Los otros que hacen la vida: Juan D. Hugo Rizzo. Misionero Evangélico

hugo-father

Historias

Aquel momento impactó mi vida…

Fue en Carboncito a 80 Km de Orán, Provincia de Salta, Argentina… Una noche en donde resaltaba la obscuridad. El sonido de los animales silvestres era parte de la maravilla de la vida. Esa vida que se pierde y que pareciera inexistente en esta selva de cemento de la ciudad de Buenos Aires, donde vivimos… Era tanto el silencio de aquel poblado de aborígenes Wichí que se podía escuchar a 500 metros el llanto de un bebé o se podía ver la pobre luz de un mechero… ese olor silvestre que mezclado con la leña prendida de las casitas de los Hermanos Wichí, hacía un ambiente particular y distinguido.

Corría el año 1979… Eran aproximadamente las 02:00 de la madrugada, alguien llama a la puerta… Un hombre wichí que mediante señas y poco castellano me trasmitía que una mujer estaba por dar a luz… Tomé mis cosas para el procedimiento y partí hacia la vivienda de la mujer. Mientras caminábamos a unos 400 metros del lugar se escuchaban los gemidos de la mujer, la misma que cuando llegamos estaba en trabajo de parto. La vivienda era de enramadas mezclada con tierra y el techo de adobe y paja; ella se encontraba en el suelo acostada sobre una colcha la cual estaba sobre el suelo de tierra.

Preparé el material, percibí mediante el tacto que la dilatación y las contracciones más la temperatura indicaban que estaba próxima al parto; ausculté la región abdominal y verifiqué que los latidos fetales eran positivos y que su posición era cefálica… esperar con ansias el momento en que ese bebé percibiera por primera vez el calor, el frío, el espacio de este, para él, nuevo mundo. Comienza el trabajo de parto cuando todo venía bien encausado hasta que el feto sale completamente… Y es cuando no percibo movimientos ni reflejos habituales, ausculto su corazón y no percibía latidos… Su familia que acompañaba el momento del parto, con lágrimas en los ojos y resignación comentan en su idioma la muerte del bebé.

El hombre exclama en voz baja: “ileiej honat”  cuyo significado es: “A dejado la tierra”.

La medicina es maravillosa, su escuela elogiable y los que la enseñan, nuestros profesores, son hombres de bien. Puse en práctica lo que sabía, RCP neonatal y al minuto el bebé comienza a moverse y llora y succiona y tiene meconio…

Para mí la ciencia había triunfado ante la muerte y había rescatado a ese niño de la fosa de aquella pequeña necrópolis wichí. Pero para aquellas personas que expectantes vieron volver a la vida al bebé fue un Milagro.

Para la sociedad en la que vivimos, con identidad europea, que viva o que muera no significaba nada, ni la ciencia ni DIOS eran importantes en este acontecimiento, no merece ser mencionado, pues ni su madre ni su padre tenían documentos, no eran argentinos, aunque nacieron en esta tierra. ¡Eran simplemente indios! No emitían sufragios en los electorados. Una especie sub-humana estigmatizada por nuestra sociedad, haciéndolos producto de la ignominia por sus costumbres y su cosmovisión ante la historia.
Después de mucho tiempo, entendí que en ese procedimiento médico existía El Milagro… SI… Yo estaba allí, si no hubiese estado ninguno de ellos hubiera hecho la reanimación cardiaca y pulmonar… Me impactó que el hecho de que DIOS no ve con los mismos ojos ni actúa con el mismo criterio; descubrí que JESÚS los tenía en sus planes, Que DIOS los amaba tanto como a mis hijos.

Esta Comunidad aborigen del Noroeste Argentina, aun hoy son olvidados como etnia, No son parte de la historia oficial, simplemente son mencionados… Pero les comparto que son parte de mi simple historia… La que comparto con ustedes. Que la Luz de DIOS siga brillando en la igualdad de todos los hombres.

, , , ,

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

SicologiaSinP.com - Hugo Rizzo

Especialista en Medicina Familiar. Médico asociado al servicio de Neonatología. Maternidad Meisner. Diplomatura en auditoria médica y garantía de calidad de la atención de la salud, Universidad de Favarolo – Argentina [...]

Artículos relacionados

Comparte tu opinión

No hay comentarios aún. Embúllate, sé el primero en iniciar el debate.

Déjanos saber lo que piensas sobre este artículo.