¿Cuántas veces te has propuesto algo y a los 15 días lo has dejado? 

Frase Francesc Torralba

Psicología Clínica, Social

Querer es poder y tú puedes.

La voluntad es el impulso que conduce a encontrar una forma superior a todo lo que existe

Friedrich Nietzsche

Para mí la voluntad es el motor de la vida, de las ideas, es la energía que te mueve hacia delante, la que alimenta las ganas de seguir superándome día a día. Es lo que te invita a querer buscar tu desarrollo, lo que te mantiene firme en tus objetivos, eso que te llama a perfeccionar tus aptitudes. Es el deseo de obtener algo más allá de la emoción inicial de los primeros 15 días, va más allá de la motivación inicial, es energía vital sostenida en el tiempo.

¿Cuántas veces te has propuesto algo y a los 15 días lo has dejado? 

Yo muchas, de hecho casi siempre ocurre eso, nos enciende una motivación inicial, con un motivo fuerte para nosotros, que nos hace creer y confiar en que sí que podemos conseguirlo y que de hecho, lo haremos. Pero a los 15 días ya nada es igual… la energía ha bajado, la ilusión también,  y la confianza que tenías en ti ya no es igual que cuando empezaste.

Pero, ¿por qué ocurre esto?

Los primeros días, te sientes motivada, con fuerza, crees en ti, te ilusiona, le dedicas tiempo y energía, te imaginas consiguiéndolo y te encanta la idea de demostrarte que sí que puedes.

Cuando pasan los 15 días primeros donde la motivación es más alta,  el propósito es claro y la fe nos acompaña, nos topamos con la cruda realidad de que las cosas no son tan sencillas como esperábamos, que para conseguir hacer lo que amas y lo que quieres tienes que esforzarte, hacer cosas que no hacías, salir de la zona cómoda donde la magia desde luego, no ocurre.

Ahí en ese momento es donde se pone a prueba nuestra voluntad.

La responsabilidad sobre lo que somos es de nosotros mismos, de nadie más. Somos lo que hacemos, decimos, pensamos y sentimos. La voluntad es la capacidad de decidir qué es lo que quieres para ti e ir a por ello. Es como una fuerza imparable que sabe hacia dónde va y te mueve hacia allí. Sólo comenzarás a hacer lo que quieres cuando tú decidas permitirte el derecho de ser tú misma. Si confías en que lo haces entonces, lo harás. La voluntad disminuye o aumenta en la medida en la que creas en ti.

Por suerte, la voluntad como todo, se aprende, se fortalece y se educa con esfuerzo y atención plena a todo lo que decides hacer, pensar y sentir a cerca de ti misma y lo que percibes del exterior. Atreviéndote ir más allá de lo que hasta ahora conoces.

Necesitamos un impulso creativo que encienda la ilusión y así caminar con ganas hacia el futuro, disfrutando de lo que somos hoy y soñando con las metas de mañana, para que siempre tengas un motivo por el que aprovechar al máximo todo tu tiempo. Para que la voluntad exista ha de estar cargada de creatividad, ensoñación y visualización.  Si la creatividad no existe en nuestras vidas nos llenamos de rutinas,  horarios, moviéndonos en piloto automático cada día. Sin valorar en absoluto nuestro tiempo. Cuando te das cuenta de esto, se enciende una voluntad de cambio hacia otro lugar, trabajarla hará que la rutina y la pereza no te gana en la partida.

Para ello, prueba a priorizar, ser perseverante y disciplinada.

Priorizar Objetivos

Pon en orden tus pensamientos, tus necesidades y dale IMPORTANCIA solo a aquello a lo que realmente merece la pena. Dedicádelo a algo que permita tu crecimiento, tu aprendizaje, mejorar tuscapacidades, a amarte más y a amar más a los demás., aprender cosas nuevas, etc .

Entusiasmo. Mantén la emoción

Mantén una actitud positiva frente a un proyecto, una relación, un trabajo… Actuar frente a las situaciones con la actitud positiva necesaria y la capacidad de centrar tu mente en buscar las soluciones, te ayudará a proporcionarte la energía  para seguir creyendo en ti y en tus metas. No las pierdas de vista, sostén la emoción que un día te hizo creer que era posible. 

