¿Cómo encajar en la sociedad sin dejar de ser yo?

Rechazo y aceptacion social

Social

¿Has sentido alguna vez que no encajas en esa inmensidad de resoplos que rodean nuestro ser y que en momentos nos respiran cerquita de la nuca para decirnos: Aquí estoy?

Somos piezas de un rompecabezas  que en  ocasiones no es precisamente parte del que se arma en el hoy, en el ahora y ese lugar donde realmente acoplamos a la perfección a veces demora tiempo encontrarlo. ¿Quién dijo que fuera fácil?

¿Esas personas que nos rodean son solo eso?  ¿Personas?  Pienso que son parte de aquella llamada materia que nunca se destruye sino que se transforma. Aquella que nos convierte muchas veces en víctimas y en otras ocasiones en victimarios, que nos juzga y nos hacen juzgar sin delicadeza al lastimar, que nos regala la compañía, el intercambio de miradas seductoras, los buenos amigos y los enemigos también. Vivimos en sociedad y fuera de ella pienso que seríamos más inútiles de lo que a veces nos convertimos cuando no sabemos lidiar con sentimientos como el odio y la envidia aunque estos nos hagan humanos.

Encajar en una sociedad determinada, en un grupo o colectivo, en un determinado sistema político o simplemente en un lugar para muchos individuos a veces resulta complicado porque nuestras personalidades contrapuestas a la realidad objetiva se vuelven a veces un caos difícil de arreglar.

Creo que el truco puede estar en admitirnos a nosotros mismo en el contexto que sea. No es cuestión de encajar o de caer bien a las personas porque, tal vez, no pertenecemos ahí y es una lucha desgastante el siempre tratar sin cambiar la estrategia.

En la indagación de estrategias podríamos centrarnos en alcanzar una personalidad madura,  desarrollada, construida  y creada mediante estas vivencias donde el que sea capaz de conocerse mejor así mismo y logre deducir que solo nos afecta aquello que permitimos que nos aflija puede encontrar el lugar que busca.

Cambiemos nuestros puntos de vista sobre los hechos y cambiaremos nuestros argumentos de los hechos; cambiemos la apreciación del lugar en que estamos por la del lugar que buscamos estar dentro de nosotros mismos.

Bienvenidas sean las ocasiones en que debemos habitar en lugares o situaciones donde no quisiéramos estar y con personas  con las que no quisiéramos tropezar porque todo eso nos hará conocernos más a nosotros mismos, nos enseñará tolerancia y un poder de observación increíble.

, , , , , ,

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

Artículos relacionados

SicologiaSinP.com - Dayana Martínez

Estudiante de Psicología

Cursa sus estudios en la Universidad de la Habana [...]

Comparte tu opinión

Déjanos saber lo que piensas sobre este artículo.