¿Qué es la depresión posparto?

Depresión posparto

Psicología Clínica

Traer un nuevo bebé a la familia puede ser un reto en el mejor de los casos, tanto física como emocionalmente. Es natural que los padres experimenten cambios de humor y se sientan alegres un minuto y deprimidos al siguiente. Estos sentimientos con frecuencia desaparecen poco después del nacimiento. Sin embargo, algunos padres pueden experimentar una depresión profunda y permanente que dura mucho más tiempo. Esto se llama depresión posparto.

Cabe aclarar aquí que la depresión posparto también afecta a los hombres, aunque habitualmente el trabajo médico se centra en las madres tras el parto, dejando de lado el estado del padre. Distintos profesionales aseguran que hay muchas ocasiones en las que el hombre tiene los mismos síntomas que una mujer con depresión posparto: tristeza, desesperanza, decepción por no saber tratar a su hijo, miedo constante a hacerle daño al bebé.

¿Qué es la depresión posparto?

Es un trastorno del estado de ánimo que puede comenzar durante el embarazo o en cualquier momento hasta un año después del nacimiento de un niño.

La depresión es una enfermedad mental que afecta el estado de ánimo de una persona. Impacta en el humor, en la forma de pensar sobre sí mismos, en las relaciones con los demás y en la interacción con el mundo que le rodea. Esto es más que un “mal día” o “sentirse triste”. Sin apoyo y tratamiento, la depresión puede durar mucho tiempo.

Los signos de la depresión incluyen:

  • Sentimientos de tristeza, desesperanza o vacío.
  • Llanto más frecuentemente de lo normal o sin motivo aparente.
  • Preocupación o sentirse excesivamente ansioso.
  • Sentirse con malhumor, irritable o inquieto.
  • Dormir en exceso o no poder dormir, incluso cuando el bebé duerme.
  • Tener problemas para concentrarse, recordar detalles y tomar decisiones.
  • Perder el interés en las actividades que antes le resultaban agradables.
  • Padecer dolores y molestias físicas, como dolores de cabeza frecuentes, problemas estomacales y dolor muscular.
  • Comer demasiado o muy poco.
  • Aislarse de amigos y familiares.
  • Tener problemas para crear un vínculo emocional con su bebé.
  • Dudar constantemente de su capacidad de cuidar al bebé.
  • Pensar en hacerse daño a sí misma o a su bebé.

La madre o el padre con depresión posparto no puede disfrutar del bebé y frecuentemente piensan que son malos padres. También pueden tener pensamientos de miedo, de hacerse daño o de dañar a su bebé. Aunque es raro que un padre lleve a cabo estos pensamientos, esta situación es grave y requiere atención médica urgente.

¿A quién afecta?

La depresión posparto puede afectar a cualquier persona. Aunque es más comúnmente reportados por las madres, puede afectar a cualquier padre primerizo, a ambos padres al mismo tiempo, y puede afectar a las parejas que adoptan. La depresión posparto es causada por muchos factores diferentes que trabajan juntos, como los antecedentes familiares, la biología, la personalidad, las experiencias de vida y factores ambientales (especialmente la privación del sueño).

¿En qué se diferencia la depresión posparto de la tristeza posparto (“baby blues”)?

La tristeza posparto (o “baby blues”) es un término que se utiliza para describir los sentimientos de preocupación, tristeza y fatiga que muchas mujeres experimentan después de tener un bebé.

Los bebés requieren mucho cuidado, de modo que es normal que las madres se preocupen o se sientan cansadas de proporcionar ese cuidado.

La tristeza posparto, que afecta hasta a un 80 por ciento de las madres, incluye sentimientos leves que duran una o dos semanas y desaparecen por sí solos.

En el caso de la depresión los sentimientos de tristeza y ansiedad pueden ser extremos e incluso pueden afectar la capacidad de una mujer de cuidarse a sí misma o a su familia.

La depresión posparto, que ocurre en casi el 15 por ciento de los partos, puede comenzar un poco antes o en cualquier momento después de que nazca el bebé, pero generalmente comienza entre una semana y un mes después del parto.

¿Qué puedo hacer al respecto?

La depresión posparto puede ser una experiencia muy difícil. Convertirse en padre primerizo es bastante difícil y los desafíos añadidos por la depresión pueden parecer abrumadores. Es importante recordar que no hay tal cosa como un embarazo perfecto, nacimiento perfecto, bebé perfecto, o padre perfecto. Está haciendo lo mejor que puede. Y con cuidado y apoyo, puede recuperarse y disfrutar del tiempo con su familia.

