El trabajo y la felicidad: La conexión entre lo que somos y lo que podemos ser

El trabajo y la felicidad

Psicología Clínica

“Un buen trabajo es algo donde se dificulta distinguir si se está aprendiendo o trabajando. En realidad siempre se están haciendo las dos cosas”. 

Luis María Cravino

¿Le parecen ideas antagónicas? A lo mejor sí. Nos han vendido la idea de que el trabajo es un medio para lograr otras metas en nuestras vidas, y no precisamente una forma consciente y congruente de ser felices, en la diaria actividad donde invertimos una gran cantidad de nuestras vidas, incluso más que a la familia, más que a actividades de ocio o deporte. 

Haremos un pequeño ejercicio para ejemplificar que quizá la relación felicidad y trabajo no son tan distantes como a primera entrada parecieran. ¿Recuerda su primer día de trabajo? Podrán pasar los años y ver hacia atrás cuando fue aquella primera ilusión y deseo de aportar, un inicio para empezar a formular experiencia de todo lo que se esforzó en aprender, pero también un paso a la incertidumbre y lo desconocido. Una sonrisa de seguro se dibujó en su rostro. Si esto pasó, algo de felicidad debe existir.

Luis María Cravino decía en una entrevista que le hicieron hace unos años sobre cómo saber si el trabajo elegido era una decisión acertada, a lo que contestó: “Un buen trabajo es algo donde se dificulta distinguir si se está aprendiendo o trabajando. En realidad siempre se están haciendo las dos cosas”. Y es que ahí es donde precisamente radica una de las piezas de la relación entre la felicidad y el trabajo, y no me refiero solo a entornos donde el espacio, las comodidades y beneficios se ofrecen por parte del empleador, sino de una sensación intrínseca, que nos mueve y nos hace levantarnos con un propósito diario: El aprendizaje. 

De cierta manera, la felicidad ha sido constituida en los últimos tiempos como una tendencia o como una moda, en buena hora que esto pasa y nos acerca a la realidad humana y no a la visión del túnel negro y desalentador, sin embargo el enfoque de la felicidad como tal debe llevarnos a la apreciación diaria, y no a la carrera entre el gato y el ratón, sin embargo, cuando me refiero a la felicidad como puente de conexión entre lo que somos y queremos ser, va más allá de impulsos emocionales, es más bien a una perspectiva integral entre el área mental, ambiental y afectiva que indican que la felicidad en hacer el día a día tiene una connotación valiosa del ser humano. Para utilizar algunos datos, Warr (2013) clasifica en una tabla 12 características asociadas a la felicidad personal en el trabajo, para la cual voy a enfatizar en el entorno de desarrollo, el uso de competencias y conocimientos y en la autonomía. 

Aprender y aprender: Un ciclo necesario

Necesario y quizá doloroso. No precisamente todas las personas disfrutan un proceso en el cual el error y el fracaso son compañeros de vida, pues de manera natural buscamos sentirnos bien y actividades que nos generen placer. Sin embargo, si la felicidad es una práctica diaria, el enfoque no debería estar en lo malo que acontece, si no en el aprendizaje que se genera, trasladando el ¿Por qué? en un ¿Para qué?, aún cuando la gratificación no es inmediata, no quiere decir que no exista. Cuando esta última pregunta es más constante podemos estar frente a una serie de respuestas que nos acercan a la comprensión y el desarrollo de habilidades más que para el trabajo, para la vida en general, pues no son precisamente esas técnicas que vienen en libros de pasta gruesa, pertenecen a una construcción de formación profesional, con un ritmo meramente personal.

Desarrollo personal: Evolución

Desde el ser más pequeño en la tierra ha tenido que atravesar procesos de evolución, entendiéndola como una transición, estado en el cual se habitaba que por producto de adaptación al ambiente mejora sus condiciones. Si algo como esto es tan natural, ¿Cuánto no más evolucionar a través de lo aprendido? Parte de la felicidad es mejorar nuestras condiciones humanas, tan básicas como mirar desde diferentes ángulos la realidad y construir a partir de ella nuevas formas de aprendizaje, del entorno, de las personas con las cuales se trabaja (en cualquier y toda dirección) y de los propios retos que constantemente puedan presentarse, si la visión es positiva, se aprende a visualizarlos como oportunidades de desarrollo, como espacios para ir soltando lo dominado y aventurarse en los nuevos espacios, para decidir en dónde crecer. 

Es acá donde se vuelve importante la conexión y el sentido del hacer lo que se hace. Esta unión no debe ser tomada a la ligera, de manera natural debe generar satisfacción y el disfrute por lo que se está haciendo, pues provocar el gusto por la labor hace que aun el trabajo que se hace bien, se pueda hacer mejor, la conexión entre la situación actual y la que se visualiza a futuro, y ese futuro no a largo plazo, sino construido de experiencias diarias, se podría sorprender de su propio crecimiento si empieza a segmentar en pequeños momentos lo mucho que se ha desarrollado. 

La brecha entre el lugar en el que estamos y el que queremos estar  es de la misma distancia de lo que se es ahora y lo que se quiere llegar a ser, no se debe meramente a una cuestión de lugar físico, organización de trabajo, o posición a escalar en el área laboral, si no a un esfuerzo de trabajo propio, en aprender, fracasar, construir y renovarse; y continuar en un disfrute constante de lo aprendido, pese a las diversas situaciones, cada una de ellas tiene algo que enseñar; en aprender a descubrir desde la autoconsciencia en qué momento el siguiente eslabón tiene una nueva oportunidad para aprender, que depende en su gran mayoría de sus propias decisiones y responsabilidad para asumir su propio crecimiento y felicidad.  

Infografía sobre el trabajo y la felicidad

Infografía sobre el trabajo y la felicidad

 

, , , , ,

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

Artículos relacionados

SicologiaSinP.com - Silvia Mora

Licenciada en Psicología

Experiencia en la gestión de talento, desarrollo de habilidades para el liderazgo de mandos altos y motivación de entornos laborales. Docente universitaria y experiencia en trabajo en promoción de hábitos saludables con poblaciones jóvenes y adolescentes. Apasionada por los ambientes humanos, donde la gente mejora su propia versión día a día. [...]

Comparte tu opinión