Lanzar los dados: Charles Bukowski y su inspirador poema sobre mantener la fe y la constancia

lanzar-los-dados-charles-bukouski

Arte Y Mente

“Si vas a intentar, recorre todo el camino. De otra forma ni siquiera comiences”

La obra literaria de Charles Bukowski abarcó la mayoría de los géneros, podemos encontrar novela, cuento, ensayos, crónicas y poesía. Toda ella constituye una crítica flagrante contra los vicios de la época y la sociedad que lo circundaba. No se escapó ni su familia, siendo el padre uno de los más juzgados. Su excentricidad y anarquía iba en contra de los cánones del momento. Para muchos su estilo resultaba grosero, rudo, ordinario, obsesionado con los dilemas que corrompían su tiempo. Otros lo consideraban como un erudito de las letras, con un estilo auténtico y genuino que entre tantos objetivos, perseguía denunciar activamente la ineptitud de la sociedad norteamericana y consciente o no, provocar desde su posición un cambio de mentalidad.

Su obra poética mantiene el mismo hilo conductor del resto de su producción literaria, no dice más ni menos, exacta, directa, soez. Mostrando una mezcla explosiva de temperamentos que van desde el sanguíneo hasta el colérico con matices inequívocos de melancólico. Un ser extraordinario descubierto viejo para el bien de la humanidad, expresivo e indisciplinado; impetuoso, visionario y productivo; analítico y crítico.

Lanzar los dados nos revela un Bukowski motivador, mostrando combinaciones y juegos de palabras con una fuerte dosis de negatividad y realismo en su contenido, capaces de guiarnos en un posible camino para el logro de una meta. Desde el inicio del poema lo directivo de sus planteamientos no nos dejan lugar a la duda y el imperativo a triunfar o fracasar en el intento se impone con una sutileza que deja sabor a esperanzas:

Si vas a intentar, recorre todo el camino.

De otra forma ni siquiera comiences.

 

Si vas a intentar, recorre todo el camino.

Esto puede significar perder novias,

esposas,

parientes,

trabajos y,

quizá tu cordura.

 

Al igual que el excepcional Benedetti cuando en No te rindas nos dice: no te rindas, por favor no cedas, aunque el frío queme, aunque el miedo muerda, aunque el sol se esconda, y se calle el viento… Bukowski nos alerta de manera continua, de tantos golpes perpetrados en su camino, no escatima en sobredimensionar la magnitud de los tropiezos que le presentó la vida para lograr su sueño. La rudeza y crueldad con que nos presenta la realidad de sus versos, no son más que un mecanismo de defensa para enmascarar la verdadera naturaleza del sentimiento noble que quiere transmitir al lector. Usualmente no se está acostumbrado a leer poesía con ese estado de vida. La representación social que se tiene de la misma es todo amor, delicadeza, romanticismo. Su estilo agresivo, espontáneo y vertical hace un rompimiento con la realidad para invitarnos a la reflexión, a la introspección, convoca a reestructurar objetivos y replantear tareas. La intención del autor es sencilla y de alguna manera ante la increíble aspereza de las letras bien pensadas, provoca una segunda, tercera y cuarta lecturas. Unos pocos versos exactos son necesarios para que el lector deconstruya su realidad y repiense nuevas formas de comportamiento.  Te anexas las palabras y la cosmovisión del mundo se engrandece, descubres que la recompensa fija su punto de encuentro en el esfuerzo y la dedicación y no hay sentimiento de satisfacción que desemboque en tanta variedad de emociones:

 

Recorre todo el camino.

Esto puede significar no comer por 3 o 4 días.

Esto puede significar congelarse en la banca de un parque.

Esto puede significar la cárcel.

Esto puede significar burlas, escarnios, soledad…

La soledad es un regalo.

 

Los demás son una prueba de tu insistencia, o

de cuánto quieres realmente hacerlo.

Y lo harás,

a pesar del rechazo y de las desventajas,

y será mejor que cualquier cosa que hayas imaginado.

 

Puedes llegar a sentirte capaz de llevar a cabo cualquier proyecto que te propongas, traducido en otras palabras, elevas, mejoras la calidad de vida. La autoestima crece al mismo tiempo de la autoconfianza. Si vas a intentar, recorre todo el camino. Frase puntual que te traslada solo por senderos que conducen a la liberación de la conciencia. Propóntelo, trabaja, esfuérzate, inventa, crea, innova, imagina. Hazlo, hazlo, hazlo, el alumbramiento del camino te estará esperando. Al final del día todo quedará en risas, satisfacción.

 

Si vas a intentar, recorre todo el camino.

No hay otro sentimiento como ese.

Estarás a solas con los dioses

y las noches se encenderán con fuego.

 

Hazlo, hazlo, hazlo.

Hazlo.

Todo el camino,

todo el camino.

 

Llevarás la vida directo a la perfecta carcajada.

Es la única buena lucha que hay

 

Lanzar los dados resulta, aunque breve, una depura síntesis de detalles sobre la realidad constante en nuestras vidas. Perfectamente adaptable a la multiplicidad de personalidades, encaja en cualquier rol, en cualquier ámbito, en cualquier contexto histórico-social que se encuentre viviendo el ser humano. Evidencia de la universalidad y visión de futuro de Charles Bukowski que con las intenciones más directas y abruptas dentro de la literatura nos convoca a lanzar los dados.

, ,

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

SicologiaSinP.com - Y. Barrios Hernández

Psicólogo Clínico, Licenciado en Psicología, MSc. Ciencias Sociales

Dedicado a la investigación sobre las adicciones, aspectos sociales vinculados a la epilepsia y la representación social y a la influencia psicológica de las artes en los seres humanos. [...]

Artículos relacionados

Comparte tu opinión

No hay comentarios aún. Embúllate, sé el primero en iniciar el debate.

Déjanos saber lo que piensas sobre este artículo.