El efecto de las emociones y los pensamientos negativos en nuestra salud

Efecto-emociones-pensamientos-negativos-nuestra-salud

Psicología Clínica

Muchos son los investigadores que afirman, sin ningún género de duda, que las emociones y los pensamientos negativos tienen la capacidad de enfermarnos.

Los conflictos emocionales que negamos de manera consciente o inconsciente, ante los cuales ofrecemos resistencia y que somos incapaces de gestionar correctamente son en gran parte responsables de que nuestras células se alteren y pierdan la información que las hace funcionar de manera óptima, dando lugar a diferentes síntomas físicos y enfermedades más o menos graves.

Ha sido ampliamente demostrado en multitud de estudios que nuestras células se desequilibran cuando están sometidas a emociones negativas intensas durante un periodo de tiempo prolongado.

Así pues la tristeza, la ira, el odio, la impotencia, la frustración, el miedo, la preocupación desmesurada y la angustia contenida son algunas de las emociones que actúan como si fueran un veneno para nuestro organismo y que a pesar de ello alimentamos diariamente con multitud de pensamientos que sirven de abono para que ese malestar crezca.

Además esas emociones negativas que sentimos provocan diferentes reacciones químicas en nuestro cuerpo que pueden terminar por deteriorar gravemente nuestra salud.

La Sabiduría Arcana nos dice que todos los químicos de nuestro cuerpo están bajo la influencia de nuestros estados de consciencia. Por ejemplo, si estamos en un estado de consciencia llamado miedo nuestro calcio irá desapareciendo lentamente; si somos ambiciosos nuestro magnesio se agotará; si sentimos deseo de venganza nuestra hemoglobina se irá consumiendo poco a poco. 

Nuestro estado de consciencia es pues el que dirige la secreción de las glándulas e incrementa o disminuye los químicos en el cuerpo. 

Cuando nos equilibramos a nivel mental y espiritual los químicos de nuestro cuerpo logran automáticamente un balance, pero a medida que nos desequilibramos mental o espiritualmente los químicos correspondientes pierden su equilibrio en el sistema. 

Expresa Bruce H. Lipton:

“La química que provocan la alegría y el amor hacen que nuestras células crezcan y la química que provocan la ira y el miedo hacen que nuestras células mueran. Los pensamientos positivos son un imperativo biológico para una vida feliz y saludable. Existen dos mecanismos de supervivencia: el crecimiento y la protección y ambos no pueden operar al mismo tiempo”.

Así pues de esto se concluye que cambiando nuestro estado de consciencia podemos aumentar o disminuir la cantidad de químicos en nuestro cuerpo.

Si tenemos la capacidad de transformar nuestra biología mediante nuestros pensamientos y nuestros sentimientos ¿Por qué no lo hacemos?

, , , ,

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

Artículos relacionados

SicologiaSinP.com - Mónica Tello

Lic. en Psicología

Maestra de Reiki Usui, instructora de yoga, técnico profesional en masaje ayúrveda. Me gusta especialmente la terapia vibracional y de sonido con cuencos tibetanos, los símbolos que curan el alma, el péndulo hebreo, la técnica metamórfica, el Eneagrama y las flores de Bach. [...]

Comparte tu opinión

Déjanos saber lo que piensas sobre este artículo.