Lo que importa es el Amor, el Amor Heterosexual

amor-hetero

Social

Hay quienes no desean que sus hijes reciban Educación Sexual Integral en las Escuelas. Hay quienes creen que los Derechos de sus hijes están en segundo plano, creen que sus hijes son su propiedad privada. Hay quienes sostienen prácticas oscurantistas antiderechos como privar a sus hijes del acceso a la información científica, laica, actualizada y de calidad porque esperan, de ese modo, mantener sus sagradas familias a salvo de la escandalosa homosexualidad, la enfermiza transexualidad y la abyección cis.

Pero NO. Te lo resumo así nomás: TODA EDUCACIÓN ES SEXUAL. 

La cisheteronorma, una de las construcciones socioculturales más nocivas de nuestro sistema patriarcal, no cae de los árboles. La sostenemos entre todes, educando en sexualidad desde paradigmas no integrales, cargando nuestras enseñanzas de prejuicios y desinformaciones.

Cuando en los medios de comunicación vemos un sinfín de parejas modelo heterosexuales reforzamos el estereotipo de que ese, y no otro, es el modelo por excelencia de amor: el heterosexual. Asociado, claro, al amor romántico, que unifica casi como sinónimos a los celos, el control, la posesión y la violencia con la pasión del vivieron felices y comieron perdices.

¿Es esto Educación Sexual? Sí, porque estamos heteronormando.

Cuando en los medios vemos alguna pareja no heterosexual es, sin embargo, una pareja cisheteronomada. Reforzamos el estereotipo de que podemos tolerar, desde las altas cumbres de nuestra cisheterosexualidad, relaciones gays o lesbianas; siempre que se adapten al estereotipo de gay y lesbiana “aceptable”, no queremos mariposas ni chongas, no vayan más allá. Otras identidades y relaciones quedan como las no binarie y trans no tienen visibilidad positiva, quedan encapsuladas como lo intolerable, lo incorrecto, enfermo, abyecto.

¿Es esto Educación Sexual? Sí, porque estamos cisheteronormando.

Cuando hacemos norma, regla, lo hétero y lo cis, estamos cisheteronormando. Establecemos, con pequeñas actitudes, gestos, comentarios, que lo correcto, lo válido, es lo cisheteronormado. Eso sí, los medios de comunicación y las familias no hacen su cisheteronormativo trabajo en cómplice soledad.

Cuando en la Escuela damos por sentado que nuestres alumnes son hétero y que si no lo fueran habría que hacer una urgente derivación al gabinete psicopedagógico y hablar inmediatamente con sus familias, que conste en actas que no dejamos pasar este problema, entonces estamos cisheteronormando.

Cuando en la Escuela dividimos “nenes y nenas” en listas, actividades y roles, estamos cisheteronormando. Cuando en la Escuela decidimos obviar ciertos temas porque “son para problema” estamos cisheteronormando. Cuando creemos que un beso “hétero” puede pasar inadvertido por uno o dos pero un beso “homo” es sancionado por atentar contra los valores, estamos cisheteronormando. 

Cuando dictamos una nota encabezada por un “señores padres” estamos cisheteronormando, marcando un único modelo de familia posible, la cisheteronomada, mientras que, al mismo tiempo, invisibilizamos otras familias.

Cuando citamos a las familias por las “conductas inapropiadas” de sus niñes o jóvenes, como la solicitud de un cambio registral de identidad de género, o asumimos que es una “etapa”, o pensamos que es un “acto de rebeldía”, que buscan “llamar la atención”, estamos cisheteronormando.

Cuando les pibes se agarran a las piñas y decimos que “así se entienden” estamos cisheteronormando, más aún, estamos educando machos violentos, que si todos los días hay al menos un femicidio es porque todos los días ataca al menos un femicida, y tampoco caen de los árboles.

Cuando cisheteronormamos sostenemos y reforzamos dinámicas antiderechos que discriminan y desinforman.

Cisheteronormar es hacer daño.

Toda Educación es sexual, pero no toda Educación es Educación Sexual Integral.

Basta de patologizar los deseos, los besos, los amores, las identidades y los vínculos no cisheteronomados.

Basta de reforzar la cisheteronoma.

Ni en los medios, ni en las familias, ni en las Instituciones Educativas, etc., podemos seguir sosteniendo un modelo único y nocivo como este.

Los Derechos existen, se conquistan, se defienden y se respetan.

, , , , , , , , ,

Compártenos tu opinión

avatar
  Subscribe  
Notify of

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

Artículos relacionados

SicologiaSinP.com - Florencia Tomni Clode

Profesora en Lengua y Literatura

Profesora en Lengua y Literatura Editora Correctora de Textos. Trabaja desde hace 10 años en el sector estatal de Educación Secundaria. Cuenta con una Especialización en Educación Sexual Integral y un Posgrado en Enseñanza de la Lengua, la Escritura y la Literatura. Es estudiante avanzada de la Licenciatura en Educación en la Universidad Nacional de Quilmes. [...]