¿Cómo adelantarse a una recaída?

Paciente adicto | Prevención de recaída

Adicciones

Técnicas paradas de pensamiento. STOP a la cadena estímulo-pensamiento-deseo-consumo:

Visualización

Imagina una escena en la cual destruyes el poder que tienen los pensamientos de consumo. Por ejemplo, imagina un interruptor o un nivelador en tu mente que puedes apagar o encender para parar los pensamientos de consumo. Ten preparada además otra imagen que sustituya a estos pensamientos de consumo. Una señal de tráfico, un golpe en la mano, un grito, un eslogan, haz tu el tuyo.

Recordatorio

Lleva “algo” en la muñeca que no te oprima. Siempre que te des cuenta de que tienes pensamientos de consumo, tira de la goma y suéltala contra la muñeca y visualiza “¡NO!” como forma de parar estos pensamientos. Inmediatamente después piensa en algo diferente. Prepara algún tema para pensar que sea interesante o significativo para ti de modo que estés preparado.

Relajación

Los sentimientos de vacío, pesadez y sensaciones raras o calambres en el estómago son manifestaciones del deseo de consumo. A menudo se pueden aliviar respirando hondo (llenando los pulmones de aire) y sacando el aire despacio. Practica esta forma de respiración tres veces seguidas. Si lo practicas adecuadamente podrás ser capaz de sentir cómo tu cuerpo disminuye la tensión. Repite este ejercicio siempre que estas sensaciones y sentimientos vuelvan a ti.

Llamar a alguien

Llamar a otra persona te ayudará a escapar de estos sentimientos y te ayudará a escucharte a ti mismo, y tu proceso cognitivo o de pensamiento. Alguien no relacionado con el mundo adictivo y consciente de lo que te pasa, conocedor de tu lucha. Prepara una lista con números de teléfono de personas que te pueden apoyar y están disponibles para ti en todo momento, de modo que las puedas llamar cuando las necesites.
Recuperase de una adicción a sustancias no es un proceso misterioso. Una vez que se deja de consumir, el cerebro atraviesa un proceso de reajuste biológico. Este proceso de reajuste consiste principalmente en una curación de diversos cambios químicos cerebrales.

Es importante que aquellas personas que están en los niveles iniciales de la recuperación entiendan por qué pueden experimentar algunos problemas emocionales y físicos. La duración de estos estados de ansiedad varía de persona a persona.

También el progreso de cada sujeto adicto cambia, todo ello dependiendo además de la sustancia que se haya consumido. Por ejemplo, los usuarios que han utilizado metanfetamina tenderán a estar más tiempo en cada nivel de adicción que aquellos que han utilizado cocaína u otros estimulantes.

Durante los primeros días después de dejar el consumo, algunas personas experimentan síntomas difíciles. La gravedad de los síntomas a menudo está relacionada con la cantidad, frecuencia y patrón de consumo de la sustancia consumida. En el caso de adicciones sin sustancia el elemento perturbador está actuando como si fuera una sustancia. Podemos adaptar la información a la situación que se demande.

Aquellos que consumen estimulantes sufren generalmente una abstinencia que puede venir acompañada de fuertes deseos de consumo, depresión, baja energía, dificultad para dormir o dormir excesivamente, incremento del apetito y dificultad para concentrarse. Aunque las personas que consumen estimulantes no experimentan el mismo grado de síntomas físicos que aquellos que consumen alcohol, los síntomas psicológicos de deseos de consumo y depresión pueden ser similares y bastante severos. Estas personas pueden encontrar difícil enfrentarse a esta situación de estrés y pueden sentirse irritables.

, , , , ,

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

Artículos relacionados

Comparte tu opinión