¡Qué linda, parece una mujercita!

que-linda-parece-una-mujercita
Que linda, parece una mujercita

Psicología Clínica

Niños que se visten, calzan, peinan, bailan y hablan como adultos…

Son siempre el resultado de influencias de los adultos, muchas veces sus propios padres u otros familiares cercanos. Ellos a su vez impactados por cuestiones de género, la hipersexualización de la sociedad, el sobredimensionamiento de la éstetica y la asimilación acrítica de patrones impuestos por los medios de comunicación, una buena parte importados. La adultización y erotización de la infancia es un fenómeno que ya nos invade y se masifica en nuestra sociedad. Son múltiples las problemáticas que vienen de la mano de estas perjudiciales prácticas.

Cuando una niña que a pesar de su corta edad, baila frenéticamente con fuertes movimientos pélvicos e insinúa con la ropa que lleva ceñida al cuerpo, formas de la mujer adulta que será, se expone tempranamente a maltratos verbales, miradas lascivas y hasta a la lamentable posibilidad de ser objeto de abusos sexuales. Quienes más la quieren, la desprotegen sin quererlo. Su capacidad mental no puede dar respuesta a cualquier situación que se le pueda suscitar en una sociedad, que a pesar de muchos progresos, sigue siendo marcadamente machista y sexista.

Poco tiempo después -y en los mejores casos- la familia se asombra y lleva a la niña a la consulta psicológica exponiendo que ha perdido el interés por la escuela y que su sexualidad ha despertado tempranamente. Claro, es que “una mujercita” tiene que hacer cosas de mujeres y eso de ir a la escuela cada día ya no tiene gracia alguna, cuando se sueña con lucir como la modelo del último video del reguetonero de moda. Estas niñas se acercan a escuchar las conversaciones de las maestras, tías, amigas de la mamá, son fieles seguidoras de las novelas brasileñas, no desean ir a jugar con sus amiguitas cuando se les conmina a ello y se sienten fuera de lugar.

Se genera una asimetría del desarrollo donde el aprendizaje de la lengua española y las matemáticas carecen de atractivo y cuesta esfuerzo, mientras incorporan con especial facilidad muchos aprendizajes de las cotidianidades del mundo adulto. La promiscuidad y el embarazo en la adolescencia, pueden también llegar a la vida de nuestros hijos, como resultado de haberlos impregnado de intereses adultos cuando solo les correspondía estudiar y jugar sanamente.

Bien vale la pena reflexionar antes de dejarnos llevar por tendencias modernas y por una estética que puede parecernos simpática, pero que sin darnos cuenta va modificando la subjetividad y los intereses de los niños. La adultización y erotización de la infancia atenta contra el bienestar psicológico y puede llegar a afectar severamente el desarrollo y el futuro de nuestros hijos.

, , , , , , , , , , ,

1
Compártenos tu opinión

avatar
1 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
1 Comment authors
mm Recent comment authors
  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
mm
Guest
Hugo Rizzo

Muy buen articulo

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

Artículos relacionados

SicologiaSinP.com - Roxanne Castellanos Cabrera

Licenciada en Psicología

Lic. en Psicología (2001) Máster en Psicología Clínica (2008) Doctora en Ciencias Psicológicas (2017) Profesora Titular de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana. Compiladora y autora de "Psicología. Selección de Textos", Editorial Félix Varela (2003), autora de "Los niños, la Escuela y otros temas. Sugerencias para padres y maestros", Editorial José Martí (2016). Investiga en temas de bienestar psicológico infantil. Directora del Centro de Orientación y Atención Psicológica (COAP) de la Facultad de Psicología, de la Universidad de La Habana. [...]