas más de las que incluso podemos hacer. Esto genera un efecto de hiperalerta en nuestro cuerpo y hace que nos dificulte mantenernos constante en una misma actividad, ya que la rapidez con la que la mente trabaja nos satura de “actividades por hacer” y la angustia que esto genera promueve la procrastinación. La persona que maneja este factor psicológico, por lo general comienza muchos proyectos y no los termina.
  • La necesidad de controlar: tal vez esto te parezca paradójico, ¿acaso una persona controladora no debería más bien hacerlo todo en tiempo?, pues no siempre, cuando tenemos este factor desarrollado, y encontramos en la situación áreas que se salen de nuestro campo de poder, la procrastinación resulta casi inevitable. Para un controlador, es mejor evitar la situación, que exponerse a tener que improvisar.
  • Pensamiento caótico: te pongo este ejemplo. Hoy, en mi lista de actividades, tengo pautado llevar a cabo 7 tareas; una salió mal, ya perdí mi día…mejor comienzo mañana. Evaluamos la vida en extremos, y olvidamos que los puntos medios son necesarios para vivir en equilibrio. Tal vez una me salió mal, pero aun puedo rescatar el resto de mi día y aprender de lo que me salió mal, para mañana intentarlo de nuevo.
  • Dificultad para manejar la continuidad: Este factor, es muy común en la gente ansiosa y en las personas con poco autocontrol emocional; si no veo resultados inmediatos, pienso “esto no me sirve”, debo buscar otra opción, sin darnos cuenta, de que haciendo esto, solo alimentamos el primer factor psicológico que es el miedo a no ser capaz de terminar. 
  • La inconformidad: este factor está sujeto a otro rasgo de nuestra personalidad; el perfeccionismo. En mi opinión personal, uno de los más difíciles de manejar, para quienes les impulsa este factor, nunca algo es suficiente. Lo planificas tanto, y con tanto detalle, que nunca terminas de arrancar.

Como te puedes dar cuenta, procrastinar, es algo que lleva mucho desgaste mental, y no es algo que tenga que ver con sencillamente ser perezoso. Si te identificaste con algún factor, y en más de un aspecto de tu vida, te invito a que busques ayuda profesional, para poder diseñar un plan de trabajo eficiente acorde a tu necesidad. Todo en esta vida tiene solución, solo hay que reconocer el área de oportunidad, desarrollar un plan de acción, y ejecutarlo.

Reconocer que todo proceso de cambio implica resistencia es importante, por lo cual, te vas a boicotear. ¡Pero no te preocupes, para ello también tenemos un plan!

, , , , , , ,

Compártenos tu opinión

avatar
  Subscribe  
Notify of

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

Artículos relacionados

SicologiaSinP.com - Laura Baptista

Licenciada en Psicología

Psicólogo. 15 años ejerciendo la psicoterapia. Máster en psicología clínica Postrado en neuropsicología Diplomado en psicoterapia cognitiva conductual. Diplomado en análisis transaccional. Diplomado en autismo. Coautora de "en búsqueda del bienestar " Coautora de " Si necesitaramos un psicoterapeuta, cómo sería la cura de la mano de Arthur Schopenhauer? " [...]

Ultimas publicaciones de Laura Baptista   [Ver todas...]

- ¿Qué es un trastorno mental? - 30 agosto, 2021