Esfuérzate

No te conformes con menos de lo que mereces. No conformarte con lo ordinario te lleva a esforzarte y concentrarte en mejorar.

Para esto necesitamos 2 cosas:

  • Intención 
  • Disciplina 

ESTRATEGIA-> FORMULAR PENSAMIENTOS POSITIVOS y usarlos con AFIRMACIONES POSITIVAS. Que fortalezcan la concentración.

Elabora una lista de afirmaciones  que puedan abrir el caudal de energía, fuerza y ganas, por ejemplo.

  • Yo puedo
  • Soy capaz de conseguir lo que me propongo
  • Cada día me esfuerzo por mis metas
  • Me acepto y me amo

Personalmente tengo un cuaderno sólo para esto, donde me recuerdo mis fortalezas, mis dones, mis motivos y frases que me hagan mantener la ilusión alta cada día.

Pequeños y Grandes Objetivos

La voluntad nos ayuda a apartar nuestro pensamientos negativos e inútiles que nos distraen de lo qué  queremos conseguir.  Es el metro que nos mueve hacia el éxito que esperamos en nuestras vidas. Es la visión clara de hacia dónde vamos, es determinación y certeza.

Podemos empezar a ejercitar la voluntad en pequeñas cosas.

  • Dedica unos minutos a meditar
  • Escribe un diario
  • Haz ejercicio
  • Quedar con tus amigos

A mi me ayuda mucho escribir mis objetivos,  mis sueños, mis ideas, me ayuda a discernir y darme cuenta de qué es a lo que debo de dedicarle mi tiempo y a qué no. Qué es importante y qué no lo es tanto,  me aclara las ideas y aumenta mi concentración. Sabiendo así de forma concreta cuál es el siguiente paso a dar. 

Si te COMPROMETES contigo , con tus ideas y con tus sueños, trabajas para ellos, te harás IMPARABLE. Querer ofrecerle al mundo nuestra mejor versión es lo que nos ayuda a querer trabajarnos,  crecer y dar lo mejor de lo que somos. La vida es progreso y la voluntad siempre está moviéndote hacia donde vas a progresar.

Puede que ahora te sientas atrapada en la rutina, la desesperanza, no tienes motivación y la pereza te acompaña en tu día a día,  pero puedes salir de ahí planteándote pequeños objetivos diarios, que sean alcanzables para ti y demostrarte que poco a poco vas consiguiendo muchas cosas, y que sólo es cuestión de tiempo y esfuerzo que te encuentres viviendo eso que hoy sueñas.

Cuando empezamos algo, no siempre nos sale todo lo bien que esperábamos y nos sentimos mal,  o fracasadas. Déjame decirte que esto no es así,  los fracasos no existen. Observa cada caída como la oportunidad de trabajar, de aprender, de mejorarte, eso te permitirá encontrar las soluciones más rápido.

Persevera y confía en ti

No te distraigas, no desesperes. Ten fe y confianza, cree en ti a pesar de lo que oigas de fuera,  no escuches. Úntate en una capa de aceite “anti todo malo”. Tener confianza en todas tus posibilidades y estar alerta a nuevas formas de observar y percibir la realidad te abrirá un campo maravilloso donde experimentar diferentes opciones.

Aunque muchas veces creemos no estar obteniendo resultados de todos los esfuerzos que realizamos, no es así, muchas veces no es cuestión de avanzar rápido, sino segura de lo que estás haciendo.

Sigue trabajando para tus sueños,  no los dejes para otra vida,  haz que la llama de la voluntad se mantenga viva en el tiempo, la fe te ayuda a conseguirlo.

Espero que te haya aportado algo y que nos veamos de camino a las estrellas, atrévete a volar. 

, , , , ,

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

Artículos relacionados

SicologiaSinP.com - Diana Fajardo Pereira

Coach para mujeres

Maestra de Reiki Monitora de mindfulness Coach para mujeres Me encanta gestionar emociones a través de la escritura y la comunicación para que las personas puedan alcanzar su máximo nivel de plenitud en todos los ámbitos de su vida. [...]

Comparte tu opinión

Déjanos saber lo que piensas sobre este artículo.