Acordar… cuando de a 2 se trata

Relaciones de pareja | Acuerdos comunes

Psicoanálisis, Relaciones de pareja, Social

Salvo que estemos en la etapa adolescente y disfrutando de ese amor de fantasias, creo que no hay quien diga que vivir de a dos en parejas sea cosa fácil.

Pasada la etapa platónica de enamoramiento, cuando empezamos a ver quien realmente es el otro, por qué ya deja de ser todo bonito, ya dejan de gustar ciertas cosas, se deja de compartir caminos y proyectos. No hay pareja que no haya pasado por esta etapa de distanciamiento. Alejamientos a veces eternos. A veces recuperables, muchas otras no lo son.

Cualquiera sea la situación actual de cada uno hay que llegar a acuerdos. Aquí empieza lo difícil pues  las voluntades son individuales.

En este punto me quiero detener antes de seguir con el tema de los acuerdos, en el punto de las individualidades, es muy común vernos en parejas en donde se absorben el uno al otro, donde alguno de los dos pierde su individualidad y su desarrollo personal apostando o embargando más bien diría su vida en la otra persona.

En ese punto en donde nos relegamos a nosotros mismos es el momento en que el error gravísimo hará daño irreparable a nuestras vidas a veces durante mucho tiempo… otras veces años.

Acordar, o llegar a “un acuerdo”, tiene que ver con esto de la comunicación y el diálogo, a veces el diálogo es el silencio, silencio que puede ser de palabras, de gestos, de afectos, otros de sexualidad. Hay muchos semáforos en rojo que nos gritan delante ante la falta de acuerdos o de viabilidad en una pareja. Es cierto que nadie quiere renunciar al sueño familiar, o perder el proyecto de vida por el cual se invirtió tanto de uno. A veces escucho 15, 20, 30 o mas años de vida y de repente el vacío de la soledad y la nada. Lo que es cierto es que esta soledad y esta “nada” se pueden estar viviendo ya desde hace mucho aun en pareja.

Los acuerdos otras veces tienen que ver con “desacuerdos”, en donde uno de los dos ya hace rato decidió un camino distinto y no es respetado y creído por el otro. En ese punto de acuerdo el desacuerdo es el punto de partida para empezar algo nuevo.

Acordar cuando de a 2 se trata. Y cuando no se acuerda volver a ser leales con uno mismo, entendiéndonos como individuos en sociedad, (sociedad representanda en primer lugar por la propia familia), pero antes que individuos en sociedad, individuos… como tales nos debemos respeto, estima, valorarnos, reencontrarnos a veces reencausarnos en el camino.

, , , , ,

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

Artículos relacionados

SicologiaSinP.com - Hugo Rizzo

Especialista en Medicina Familiar. Médico asociado al servicio de Neonatología. Maternidad Meisner. Diplomatura en auditoria médica y garantía de calidad de la atención de la salud, Universidad de Favarolo – Argentina [...]

Comparte tu opinión