El lenguaje de la emoción

lenguaje-emocional2

Social

Los sentimientos intensos, tanto positivos como negativos, que experimentamos a lo largo del día tienen un efecto directo a la hora de crear la realidad que vivimos.

Ha sido ampliamente demostrado que el poder de la emoción es inmenso. Los sentimientos no solo nos activan o nos desactivan, nos sirven de motivación o nos paralizan, sino que son capaces de cambiar el mundo, nuestro mundo.

Gregg Braden en su libro “La matriz divina” (Editorial Sirio) afirma que los sentimientos son instrucciones que mandamos al Universo en un leguaje que él reconoce y entiende; cuando éste recibe el mensaje no le queda otra que darnos lo que hemos pedido (la mayoría de las veces de manera inconsciente) materializándolo o manifestándolo de una manera u otra; en definitiva, enviándonos el reflejo de nuestra propia energía bajo la forma de diferentes circunstancias o personas que se presentaran en nuestra vida. De ninguna manera el Universo es caprichoso, sino todo lo contrario, lo que a nosotros llega no es más que todo aquello que le hemos estamos pidiendo encarecidamente sin darnos apenas cuenta. Y esto que puede parecerte una faena en realidad bien usada es algo maravilloso.

A estas alturas no queda ninguna duda de que nos comunicamos con el Universo a través del lenguaje de la emoción.

En esta línea Gregg Braden se esfuerza por explicar este mecanismo de manera científica y rigurosa, por ello hace referencia a los resultados de diferentes estudios e investigaciones que ponen de manifiesto como los sentimientos son capaces de alterar el ADN (sustancia de la que estamos hechos) y demuestran como el ADN a su vez ejerce una influencia directa sobre los fotones (sustancia cuántica de la que está hecho el mundo). Braden afirma que: El ADN de nuestros cuerpos nos da acceso a la energía que conecta el universo y la emoción es la clave para poder hacer uso de esa energía.

El universo es un campo infinito de posibilidades. Existen multitud de futuros posibles y podemos conectar con ellos de manera intencionada y consciente, solo necesitamos centrar nuestra atención en lo que queremos, visualizarlo con todo lujo de detalles y cargarlo sobre todo de emoción. Carga siempre tu mensaje con emociones positivas, como la ilusión, la alegría, la esperanza, el amor… es muy importante que esos sentimientos carezcan de ego y juicio, es decir deben nacer en nuestro corazón.Cuando somos coherentes, cuando nuestros sentimientos y nuestros pensamientos coinciden se produce una maravillosa sincronía vibratoria que facilita que los deseos se materialicen.

“Cuando esperamos que algo suceda, esa expectativa es una emoción en nuestros cuerpos. Es a través de esa emoción que se ponen en movimiento una serie de acontecimientos que se extienden más allá de nuestro cuerpo, hacia el mundo a nuestro alrededor, a través de este campo la Matriz Divina. Estamos en realidad afectando y teniendo una influencia directa en la materia de la que nuestro mundo está compuesto, de formas que estamos sólo comenzando a comprender.” Gregg Braden

Es muy importante pensar y sentir como si ya tuviéramos lo que queremos, porque si queremos algo pero sentimos que no lo tenemos el mensaje que estamos enviando al Universo es de necesidad y en consecuencia vamos a recibir más de lo mismo, es decir, más carencia.

Hay una frase muy popular que dice “Pide y se te dará” yo te propongo otra “Siente y crea”.

, , , ,

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

SicologiaSinP.com - Mónica Tello

Lic. en Psicología

Maestra de Reiki Usui, instructora de yoga, técnico profesional en masaje ayúrveda. Me gusta especialmente la terapia vibracional y de sonido con cuencos tibetanos, los símbolos que curan el alma, el péndulo hebreo, la técnica metamórfica, el Eneagrama y las flores de Bach. [...]

Artículos relacionados

Comparte tu opinión

No hay comentarios aún. Embúllate, sé el primero en iniciar el debate.

Déjanos saber lo que piensas sobre este artículo.