¿Las discusiones de pareja sacan lo peor de vos?

Discusiones de parejas

Psicología Clínica

Habitualmente las parejas tienen desacuerdos por temas comunes como: tareas de la casa, responsabilidades, finanzas del hogar, crianza de los hijos y manejo de la familia de origen. La forma en que expresamos esos desacuerdos, qué y cómo lo decimos, hace la gran diferencia al momento de exponer, aclarar o agravar un conflicto.

El psicólogo estadounidense John Gottman lleva años investigando la dinámica de las parejas felices y ha llamado “Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis” a aquellas conductas que pueden verse en la antesala de toda crisis matrimonial que termina en separación.

Identificar estas señales, poder controlarlas o saber cómo responder a ellas puede ser una alternativa para el circuito de desacuerdos que concluyen en discusiones causantes de daño irreparable en el vínculo de la pareja.

Estas conductas son:

La Crítica:

Consiste en atacar verbalmente la personalidad o el carácter de la pareja, en lugar de enfocar en la conducta que le molesta. Incluye etiquetas y descalificaciones al otro.
Entonces, en lugar de expresar una queja específica como: “te pedí que compres el vino para la cena”, se apoyan en una crítica más global a la persona: “no puedo contar con vos para nada, sos un irresponsable”, “estás en tu mundo”, “sos un egoísta”.
Se usan términos absolutistas e inflexibles como “siempre esto…”, “nunca aquello…”, que además de ser inexactos potencian el conflicto.

El Desprecio:

Esta conducta lleva a generar una situación de maltrato donde se abusa psicológicamente de la persona al humillar, ningunear, o subestimar al otro.
El agresor se siente superior y busca debilitar a su oponente. Los medios utilizados suelen ser la ironía, la burla, muecas, el humor hostil y el sarcasmo.

La Defensa:

Ponerse en postura de víctima para protegerse de una acusación o para no asumir la responsabilidad.
No reconoce parte de su culpa en el problema, no pide perdón, puede actuar enfadado o contraataca para evadir la discusión sobre el tema.

La Evasión:

Desatenderse de la situación para evitar los conflictos y sobrellevarlos a través de la distancia.
No le presta atención a los reclamos de su pareja, parece ocupado en otra actividad, mira para otro lado, hace que no escucha. Esto muchas veces potencia la respuesta del otro que al sentirse ignorado se frustra y enoja aún más.

Las cuatro posturas suelen estar conectadas. Si estamos con alguien que nos critica constantemente, es común asumir una postura defensiva o evasiva para dar respuesta a ese ataque, que termina generando más furia, crítica y malestar.

En terapia se pueden generar nuevas formas de comunicarse y de llegar a acuerdos sin tomar al otro como un enemigo, dejando de lado las actitudes agraviantes y descalificatorias.

La adquisición de modelos de interacción más saludables permite que las parejas puedan llegar a acuerdos, tolerar las diferentes posturas o buscar el punto medio para resolver el problema.

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

Artículos relacionados

Comparte tu opinión