La Federación de Vaginas Cubanas no entiende de copas

copa-vagina

Social

Resulta que un día al llegar de la universidad mi madre me dice – Bruji, te dejé una cosita arriba de tu mesa-.Yo que siempre he tenido mi gordo en pausa y que de vez en cuando saco mi alter ego de la puerca Ignacia, automáticamente pensé en comida y fui a ver que era esa “cosita” que me habían dejado. Al llegar al cuarto veo que encima de mi escritorio había una insignificante copita rosada de goma (para mis efectos inservible) que sólo me hacía preguntarme ¿Y esto queeeee es? ¿Por qué mi madre me regala una copa de goma? Sin entender nada le dije – pero Mimi y ¿esto para qué sirve? Morí cuando respondió con cara de entender menos que yo la razón de ser la “cosita”- es para la menstruación Bruji-.

En mi lógica de mujer tercermundista, cansada de hacer colas en la farmacia para comprar almohadillas (que en determinados momentos ha sido casi un lujo ostentar en mi closet muchos paquetitos) no entendía ni pitoche el por qué una extranjera le había dado una cosa tan rara a mi madre, si para el período femenino la humanidad solo tenía dos grandes inventos: íntimas ytampones… finito finito, se acabaron los muñequitos.

Pero pasó el tiempo y pasó… un águila por el mar, y una mañana de un día cualquiera me tropiezo con varias post en Instadram (verdadero nombre de la red porque sólo genera drama), que hablaban de la copa menstrual como el último grito de la feminidad y el empoderamiento femenino. Esta neófita en temas de modismos, aún sin entender mucho trataba de comprender la magnitud del inventico, que para mí no pasaba de una cosita repugnante que en última instancia podía fungir como instrumento de tortura.

La cruda realidad era que para esta cubana en plena flor de su juventud y fertilidad el simple hecho de pasar cada 28 días exactos por la monstruación – forma cariñosa para llamarla-, era sencillamente terrible. Fue entonces cuando opté por el lema ¡Subdesarrollo sal de ese cuerpo! y decidí informarme del asuntico en cuestión. Bajé’ tutoriales, artículos así como leí comentarios de mujeres que lo usaban, a modo de ejercicio para luchar contra mi fucking prejuicio tercermundista. He de decirles que quedé deslumbrada, se abrían ante mis ojos una amplia gama de marcas, colores, formas y tallas, de ese objeto que parecía el gran invento femenino en tendencia. Las referencias eran muchas millones y millonas de comentarios, en lenguaje inclusivo, solo hacían alabar a la copa como epicentro del máximo esplendor del empoderamiento y la lucha contra el patriarcado.

El siguiente paso a dar caía por su propio peso, se hacía imprescindible preguntarle a todas mis amigas si ellas alguna que otra vez la habían usado. Las respuestas fueron casi siempre las mismas – ¿Niña y eso qué es? , yo que al parecer era la tuerta en el país de las ciegas, me hacía la moderna y les explicaba de qué iba la cosa; para entonces obtener las mismas respuestas – ¿En serio que eso se mete ahí para que caiga lo que tú sabes? ¿Y luego se saca de ahí lleno de lo que tú sabes? ¡Ay qué asco mija! -decían-

Sintiéndome casi un objeto anacrónico entre todas las mujeres que me rodeaban -dígase, adultas, maduras, adolescentes y viejas- y para las cuales el tema les resultaba repugnante, decidí mantenerme fuerte en mi súper planazo de mujer moderna con proyección feminista-ilustrada – empoderada y/o desprejuiciada y me dirigí a usar la maldita copa.copa-vaginaSólo puedo decir que de ahí en adelante fui un auténtico desastre, tal parecieran escenas sacadas de una película de Tarantino. Me sentí como Kiddo en traje amarillo de listas negras con sed de venganza entrando a matar a todos sus objetivos y usando su infalible sable de samurái. Opté por probar todas las maneras que había visto para poner la maldita copa con éxito, y en mi caso, ninguna con resultado. Aquello parecía una auténtica matanza. Mientras tanto entre intento e intento nadie parecía responder a mis SOS en whastapp, porque mis amigas con sus autóctonas vaginas cubanas no entendían de esos modismos; ellas cuando más, habían usado tampones alguna que otra vez y en casos de extrema urgencia. Todas excepto una, que hasta ahora se había mantenido callada y que ante mi mensaje de difusión masiva me dijo -mija espérate que yo lo uso ahora te explico- y me dio un par de tips de cómo lograr el objetivo con éxito.

