¿Para qué quieres pareja?

Pareja de adultos

Historias

He escuchado tantas respuestas a esta pregunta en la vida que han asombrado. La última fue este jueves una señora de 63 años me dijo que quedó embarazada a los 13 años. Ante la deshonra familiar tuvo que casarse. Su frase fue “me casé con un desconocido”. Otra paciente lloraba tristemente por su marido fallecido hace bastante, un duelo médicamente prolongado al menos. “No se vivir sin Él”, “Era mi Todo”. Así una y otra respuesta.

Quisiera a alguien que al menos me haga el asado… Alguien que me ayude con los azulejos… Es el Padre de mis hijos acordamos vivir juntos sin amor, pero juntos. Lo cierto creo que hay tantos motivos como parejas existen y algunos se asemejan más, otros menos. Bíblicamente hay un relato del Rey David, en el antiguo testamento, hombre elegido por Dios para ser rey de Israel por la bondad de su corazón. El encontró varios motivos para estar en Pareja, Era El Rey, la mujer no tenía mucho voto en aquel entonces, y podía tener a quien quisiera, y así fue, tuvo muchas mujeres y por diferentes motivos. Tres de ellas se destacan creo. La primera fue la hija del anterior rey y hermana de su mejor amigo, quien lo despreció por mezclarse el Rey con el pueblo, él la despreció en su corazón y nunca más la tocó. Otra fue cuando su ejército peleaba y él no estaba donde debía estar como Rey, al frente de la batalla, quedó en su palacio y se paseaba por la terraza del mismo y de allí vio a una mujer muy bella, desnuda, bañándose. Casada ella y siendo ese su problema, no la podía tener; entonces mando al esposo al frente en primera línea de batalla porque seguramente allí moriría y así fue (asesinato indirecto), y el la tomó como esposa. Al final de sus días tuvo otras mujeres concubinas y ya el motivo no era sexual ni de deseo, sino en su vejez para que le dieran calor a su cuerpo en las noches.

Me hace pensar el por qué el hombre en sentido genérico necesita del otro para pasar sus días. En lo personal creo que lo sano en esto se encuentra en la libertad de ser libres ambos y siendo libres puedan elegirse uno al otro. No por necesidad, costumbre, ser el padre o la madre de sus hijos o querer que nos prepare la cena o un asado el domingo. La libertad individual de estar en paz conmigo mismo para relacionarme con el otro se vuelve una necesidad para que la pareja sea sana.

, , , , , , , , , , , ,

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

Artículos relacionados

SicologiaSinP.com - Hugo Rizzo

Especialista en Medicina Familiar. Médico asociado al servicio de Neonatología. Maternidad Meisner. Diplomatura en auditoria médica y garantía de calidad de la atención de la salud, Universidad de Favarolo – Argentina [...]

Comparte tu opinión

Déjanos saber lo que piensas sobre este artículo.