¿Cómo saber si alguien es realmente buena persona?

como-saber-alguien-realmente-buena-persona

Psicología

¿Te gusta ayudar y estar para los demás, pero a veces les antepones tanto, que te dejas para el final y luego te sientes mal contigo mismo? 

Cuando te piden un favor, ¿te cuesta horrores decir que no? (a veces incluso no hace ni falta que te lo pidan, porque ya te tiras tú solito/a a la piscina en cuanto ves que pueden necesitar algo)

Si es así, seguramente seas buena persona. Puede que hasta demasiado.

Pero en verdad, determinar con exactitud qué hace a alguien bueno, no es tarea fácil. De hecho, es algo muy subjetivo y variará según los países, entornos y culturas. 

A menudo me encuentro con personas que vienen a consulta con estas inquietudes (y yo misma las he sentido más de una vez), dudando de su bondad al poner límites a los demás, decidiendo no hacer favores, o defendiendo sus propios intereses. La culpa puede llegar a ser un gran lastre que nos confunde y mancha nuestro auto-concepto injustamente.

Así que me ha parecido un tema interesante de abordar, pero como es muy amplio, lo dividiré en varios artículos (no te pierdas la serie de artículos sobre asertividad, límites y respeto, que voy a ir publicando en mi blog).

Pero antes de nada.

Me gustaría que cerraras los ojos y te tomaras unos minutos para pensar.

¿Qué opinas tú?

¿Qué crees que tiene que tener / hacer / decir una persona para que la consideres buena?

Piensa en la gente que conoces y saca tus conclusiones (ahora te cuento las mías)

¿Ya? Muy bien.

[ Por cierto, para escribir este post me he basado no sólo en mi propia experiencia y conocimientos, sino también en las opiniones de varios seres queridos a los que admiro y respeto; y en los puntos de vista de los internautas del foro reddit. Por supuesto, puede que tú tengas una opinión distinta (y me encantará que la compartas con todos nosotros en los comentarios de la web y en las redes sociales) ]

¿Qué nos hace buenos o malos?

Quizás haya algunos indicativos que hagan pensar que alguien es bueno a simple vista, como donar dinero a una ONG, dar limosna al mendigo que pide en la puerta del supermercado, o llamar a sus padres para felicitarles el cumpleaños.

¿Pero realmente esto es así?
Yo diría que no, o no necesariamente, al menos. 

Pongamos el clásico ejemplo de las personas que dan dinero a los desfavorecidos, no tanto con la intención de equilibrar la situación ajena, sino más bien para lavar su propia imagen (lo que opinan los demás, y él de sí mismo). Pero incluso aunque su intención sea egoísta, no se les podría considerar malos, porque en el fondo, están ayudando al otro…

O el también mítico “huy, pues me sorprende muchísimo que mi vecino pueda ser un maltratador, si cuando nos encontrábamos en el portal siempre era muy amable, saludaba y me ayudaba con las bolsas de la compra” (típica escena que sale en las noticias, tras la detención del imputado, cuando van a preguntar al vecindario si sospechaban algo). Aquí vemos otra disonancia entre la apariencia y la realidad. Quizás no fuera mal vecino, pero sí mal marido.

Estos ejemplos nos hacen ver que la línea divisoria es muy sutil. 
Podemos ser muy buenos en un ámbito, y no tanto en otros. 
He llegado a la conclusión de que fundamentalmente hay 3 tipos de personas: malas, neutras y buenas.

Aunque en verdad es una escala con diferentes grados. Porque, como hemos visto, la vida real no es como en las telenovelas, que está el malo malísimo y el bueno buenísimo. En realidad todos tenemos ámbitos en los que somos mejores y otros en los que flaqueamos algo más. 

Podríamos resumirlo básicamente en dos parámetros: la presencia de bondad y la ausencia de maldad.

Para mi, las “personas neutras” son las que no aportan demasiado a la sociedad, pero tampoco restan (no molestan, no hacen daño a los demás). Van a lo suyo, y está bien así, son correctas.

Las “personas malas” serían quienes actúan de forma negativamente egoísta, sin tener en cuenta a los demás, aprovechándose siempre en su propio beneficio incluso aunque tengan que dañar a otros (cosa que incluso les puede gustar, según el grado de maldad)

[ Para mantener mi paz interior, elijo pensar que la mayoría de seres humanos son buenos, o al menos neutros.]