Orientación y apoyo

Un tipo de asesoramiento llamado terapia cognitivo-conductual es un tratamiento común para la depresión posparto. Puede ser el primer tratamiento para tratar los síntomas leves o moderados. La terapia cognitivo-conductual te enseña cómo tus pensamientos, sentimientos y comportamientos trabajan juntos. También enseña habilidades importantes como la resolución de problemas, el pensamiento realista, control del estrés y la relajación. Otro tipo de asesoramiento llamado psicoterapia interpersonal también puede ayudar. Se centra en las relaciones y puede ayudar a las personas a adaptarse al cambio de roles en sus relaciones.

Los grupos de apoyo son también muy importantes. La depresión posparto y la nueva paternidad pueden aislar a la persona de los demás, y el aislamiento puede empeorar la depresión. Los grupos de apoyo son un lugar seguro para compartir tus experiencias, aprender de los demás, y conectarse con otros padres que tienen experiencias similares.

El cuidado de tu bienestar es especialmente importante, pero esto puede ser difícil para cualquier padre primerizo. Puede ser útil recurrir a tus seres queridos y ver de qué forma pueden colaborar para que puedas separar tiempo para tus propias necesidades. El ejercicio regular puede mejorar tu estado de ánimo y ayudarte a manejar el estrés. Comer bien y dormir lo más que pueda también es muy útil. Y siempre es importante pasar tiempo en actividades que disfrutes, encontrar estrategias de relajación que te sean de utilidad, y pasar tiempo con personas que te hacen sentir bien.

Medicación

Los medicamentos llamados antidepresivos se usan para tratar la depresión. Hay muchas clases y tipos de antidepresivos diferentes, y cada uno funciona de formas un poco diferentes. Si bien muchas madres pueden utilizar con seguridad los antidepresivos durante la lactancia, es importante hablar con tu médico acerca de los posibles riesgos y beneficios. Los medicamentos pueden ayudar con algunos síntomas, incluyendo el sueño, el apetito y los niveles de energía. Sin embargo, la medicación no puede deshacerse de algunos de los pensamientos o creencias que pueden alimentar la depresión. Por lo general es mejor incluir el acompañamiento psicológico profesional cuando se está tomando un medicamento antidepresivo.

¿Cómo puedo ayudar a un ser querido?

La depresión posparto puede ser una experiencia difícil para todos. La mayoría de las personas imaginan la llegada de un niño como algo feliz y alegre, y la depresión posparto no es ninguna de esas cosas. Es importante saber que la depresión posparto no es culpa de nadie, pero se puede jugar un papel importante en la recuperación de un ser querido.

Aquí hay algunos consejos sobre cómo acompañar a un ser querido que sufre depresión posparto:

  • Asegúrate de que tus propias expectativas hacia las experiencias de la persona y sus habilidades son realistas.
  • Recuerda que todos los padres y sus hijos son únicos y no es útil comparar dos personas o dos familias.
  • Comprende que las personas que padecen depresión posparto pueden querer pasar mucho tiempo a solas. Esto puede ser perjudicial, pero trata de recordar que no se trata de ti. Ellos simplemente están tratando de hacer frente a una enfermedad.
  • Ofrece ayuda con las tareas diarias. Ya es bastante difícil en el mejor de los casos encontrar tiempo para las tareas diarias cuando hay un nuevo bebé. A menudo, las ofertas de ayuda de amigos y vecinos son fuertes en el primer mes o dos, pero pueden ser necesarias en igual medida, o más, en los meses posteriores.
  • Ayuda con el cuidado infantil (incluida la alimentación durante la noche), o ayuda a encontrar una persona idónea para contratar. Una escapada o una oportunidad para retomar actividades de interés pueden hacer una gran diferencia en el bienestar de cualquier persona. También puede crear más oportunidades para dormir.
  • Elaborar la depresión posparto puede conllevar un trabajo muy duro. Reconoce los esfuerzos de la persona, independientemente del resultado.
  • Habla con tu médico o acompaña a su ser querido en las citas, si te encuentras preocupado.
  • Busca apoyo para ti mismo, si es necesario. Los grupos de apoyo para los seres queridos pueden ser un gran recurso y una gran manera de conectar con los demás.

, , , , , , ,

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

Artículos relacionados

Comparte tu opinión

Déjanos saber lo que piensas sobre este artículo.