Las terapias aversivas y conversivas, ¿una medida “correctiva” hacia la homosexualidad?

Las terapias aversivas y conversivas, ¿una medida “correctiva” hacia la homosexualidad? - SicologiaSinP.com

Social

El lector debe estar preguntándose: ¿Es la homosexualidad correctiva desde un punto científico y no como mera medida punitiva y vergonzosa a lo largo de la historia de la humanidad?

Desde el punto de vista médico, la orientación sexual es una variante en escena de la atracción física, mental y sexual que los seres humanos sentimos como respuesta a diversos estímulos de otras personas. Pero esta definición no siempre fue así, hay quienes afirmaban que las variantes de la orientación sexual no eran más que una desviación antinatural del fin o medio que teníamos en esta vida (todos compartíamos la obligación de procrear y poblar el mundo).

Antes de que la Medicina se basara en métodos científicos a través de la observación y experimentación, la orientación sexual tuvo mucho auge y respaldo por el escrutinio de la sociedad, sobre todo la iglesia, la mayoría de las religiones prohíben alguna variante de la sexualidad que no sea respaldada por la moral católica y de ciertos feligreses. Todo esto ha quedado registrado históricamente en “Las cruzadas” donde se juzgaban a herejes, sodomitas, brujas y enemigos políticos del clero. Cínicamente reprueban los mismos cristianos tales medidas, pero siguen reprobando “gustos sodomíticos”.

La naturaleza y la biología dio cabida el entendimiento, más allá de los usos y costumbres, de la utilidad de las variantes de la sexualidad en el reino animal. Desde monos hasta leones, se han visto copulando en más de una ocasión, estimulando sus genitales o jugar a aparearse, aplica tanto para machos como para hembras. Marinos y primates son los principales personajes que tienen un comportamiento homosexual con otros de su misma especie.

“Aproximadamente el 8% de los carneros muestran preferencias sexuales (incluso cuando pueden elegir) por parejas masculinas, al contrario que la mayoría de los carneros que prefieren hembras. Identificamos un grupo de células dentro del área pre óptica media/anterior del hipotálamo de ovejas adultas que era significativamente más grande en carneros adultos que en ovejas…” Nos cuenta el Dr. Charles Roselli, investigador en la ciudad de Oregón.

Con la llegada del siglo XX, los estudios médicos dieron el espacio a la ética y objetividad con rigor científico, aunque de ser un defecto, un pecado o algo prohibido e inherente a la conducta sexual humana, pasó a ser un desorden mental, de estudio para “curar” dicha enfermedad o padecimiento. Hubo métodos tan rudimentarios que apenas podían pasar por una explicación médica y no una patética excusa de los efectos secundarios que causaban a los pacientes como lo hacía la terapia de electrochoques o la lobotomía transversal.

Llegando a los 70’s, el conductismo tuvo protagonismo como tratamiento psicológico y ya no solo médico de lo que significaba ser homosexual. La terapia de reorientación sexual o de conversión (o antes la aversiva, que buscaba extinguir estímulos deseados con tal de evitarlos). Cabe destacar que las terapias de conversión o su equivalente carecen de rigor científico, así como sus resultados y veracidad.

La terapia aversiva fue un tratamiento psiquiátrico en el cual el paciente se exponía a dos estímulos de manera simultánea: uno de ellos es la actividad o estímulo que se desea erradicar y el otro es un estímulo que provoca cierto grado de displacer o incluso dolor. Vale aclarar que los orígenes de este tratamiento se fundamentan en los experimentos de Pavlov pero en la actualidad no se utiliza, al menos en los países occidentales.

Los empleos de terapias como estas han sido estudiados desde los 80’s y trataron de obtener protagonismo desde que algunas personas homosexuales decidieron pelear por sus derechos, reconocerse así mismas como personas sanas y estables. Muchas de estas afirmaciones provienen de organizaciones con una perspectiva ideológica que condena la homosexualidad. Asimismo, sus afirmaciones están mal documentadas; por ejemplo, no hay seguimiento al resultado del tratamiento ni informes al respecto, lo cual sería el estándar para probar la validez de cualquier intervención de salud mental.

Fueron varios ámbitos por donde atacar a la homosexualidad, incluso en algunos países, las “desviaciones o perversiones sexuales” eran consideradas como delitos. En algunos países se considera una violación contra natura, a tal grado de castigarse con pena capital. De ser una enfermedad mental en 1968, en el año 1973, la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) tachó las conductas homosexuales como antinaturales o como enfermedades mentales, rebajándolo a categoría de disturbios en la salud, o como parafilia. En 1987 la homosexualidad fue borrada del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales. En el mundo globalizado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) hizo lo propio el 17 de mayo de 1990.

Es por eso que muchas organizaciones en defensa de los derechos de la comunidad LGBT[1] celebran como victoria, el paso histórico que tuvo que transgredir la palabra homosexual en varias partes del mundo en esa fecha. Hoy en día, siglo XXI, sigue habiendo detractores de la visión y respuesta científica hasta el momento del fenómeno, pero no cesan su lucha por mostrar al mundo, lo contraproducente que es practicar la homosexualidad y cuán preocupados están por ellos y por nuestros niños.

Fuente: American Pychological Association, El abordaje teórico y clínico de la orientación sexual en Psicología* Armel Brizuela R.** María Paula Brenes A. LGBT Science, Dr. Charles Rosellli. Rincón de la Psicología, Terapia aversiva.

[1]  LGBT: siglas que designan colectivamente a Lesbianas, Gays, Bisexuales y personas Transexuales.

, , , , , ,

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

SicologiaSinP.com - Miguel F. López

Psicólogo dedicado al área de Recursos Humanos. Desempeña su labor en los ámbitos clínicos y educativos para cambiar la percepción de la labor del psicólogo en mi estado. Interesado en la terapia psicodinámica y corrientes similares. [...]

Artículos relacionados

Comparte tu opinión

Un comentarioComenta ahora

Déjanos saber lo que piensas sobre este artículo.