Pero para que a una persona la consideremos especialmente buena, reseñablemente bondadosa, parece ser que ha de cumplir una serie de características (quizás no todas, pero sí unas cuantas). Vamos a verlo:

19 características de la “buena gente”

1. VALORES
Las buenas personas tienen valores firmes y claros. Se mueven por la bondad, la generosidad, el cariño, la empatía,… Y sobre todo, por el no dañar a los demás (al menos no de forma intencionada). En verdad este tema de los valores engloba todo el resto de características, pero bueno, sigamos viéndolo en detalle.

2. NO SE APROVECHAN
Aunque tengan una situación aventajada, no se aprovechan de los demás. Por ejemplo, puede que sepan más que tú en un área, pero te ayudarán sin querer engañarte ni manipularte. O si se encuentran una cartera, se la devolverán a su dueño con el dinero intacto.

3. AYUDAN SIEMPRE QUE PUEDEN
Tienen buen trasfondo, así que si ven a alguien en apuros, le tenderán una mano (si consideran que le pueden ayudar sin ponerse en peligro ni ir demasiado en contra de su propio bienestar).

4. ÍNTEGROS, COHERENTES
Actúan siempre de la manera que consideran adecuada, aunque no haya nadie mirándolos. No lo hacen para manipular lo que los demás opinen de ellos, sino porque sienten que es lo correcto.

5. JUSTOS y EQUITATIVOS
Buscan el equilibrio en las relaciones, estar en paz con todo el mundo. Si deben algo, se molestan en devolverlo cuanto antes. Saben que sus deseos y necesidades son tan importantes como las ajenas.

6. TIENEN EN CONSIDERACIÓN A LOS DEMÁS
Saben que no viven solos en este planeta, así que tratan de ser lo más cívicos posible, evitando molestar a la gente. Tendrán detalles como no poner a música demasiado alta (sobre todo a partir de ciertas horas), pararse en un sitio donde no entorpezcan el paso a los demás, no tirar basura al suelo, recoger las cacas de sus perros, etc.

7. RESPETUOSOS Y EDUCADOS
Tratan a los demás como les gustaría ser tratados a ellos, con consideración y respeto. Saludan, dan gracias, se despiden al marcharse,… Y saben discutir de forma respetuosa, exponiendo su opinión, sin atacar, interrumpir, ni insultar al otro.

8. AMABLES, DETALLISTAS Y BONDADOSOS
Sonríen, tienen una mirada cálida y cercana. Son agradables, tienen detalles bonitos con los demás (aunque no les conozcan de nada) como sujetar la puerta al que viene detrás; o avisarle y recoger algo que se le haya caído por la calle.

9. COMPRENSIVOS Y NO VENGATIVOS
Si les han hecho daño, no tratarán de devolvérsela. Comprenden que cada uno libra sus propias batallas internas, y tratan de ponerse en el lugar del otro para comprender sus motivos. Son capaces de perdonar, porque saben que nadie es perfecto.

10. RECONOCEN SUS ERRORES, SON RESPONSABLES
Saben que ellos tampoco son perfectos. Se permiten cometer errores y se responsabilizan de ellos. Piden perdón, admiten su culpa sin ponerse a la defensiva y apechugan con las consecuencias.

11. COMPROMETIDOS
Si han dicho que harían algo, lo hacen. Su palabra tiene valor, y cumplen con ella sin necesidad de que nadie se lo tenga que recordar.

12. NO ELITISTAS
Tratan a los demás bien, independientemente del status que tengan, de su trabajo, de su nivel económico, de educación o de popularidad.

13. HUMILDES
No van alardeando de sus virtudes, de las cosas que hacen bien ni de lo que tienen. Saben que valen tanto como los demás, no se creen más que nadie.

14. NO EGOCÉNTRICOS
Se preocupan por los demás, se interesan por ellos con curiosidad, sin malas intenciones. Se acuerdan de ellos y les preguntan de vez en cuando qué tal están, cómo les va todo. Además, no centran las conversaciones en sí mismos y saben escuchar con atención.

15. NO TE JUZGAN
Son buenos amigos, te quieren y aceptan tal como eres (no como les gustaría que fueras)

16. NO CRITICAN POR LA ESPALDA
No se ríen de los demás ni de sus defectos, ni tienen la costumbre de criticar por criticar. Dicen las cosas con las que no están de acuerdo o que les parece mal, pero sin malicia, sin ser destructivos.