Sin claudicar, moví, giré, presioné, halé y así repetí una cadena de acciones fallidas, igual me pasó con las posiciones para introducirla; probé sentada, agachada, parada, con una pata arriba otra abajo como una verdadera contorsionista. La dura realidad era una sola, la puta copa no se abría, mi hermosa vagina se resistía a darle la bienvenida a la nueva inquilina de goma. Terminé agotada, irritada y frustrada, sin más opción que bañarme y olvidarme de la matanza.

Vencida pero optimista llegué a la conclusión de que quizás era una cosa de orgullo nacional, porque la Federación Nacional de Vaginas Cubanas podían resistir trapitos, algodoncitos, tampones caseros y almohadillas sin pegamento que se negaban a pegarse en el blúmer y a llegar a la farmacia en sintonía con el período menstrual; pero aún era un problema de divisionismo ideológico asumir la entrada de semejante “cosita” en la lucha unida por una monstruación responsable. Por esta vez sólo me quedaba la opción de esperar la respuesta del Nivel Central del Control y la Sanidad de Vaginas Cubanas para el próximo mes y repetir el ciclo hasta ahora fallido. Hasta tanto, sólo me resta ¡Resistir, Vencer ¡ y poner en pausa durante 28 días , al igual que a mi alter ego de la puerca Ignacia, el YO de feminista empoderada.

, , , , , , ,

11
Compártenos tu opinión

avatar
11 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
11 Comment authors
MorfeusD Alejandro RodríguezMayaElizabethLisandra Leyva Recent comment authors
  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
Nora
Guest
Nora

Buenisimooo yo la uso!!!

Annet
Guest
Annet

Mima esta escapa.. Esta super bueno

Haychel
Guest
Haychel

Buenisimo!!!!

Patricia
Guest
Patricia

Esta más que bueno me encanta la manera q lo haces! Súper interesante y divertido!

isis
Guest
isis

Es genial tu artículo me encanta !!!!

eddy garaicoa manso
Guest

Atractivo, intrigante, ritmo trepidante, se disfruta de principio a fin, no da tiempo a la distracción, como manda Quiroga: que el relato sea una flecha que al salir del arco no se desvíe, directo al blanco. Acertaste! Soy tu faaaaaannnnn!!!

Lisandra Leyva
Guest
Lisandra Leyva

Saludos Yanela. Muy contenta de tu artículo tan desinhibido. También tengo interés y preocupación por las copas menstruales. Todavía tenemos mucho que hablar las feministas en Cuba al respecto. Soy profesora en el ISA.

Elizabeth
Guest
Elizabeth

Así se hace… un artículo apetecible para leer… lo adoré.

Maya
Guest
Maya

Jejeje. ¡Muy bueno!
Por cierto, lo más probable es que no haya sido la talla adecuada. Suele pasar.

D Alejandro Rodríguez
Guest
D Alejandro Rodríguez

SUPER bueno

Morfeus
Guest
Morfeus

Pero q tiene q ver las copas mestruales con el feminismo, no lo entiendo

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

Artículos relacionados

SicologiaSinP.com - Yanela Borrego Zamora

Licenciada en Filosofía

Licenciada en Filosofía en la Facultad de Filosofía e Historia de la Universidad de La Habana. Actualmente profesora adiestrada de Filosofía y Sociedad y Problemas Sociales de la Ciencia y la Tecnología en el Departamento de Filosofía para las Ciencias Naturales y Exactas de la Universidad de la Habana. [...]