¿Cómo prevenir problemas derivados del consumo de alcohol? (Parte I)

prevenir-problemas-alcohol

Adicciones

Podríamos pensar que hacer prevención dentro del hogar, en este contexto cultural y social, puede resultar algo casi imposible, porque la fácil accesibilidad a las drogas ilegales, la permisividad social de ciertos consumos, el tráfico de drogas, o la venta legal del alcohol y tabaco, es una realidad tan palpable en nuestro entorno que prevenir puede resultar una lucha contracorriente. Sin embargo, nuestro papel como madres y padres es clave para la prevención de los problemas derivados del consumo de alcohol. Es evidente que podemos contribuir positivamente para intentar retrasar o evitar el consumo de alcohol de nuestros hijos e hijas, y que estos no establezcan una relación problemática con el mismo, ni con las drogas en general.

Prevenir lo antes posible es clave

La prevención de los problemas derivados del consumo de alcohol en el ámbito familiar requiere, por tanto, “activar” a la familia como agente de prevención, utilizando la Educación para la Salud como vehículo, atendiendo a factores tales como las sustancias, el contexto social amplio y el propio en el que cada cual se desenvuelve, que están directa o indirectamente relacionados con los riesgos de consumo de alcohol.

¿Qué es prevenir en familia?

En un primer acercamiento, podemos entender que prevenir es evitar un problema o informar sobre los riesgos de consumir drogas. Pero la prevención no se traduce solo en información, la prevención implica una actuación más profunda, implica generar actitudes y decisiones personales frente al consumo de alcohol.

La palabra Prevención, según el diccionario de la Real Academia Española (RAE), se define como: “Acción y efecto de prevenir”, y en su segunda acepción como: “Preparación y disposición que se hace anticipadamente para evitar un riesgo o ejecutar algo”. Quedándonos con esta segunda definición, vemos que prevenir implica adelantarnos a posibles riesgos que puedan existir, lo que supone que, cuanto antes empecemos con esta tarea, mejor.

Prevenir no consiste en atajar las causas, sino en educar a nuestras hijas e hijos para que se conviertan en personas que no necesitan llevar a cabo conductas de riesgo para vivir, o que saben convivir con ellas sin que les causen algún mal. Prevenir es educar y educando hacemos prevención. Prevenir supone ayudar a saber elegir, decidir, corregir, aislar de situaciones comprometidas,… en función de la situación. Es enseñar a convivir con los diferentes riesgos que hemos visto. Prevenir es anticiparse. Desde la infancia nos enseñan a anticiparnos a aquello que puede poner en riesgo nuestro bienestar, tanto físico, como psíquico y social. Nos enseñan que la salud no es algo que se tiene o no se tiene porque sí, sino que la salud hay que cuidarla y fomentarla. Debemos enseñar comportamientos y hábitos saludables y actitudes favorables al propio cuidado y al de las otras personas. Este es uno de los pilares fundamentales en los que se basa la prevención y comienza desde la más tierna infancia.

La sociedad es cómplice cuando minimiza el riesgo del consumo de alcohol

, , , , , , , , , , ,

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

Artículos relacionados

Comparte tu opinión