El comportamiento moral en su entorno social

entorno-social

Social

En la actualidad el ser humano está en constante comprensión, finaliza mas de una actividad diaria, cualquiera que sea, puesto que el ocio es una señal psicológica de abandono inconsciente. En el mundo se vive a diario esta actividad a la que se adjudica el derecho a no hacer aunque se pudiese, a esto le llamamos pereza.

La sociedad envuelta en querer vislumbrarse o matizar su carácter frente a situaciones que le son aún desconocidas, y su manera de sobrellevar lo extraño e incorrecto hace que el individuo tome comportamientos que bien podríamos llamar, conductuales. Si todo sujeto está caracterizado por una agrupación, entorno, cultura, dándole significado a sus raíces, ¿cómo podríamos saber hasta qué punto llega un entorno social?, ¿tiene límite, caducidad, fin, retorno, es progresivo o repetitivo? ¿qué podemos encontrar en la adaptación social que no haya en nosotros?

Una religión, color de piel, oficio, profesión, afición, familia, cultura, creencias, hábitos, ideologías forman parte del ambiente de múltiples individuos representados en números naturales que se dedican a interpretar la cuestión. Desconozco si la personalidad es sólo un factor que trasmite cada vez que consigue la adaptación por lo que generación tras generación la maduración mental está en declive continuamente. El entorno social es sólo 1+1 que crece, todo 1 es múltiplo de cada número por lo que estos son finitos. La moralidad, la actividad, o su ocio en términos simplificados es sobrellevar lo que nunca tendrá explicación. Todo lo demás, no importa. Nada, aún.

Introspección

No hacer o excederse no tendrá que ver con la realidad que decidimos tener. Allá afuera en las calles en las que existe pobreza, desnutrición, homicidios, suicidios, robos, manifestaciones, moda, una Fantasía Mundial está ausente en cualquier lugar en el que nos gustaría estar. El orden en interminables rostros, democracia, socialismo, capitalismo, libertad, pseudo, una contrariedad de huir a nuestro Señor de Las Moscas sería, esta Fantasía Mundial, en la que no existe nada más que una concentración adecuada, y la percepción de que precisamente no habrá nada más que conocerse a sí mismo y vivir con ello, sin engaños, drogas, bienestar disfrazado, ¿el humano podría tocar la delgada línea entre lo que es, la moral qué debería tener y una verdad que está más allá de lo que nunca se imaginó que podría conocer?

, , , , , , , , ,

Compártenos tu opinión

avatar
  Subscribe  
Notify of

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

Artículos relacionados

SicologiaSinP.com - Isela Hernández

Licenciada en Derecho

Escritora y licenciada en derecho por la Facultad de Derecho UAdeC, Torreón Coahuila [...]