¿Qué hay detrás de las burlas a las “Mamás Luchonas”?

mama-luchona
mama luchona

Psicoanálisis

Desde hace un tiempo, las redes sociales vienen ensañándose con las madres solteras pobres. Estas mujeres, generalmente con pocos elementos simbólicos a mano, suelen republicar mensajes “positivos”, religiosos o new age tendientes a reivindicar sus posibilidades de salir adelante.

Entonces muestran a sus niños como “bendiciones de Dios” y se llaman a ellas mismas “mamás luchonas”, pues juran que van a salir adelante, pese al abandono masculino y la marginación del sistema productivo.

Ahora bien ¿qué considero interesante analizar de este fenómeno? Freud decía que en las formaciones del inconsciente muchas veces varias ideas se condensaban en una misma figura. De la misma manera, creo que muchos de los mandatos imperativos de nuestra sociedad, así como las realidades más duras de la misma, se condensan en esta figura de la “mamá luchona”.

A continuación, analizaré algunas de las ideas que, pienso, forman parte de la construcción colectiva  que se ha hecho en torno a esta figura. 

  1. Es un insulto sexista: Miremos de esta manera ¿qué condena obtuvo el hombre o los hombres que embarazaron a estas mujeres? Ninguna. Quizás las familias y los amigos, ni siquieran sepan que ellos tienen hijos. Y las redes, se hacen eco de esta burla de manera cómplice. No nos reímos del hombre que no se preocupa de la anticoncepción y abandona a sus hijos, pero sí de la mujer que se queda para cuidarlos.
  1. Hay una invisibilización conflictiva de la anticoncepción y el aborto. Seamos realistas, esos niños la mayor parte de las veces no han sido buscados. En consecuencia el psiquismo de estas mujeres tiene que hacer un gran esfuerzo para desear a ese niño. Detrás del mote “bendición”, se esconden los aspectos agresivos y de sentimientos hostiles hacia el niño y la maternidad. Lo que la sociedad no quiere ver es que esas mujeres están haciendo un esfuerzo terrible para libidinizar de manera positiva a ese niño o niña. Recurren a los escasos elementos simbólicos disponibles, en este caso el discurso religioso para sostener una trama imaginaria que le permita ponerlo en un lugar positivo. Probablemente si esta mujer hubiese tenido acceso a educación sexual, anticonceptivos o interrupción voluntaria del embarazo en etapas tempranas y seguras, no estaría llamando “bendición” a su hijo o hija. Está replicando una violencia y una marginación que ella vive todos los días por parte del sistema.
  1. Hay una estigmatización al rol doméstico y a la esfera de lo íntimo.  La antropóloga Rita Segato, ha mencionado varias veces que el divorcio más importante es en las ideas para tratar con la violencia de género, es aquel que inaugura la propiedad privada. Es decir, pensar que una cosa es lo público y otra lo privado. Que lo público ha sido tradicionalmente del dominio de los varones, y lo privado e íntimo del dominio de las mujeres. Esto deja a las mujeres solas, abandonadas al daño que la pareja hombre quiera hacerles. Siempre en las sociedades occidentales, la esfera prestigiosa es la política, la del trabajo, la que genera dinero. El mundo de lo íntimo y las emociones, tiene menos prestigio. En América Latina, alrededor del 75% de las tareas de cuidado son ejercidas por mujeres. El personal de limpieza, generalmente es de sexo femenino. En este ensañamiento con quienes están al cuidado de la vida, se puede leer ese desprestigio aprendido a lo íntimo.
  1. Las mamás luchonas suelen tener un discurso invasivo y peyorativo hacia las mujeres que no cumplen los roles tradicionales para la mujer. Cuando le conté a una de mis amigas que estaba escribiendo este artículo, me mencionó que le costaba mucho tener empatía para con estas mujeres. Y es cierto: su escasa formación académica, su bajo nivel de ingresos y la peyorización de la que son objeto en la sociedad, hacen un combo explosivo de odio hacia otras mujeres. Entonces se arman generalmente de un discurso de derecha, “próvida” (porque si ellas no pudieron abortar, ¿por qué otras sí?), y tendiente a estigmatizar a las mujeres profesionales o que deciden no tener hijos. Esto, es consecuencia de su misma marginación y pobreza  material y simbólica. Pero también hace que a otras mujeres no les caigan bien. 

Hasta aquí algunas de mis reflexiones en torno a esta figura tan mencionada en redes sociales en los últimos años. ¿Ustedes qué opinan sobre esto?

, , , , , , , , , , , , , ,

Compártenos tu opinión

avatar
  Subscribe  
Notify of

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

Artículos relacionados

SicologiaSinP.com - Silvia Golubizky

Lic. en Psicóloga. Especializada en Género y Desarrollo

Columnista de paramujeres.com.ar, ejerce como Psicóloga Clínica de niños, adolescentes y adultos. Su área de trabajo es la clínica psicoanalítica. Recientemente obtuvo un diplomado en Género y Desarrollo. Ha dictado talleres, seminarios y conferencias en Tucumán, Buenos Aires y Santa Cruz, en Argentina. En el exterior Santiago de Chile, Washington y Miami. Desde su web difunde trabajos de psicoanálisis y comparte información sobre la violencia de género y la salud mental. [...]