La psicología clínica y de la salud ante las adicciones (Parte I)

La psicología clínica y de la salud ante las adicciones
La psicología clínica y de la salud ante las adicciones

Adicciones, Psicología Clínica

En la psicología clínica y de la salud se prefiere el uso del término adicciones al de dependencias porque cuando estas categorías son manejadas en ámbitos especializados tienen alcance diferente. Según el Dr. Ricardo González, mientras con el primero de estos conceptos se hace énfasis en la pérdida de libertad ante las drogas por mecanismos fundamentalmente psicosociales y culturales, determinantes de que el deseo de consumir resulte motivado por la expectativa de reproducir los efectos gratificantes de la sustancia; en el segundo se privilegia la pérdida de libertad basada en mecanismos hegemónicos biológicos con cambios más relevantes en los niveles moleculares y electrofisiopatológicos inherentes a un mayor desmetabolismo sistémico determinado por la sustancia. 

Dr. Ricardo González Menéndez

Las adicciones constituyen una problemática general que trascienden el uso de determinadas sustancias o la práctica de determinadas actividades y que como en todo fenómeno psicológico están presentes determinantes biológicos, psicológicos y sociales. Es evidente que se es adicto a comportamientos y que como expresara Alan Marlatt, es posible reconocer en los afectados un patrón conductual complejo y progresivo que se caracteriza por su excesivo involucramiento por parte de la persona, una compulsión a continuarlo, una escasa habilidad para controlarlo y una persistencia a pesar de las consecuencias negativas que presenta para el individuo o para quienes lo rodean. La persona que desarrolla este trastorno posee una inclinación a recaer luego de conseguir su mantención en variables períodos de abstinencia.

Desde esta perspectiva se puede ser adicto al alcohol, a la cocaína o al juego sin que a nivel conceptual se introduzcan modificaciones esenciales. Por su parte, las clasificaciones internacionales de enfermedades mentales incluyen cuatro cuadros reconocidos como formas psicopatológicas de las adicciones: la dependencia, el abuso, la intoxicación y la abstinencia. 

La dependencia de sustancias consiste en un grupo de síntomas cognoscitivos, comportamentales y fisiológicos que indican que el individuo continúa consumiendo la sustancia, a pesar de la aparición de problemas significativos relacionados con ella. Existe un patrón de repetida autoadministración que a menudo lleva a la tolerancia, la abstinencia y a una ingestión compulsiva de la sustancia. Aunque no está incluida específicamente en los criterios diagnósticos, la necesidad irresistible de consumo (craving) se observa en la mayoría de los pacientes con dependencia de sustancias.

El abuso de sustancias constituye una categoría diagnóstica que se adecua menos a la consideración biologicista que prima en las clasificaciones médicas internacionales. Se trata de un patrón desadaptativo de consumo de sustancias manifestado por consecuencias adversas significativas y recurrentes relacionadas con el consumo repetido. Puede darse el incumplimiento de obligaciones importantes, consumo en situaciones en que hacerlo es físicamente peligroso, problemas legales múltiples y problemas sociales e interpersonales recurrentes. Estos problemas pueden tener lugar repetidamente durante un período continuado de doce meses. Los criterios para el abuso de sustancias no incluyen la tolerancia, la abstinencia ni el patrón de uso compulsivo.

Por otra parte, la característica esencial de la intoxicación por sustancias es la aparición de un síndrome reversible específico de la sustancia debido a su reciente ingestión. Los cambios psicológicos o comportamentales desadaptativos son debidos a los efectos fisiológicos directos de la sustancia sobre el sistema nervioso central y se presentan durante el consumo de la sustancia o poco tiempo después. La intoxicación por sustancias se asocia con frecuencia a la dependencia o abuso de sustancias. Debe obtenerse demostración de la reciente ingestión o exposición a la sustancia. 

Finalmente, la característica esencial de la abstinencia por sustancias consiste en la presencia de un cambio desadaptativo del comportamiento, con concomitantes fisiológicos y cognoscitivos, debido al cese o la reducción del uso prolongado de grandes cantidades de sustancias. El síndrome específico que se produce ante la ausencia de la sustancia provoca un malestar clínicamente significativo o un deterioro de la actividad laboral y social o en otras áreas importantes de la actividad del sujeto. La abstinencia va asociada con frecuencia a la dependencia de sustancias y con una necesidad irresistible (craving) de volver a consumirla.

, , , , , , , , , , , ,

Compártenos tu opinión

avatar
  Subscribe  
Notify of

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

Artículos relacionados

SicologiaSinP.com - Justo R. Fabelo Roche

Doctor en Ciencias de la Salud

Licenciado en Psicología por la Universidad de La Habana. Doctor en Ciencias de la Salud por la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana. [...]