Rompiendo con el estigma de la Mujer Fuerte

El estigma de la mujer fuer

Historias, Psicología Clínica

Durante mucho tiempo me he sentido orgullosa de ser una Mujer Fuerte. Aún me siento muy orgullosa de serlo. La situación más difícil, más traumática donde fui justamente nombrada con este apelativo, fue cuando una vez casi me muero en un accidente automovilístico. En ese momento me acababa de casar y mi esposo totalmente emocionado con mi fortaleza ante el dolor y el miedo, me miraba con profundo respeto. 

No recuerdo en qué momento comencé a ser una Mujer Fuerte. Si en aquel momento o cuando años más tarde me divorcié, quedando al cuidado de mi hija pequeña en un país extranjero a 10 horas de vuelo de Cuba. A lo mejor fue mucho antes cuando, muy joven, decidí abandonar mi país con dos pequeñas maletas para viajar a Alemania, donde solo conocía a en ese entonces mi futuro marido. Momento en que la situación política, social y económica de mi país me impuso ignorar el miedo y aferrarme a la esperanza.

Llevo muchos años siendo fuerte y enorgulleciéndome por ello; mostrando siempre ese rasgo como si fuera una insignia. He ido por la vida acumulando retos, vencí en las desavenencias, creé mi propio proyecto profesional con el esperado éxito, me empoderé en muchas situaciones nuevas hasta hacerme casi una enciclopedia en algunos campos que tienen que ver con cómo sobrevivir como una mujer independiente, emprendedora y fuerte en la sociedad alemana. Y hasta hay otras Mujeres que me admiran por ser yo una Mujer tan fuerte, admiran mi resiliencia, mi capacidad de sonreir hasta en los momentos más difíciles. Pero como toda heroína a veces me siento muy cansada. Es normal que una heroína se canse. Digamos… qué heroína puede estar todo el tiempo a pie de guerra sin cansarse, sin desear por un momento deponer sus armas, abandonar el campo de batalla y retirarse a cultivar mandarinas.

Pensando en todas estas cosas, cansada ya como la Guerrera que quiere pedir su dimisión, meditando, logré dar con un pequeño error en mi manera de pensar. Me dí cuenta del pequeño detalle que al menos a mí se me estaba escapando. Me dispuse a fijar esa reflexión en mi ejercicio cotidiano que realizo todas las mañanas de escribir en un cuaderno algunas afirmaciones que tienen que ver con los temas que me mueven en el momento presente. Y escribí una afirmación que para mí ha constituído la clave para liberarme de mi caparazón de Mujer Fuerte:

“Tengo un corazón fuerte, porque soy una mujer fuerte. Esto es pasado. Tengo un corazón frágil, como todos, todas las mujeres. Mi Voluntad es fuerte. Pero mi corazón es frágil y debo cuidarlo.”

Y añadí: 

“No debo avergonzarme de mi fragilidad. Mi fragilidad es también honorable”

Así que si eres una de esas Mujeres Fuertes, de esas que van coleccionando Retos, yendo de situación en situación de extremos, te invito a que compruebes si también Tú como Yo has estado confundiendo la fortaleza de tu Voluntad con la Fragilidad de tu corazón. Si te has olvidado de honrar la fragilidad de tu corazón, reconocer en tí su existencia, reconocer que el corazón es frágil ante el abandono, el duelo que dejan los anhelos perdidos, la falta de amor y de apoyo emocional y físico. 

Repite conmigo esta frase: “Amo y reconozco en mí, mi Fragilidad. No me avergüenzo de ella, sino que la honro, como honro y reconozco la fuerza de mi Voluntad.”

A veces pensar bien, revisar bien nuestras creencias, puede marcar la diferencia.

*De izquierda a derecha en la primera línea: Tania “La Guerrillera”, Gertrudis Gómez de Avellaneda, Celia Sanchez Manduley, Mireya Luis

*Segunda línea: Carilda Oliver Labra, Amelia Peláez, Ana Fidelia Quirot, Omara Portuondo

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

Artículos relacionados

SicologiaSinP.com - Marietta Rodriguez

Licenciada en Psicología

Lic. en Psicología (Universidad de La Habana) Psicoterapeuta. Formada en Terapia Sistémica y Psicodrama (ISIT - Berlin) Fundadora de Coaching para Mujeres Tristes, espacio psicoterapéutico centrado en la Mujer, la Migración y el Empoderamiento. Miembro Fundadora de MaMis en Movimiento e. V., asociación de mujeres migrantes e hispanohablantes en Berlin, que promueve el Bilinguismo y la Participación Social. [...]

Comparte tu opinión

Déjanos saber lo que piensas sobre este artículo.