¿Cómo funcionan las drogas dentro del cerebro para producir placer?

como-funcionan-las-drogas-dentro-del-cerebro-para-producir-placer

Adicciones

Existen diversas vías por la cual una persona puede comenzar un consumo de drogas ya sea la búsqueda de placer, satisfacción o por determinadas carencias afectivas que identifica y percibe en su vida, o bien como recurso o mecanismo para evadir su realidad.

¿Sabes que tienes tus propias drogas naturales, sin tener que producir, sembrar amapolas, marihuana, comprar cocaína o alcohol?

Nuestros cerebros están conectados para garantizar que repitamos las actividades vitales y más al asociar estas actividades con el placer o la recompensa. Cada vez que se activa este circuito de recompensa, el cerebro nota que está sucediendo algo importante que necesita recordar, y nos enseña a hacerlo una y otra vez sin pensar en ello.

El cerebro libera sustancias químicas llamadas neurotransmisores que hacen que la persona eleve su autoestima, experimente sensación de placer, se sienta alegre, y vigorosa, sin necesidad de tomar, inyectarse, o fumar nada. Algunas de estas sustancias químicas naturales son:

  • La oxitocina, que se produce cuando existe un amor pasional y se relaciona con la vida sexual.
  • La dopamina, que es la droga del amor y la ternura.
  • La finilananina, que genera entusiasmo y amor por la vida.
  • La endorfina, que es un transmisor de energía y equilibra las emociones, el sentimiento de plenitud, y el de depresión.
  • La epinefrina, que es un estímulo para el desafío de la realización de metas.

Cuando una mujer va a dar a luz, se vuelve altamente dopamínica, es decir, genera una cantidad enorme de dopamina (la droga del amor y la ternura). Cuando estamos enamorados, la dopamina aumenta 7000 veces su cantidad, acompañada de la oxitocina, responsable de la pasión sexual, y de las fenilananinas, responsables del entusiasmo, bloqueando el aspecto de la lógica y la razón.En los recién casados, se produce gran cantidad de oxitocina, que es la responsable del amor pasional. Por eso ellos irradian felicidad, se sienten plenos, alegres, y motivados.

El cerebro está compuesto por muchas partes que trabajan juntas como un equipo. Diferentes partesde él son responsables de coordinar y llevar a cabo funciones específicas. Las drogas son sustancias químicas que pueden alterar áreas importantes que son necesarias para funciones vitales y pueden fomentar el abuso compulsivo de drogas que caracteriza a la adicción.

Algunas drogas, como la marihuana y la heroína, pueden activar las neuronas porque su estructura química imita la de un neurotransmisor natural. Esta similitud en la estructura “engaña” a los receptores y permite que las drogas se adhieran a las neuronas y las activen. Aunque estas drogas imitan a las sustancias químicas propias del cerebro, no activan las neuronas de la misma manera que lo hace un neurotransmisor natural, y conducen a mensajes anómalos que se transmiten a través de la red.

Otras drogas, como las anfetaminas o la cocaína, pueden causar que las neuronas liberen cantidades inusualmente grandes de neurotransmisores naturales o pueden prevenir el reciclaje normal de estas sustancias químicas del cerebro. Esta alteración produce un mensaje amplificado en gran medida, que en última instancia interrumpe los canales de comunicación.

La mayoría de las drogas adictivas, directa o indirectamente, atacan al sistema de recompensas del cerebro, inundando el circuito con dopamina. La dopamina, se encuentra en las regiones del cerebro que regulan el movimiento, la emoción, la motivación y los sentimientos de placer, como referíamos anteriormente. Cuando se activa a niveles normales, este sistema recompensa conduce nuestros comportamientos naturales. Sin embargo, la sobrestimulación del sistema con drogas produce efectos de euforia, que refuerzan fuertemente el consumo—y le enseñan al usuario a repetirlo. 