17. SENSIBLES, EMPÁTICOS
Ven el dolor ajeno y son capaces de sentirlo y compadecerse. Pueden ponerse en el lugar de los demás y comprender su postura y sus circunstancias. Seguramente se enternezcan con los animales, los niños y/o los ancianos.

18. NO ESPERAN NADA A CAMBIO
Hacen el bien porque les nace, porque es lo que consideran que deben hacer. Pero de forma limpia y desinteresada, sin buscar nada a cambio. Y lo seguirán haciendo aunque nadie se lo agradezca.

19. DESEAN LO MEJOR PARA TODOS
Tienen buenos deseos y buenas intenciones. Esperan de corazón que les vaya bien a los demás, que tengan éxito y sean felices (incluso aunque eso signifique que les superan a ellos mismos)

¿Y tú, del 1 al 10, cómo de buena persona crees que eres? 

Después de haber visto todo ésto, ¿qué aspectos crees que podrías mejorar?

¿Cuentan más los resultados o la intención?

El tema trae cola, porque si te paras a pensarlo… ¿juzgamos la bondad o la malicia según la intención que se tenga? ¿o según los resultados obtenidos? (ojo, que estoy hablando a nivel de la calle, no lo que determinan los jueces en los juzgados) 

Es decir, si alguien insulta mentalmente a otra persona, si le desea algún mal o incluso se imagina que le hace daño (pero físicamente no le hace nada, no llega a actuar)… ¿Un poco malo sí que sería, no? 

O si por el contrario alguien tiene intención de ir a ayudar a una protectora de animales, y lo piensa a menudo, pero al final nunca va… ¿sería buen tipo? Si en verdad no ha llegado a  hacer nada, ¿no? 

El tema es controvertido y dependerá del punto de vista de cada uno. 
Para mi, a veces la intención cuenta más que el resultado. Porque el hecho de que una idea te cruce por la mente ya significa que hay amor -o no- en ti (según el tipo de idea que sea). 

Y sin embargo, para pasar a la acción ya están implicados otros muchos factores, que no son tan directos. 

Por ejemplo, quien no termina de sacar tiempo para ir a la protectora de animales, quizás tenga la limitación inconsciente del miedo (miedo a que le puedan transmitir alguna enfermedad, a que le muerda un perrito, a que piensen mal de ella si decide sólo ir un día a ayudar sin comprometerse más a menudo, etc.)

Además, como vemos, a veces el “egoísmo” (entendido aquí como no ayudar, no pasar a la acción) puede estar motivado por un exceso de prudencia, de miedo. O incluso por un exceso de sensibilidad (el pensamiento que habría detrás sería algo así como: “me protejo desconectándome de los demás, porque me duele demasiado ver su sufrimiento; así que voy a lo mío sin involucrarme demasiado”)

¿Y tú qué opinas?

Conclusiones finales

Como dijo uno de mis seres queridos (cuya opinión me ha servido muchísimo para este artículo): Hay que hacer más + y menos -. Para mi es peor persona quien hace el mal y después trata de compensarlo haciendo algo bueno…. que alguien neutro, que no aporta, pero tampoco molesta. Éste al menos no tendrá mierda que compensar

¿Y contigo mismo?

Todo lo que hemos visto está muy enfocado hacia afuera, hacia los demás. 
Pero con la primera persona que debemos ser buenos, es con nosotros mismos. 
As que te animo a que vuelvas a echar un ojo al artículo y pienses si eres tan bondadoso contigo como lo eres con los demás; y qué puedes hacer para equilibrar la balanza si no lo está.

A continuación les dejo los artículos de esta serie:

Sientes culpa porque eres buena persona
Cómo manejar la culpa inmerecida en 10 pasos

, , , , , , , , , , , , ,

Compártenos tu opinión

avatar
  Subscribe  
Notify of

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

Artículos relacionados

SicologiaSinP.com - Ainoa Espejo

Grafóloga, Coach, Mentora y Formadora freelance. Especialista en Coaching de Relaciones, Inteligencia Emocional y Programación Neurolingüística. Psicografóloga y Perito Calígrafo. Licenciada en Derecho. Especialista en Test Proyectivos Gráficos y en Comunicación No Verbal. Estudiante de Psicología y trato de mantenerme en continua formación, para estar actualizada y ayudar lo mejor que pueda a los demás. [...]