Es por ello que las drogas son más adictivas que las recompensas naturales porque cuando se toman algunas drogas adictivas, pueden liberar de 2 a 10 veces más la cantidad de dopamina que dichas recompensas, como comer y tener sexo. En algunos casos, esto ocurre casi de inmediato (como cuando las drogas se fuman o se inyectan), y los efectos pueden durar mucho más sobre el circuito de recompensas del cerebro motivando a la persona a consumir drogas una y otra vez, dado que son gigantescos en comparación con los producidos por los comportamientos naturales de gratificación.
Lo que sucede con el cerebro si se continúa consumiendo drogas, es que este se ajusta a una cantidad alta de dopamina (y otros neurotransmisores), que produce menos o disminuye el número de receptores que pueden recibir señales y como resultado, el impacto de la dopamina sobre el circuito de recompensas del cerebro de una persona que abusa de las drogas puede llegar a ser anormalmente bajo, y se reduce la capacidad de esa persona de experimentar cualquier tipo de placer, es por ello que se siente aplacada, sin vida y deprimida, y es incapaz de disfrutar de las cosas que antes le resultaban placenteras. Ahora, la persona necesita seguir consumiendo drogas una y otra vez sólo para tratar de que la función de la dopamina regrese a la normalidad—, lo cual solo empeora el problema, como un círculo vicioso.

¿De qué manera el consumo de drogas a largo plazo afecta los circuitos cerebrales?

Sabemos que el mismo tipo de mecanismos implicados en el desarrollo de la tolerancia pueden finalmente conducir a cambios profundos en las neuronas y los circuitos del cerebro, con el potencial de comprometer seriamente la salud del cerebro a largo plazo. Por ejemplo, el glutamato es otro neurotransmisor que influye en el circuito de recompensas y en la capacidad de aprender. Cuando la concentración óptima del glutamato se ve alterada por el abuso de drogas, el cerebro intenta compensar este cambio, lo que puede causar un deterioro de la función cognitiva. Del mismo modo, el abuso de drogas a largo plazo puede desencadenar adaptaciones en los sistemas de memoria no conscientes o habituales. El condicionamiento es un ejemplo de este tipo de aprendizaje, donde ciertos indicios en la rutina o el entorno diarios de una persona se asocian con la experiencia de la droga y pueden disparar deseos incontrolables cada vez que la persona está expuesta a estos indicios, aun cuando la droga en sí no está disponible. Este “reflejo” aprendido es extremadamente durable y puede afectar a una persona que alguna vez consumió drogas incluso después de muchos años de abstinencia.

El secreto está dentro de nosotros

Como vemos, la felicidad no es algo vago e impreciso, ni una sensación nebulosa: es el efecto de un flujo correcto de sustancias químicas que proporcionan al ser humano su equilibrio físico y psíquico.

Sentirnos felices es en parte, una cuestión de actitud hacia la vida: las drogas de la felicidad no se consiguen en el exterior, sino que son creadas mediante una vida llena de amor, de entrega, optimismo, ejercicio, satisfacción personal ante el logro de metas, y motivación y devoción por lo que se hace, satisfacción familiar, comunicación, afrontamientos adecuados antes situaciones adversas.

Así la felicidad se puede incrementar por medio de las siguientes actitudes o actividades, todas productoras de estas “drogas” internas:

Amar y disfrutar apasionadamente lo que hacemos

Tener relaciones con personas, que nos motivan y enriquecen nuestra fuerza vital

Tener una autoestima positiva y un sentido del valor personal

Trabajar y lograr pequeñas o grandes metas

Descansar y dormir profundamente

Manejar adecuadamente el estrés

Hacer ejercicios regularmente

Recordar los momentos felices de nuestra vida

Dedicar tiempo a la familia, mostrarnos interesados por el otro

Usted tiene los recursos debido a las hormonas endógenas que posee, no basta con solo ser el presente-ausente, recuerde usted elige en alguna medida estar presente. Existiendo inteligencia emocional e interpersonal, la persona y usted se sentirá ubicado, sabrá quién es, a donde va, controlará sus emociones, conocerá sus habilidades y sus talentos, y se sentirá dueño de sí mismo.

 

, , , , ,

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

Artículos relacionados

Comparte tu opinión

No hay comentarios aún. Embúllate, sé el primero en iniciar el debate.

Déjanos saber lo que piensas sobre este artículo.