Consejos prácticos para reducir el estrés laboral

Burnout y estrés laboral

Psicología Clínica

También conocido como Stress, palabra en inglés. El estrés puede entenderse de dos formas tanto psicológicas como físicas, es un mecanismo normal con el que un organismo responde a una situación desafiante. La ciencia confirma que este produce muchas más afecciones de las que hasta ahora se creía. En relación a diagnósticos como la ansiedad. La tensión física u emocional desencadenaría trastornos orgánicos de relevancia. 

Mantenerse informado es tu mejor arma, pese a que hay muchos textos, a veces se torna tedioso y complicado al interpretar. En este podrás digerir de manera didáctica la importancia de reconocerlo.

El vivir estresados en estos tiempos es algo “normal” con lo que hay que lidiar todos los días, pues tan solo el trayecto de la casa a la escuela o al trabajo y el regreso produce estrés. Por el momento no hay manera de medir el estrés de manera científica, mas si existen mecanismos para poder controlarlo.

El estrés es una reacción fisiológica del organismo, donde son partícipes distintos mecanismos de defensa para afrontar una situación amenazante para nuestra estabilidad. Cuando en nuestra vida se presenta un hecho que lo desencadena deberíamos tener la capacidad para poder sobrellevar la situación. Un ejemplo claro es cuando un perro te ladra en la calle y tu corazón empieza a latir más fuerte, tus pupilas se dilatan y tu cuerpo está listo para que te enfrentes con el animal o para que huyas de él.

Utilidad del estrés:

En condiciones apropiadas (si estamos en medio de un incendio, o un vehículo está a punto de atropellarnos), los cambios provocados por el estrés resultan muy convenientes, pues nos preparan de manera instantánea para responder oportunamente y poner nuestra vida a salvo. Muchas personas en medio de situaciones de peligro desarrollan fuerza insospechada, saltan grandes obstáculos o realizan maniobras prodigiosas.

El problema del estrés:

Lo que en situaciones apropiadas puede salvarnos la vida, se convierte en un enemigo mortal cuando se extiende en el tiempo. Para muchos, las presiones económicas, la sobrecarga de trabajo, el ambiente familiar o la competencia laboral, etc., son circunstancias que se perciben inconscientemente como amenazas. Esto les lleva a reaccionar a la defensiva, tornándose irritables y sufriendo consecuencias nocivas sobre el organismo.

El estrés laboral

Es uno de los problemas más graves en la actualidad, que no sólo afecta la salud de los trabajadores pudiendo derivar en incapacidad física o mental, sino también en sus relaciones, desempeño y productividad laboral.

Para quienes prefieren números, las  estadísticas señalan que los varones tienen mayor probabilidad de sufrir estrés laboral que las mujeres. En lo que se refiere a la edad, los jóvenes de entre 18 y 30 años parecen ser los más propensos.

El estrés laboral, según un estudio elaborado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), podría suponer pérdidas de entre el 0,5% y el 3,5% del PIB (producto interior bruto) de los países. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya define el estrés laboral como una epidemia mundial a la luz de los datos estadísticos, que desvelan que este particular tipo de estrés está llamado a convertirse en la nueva epidemia del siglo XXI.

Las cifras son un claro ejemplo de las condiciones laborales actuales y los horarios excesivos, y que en cierta forma alertan sobre el alto impacto que pueden tener en la salud de los trabajadores. De ahí la importancia de que las empresas generen acciones que permitan a sus colaboradores mantener un estado de vida saludable y equilibrada, así como un entorno laboral de calidad.

Con el tiempo cada quien ha adoptado preferencias (fotos, canciones, películas, comida o bebidas, etc.).  Al ser esta una respuesta natural difícil de evitar, existen varias claves que podemos realizar de nuestro lado añadiendo nuestros gustos personales y combatirlo:

  • La salud es primordial. Aunque no tengas síntomas de ser una persona estresada, es conveniente hacerte dos chequeos médicos durante el año, pues el estrés es tan silencioso que merma el organismo día a día sin que uno se de cuenta y cuando uno quiere reaccionar es demasiado tarde y a veces hasta el quirófano puede uno ir a dar por no atenderse a tiempo. Otra cuestión relacionada con la salud y que reduce los niveles de estrés es hacer deporte, ir a correr, nadar o practicar tu deporte favorito calma las tensiones y hace que olvidemos los problemas.
  • Respira hondo. Algunos minutos de respiración profunda reestablecerán tu equilibrio si te sientes abrumado y necesitas aclarar la mente. Sigue este consejo: cúbrete la fosa nasal derecha y respira por la izquierda de tres a cinco minutos. Cuando te sientes frustrado o enojado, te envuelve una sensación de calor que precede a una reacción, así que mejor intenta la técnica “respiración refrescante”: Respira por la boca como si estuvieras bebiendo con una cañita y luego exhala normalmente por la nariz. Si lo haces bien, sentirás una sensación de enfriamiento y de secado en la parte superior de la lengua. Es como apretar el botón “Pausa”, dándote tiempo de pensar en tu respuesta. “Es tan poderoso que incluso va a calmar a la otra persona.”

Antes de ir al trabajo

  • Mide bien tu tiempo – Dormir por lo menos 7 horas

Aunque no lo crean, el levantarse tarde e ir en contra del reloj para llegar a tiempo a la oficina, puede ser un gran causante de estrés. Si te levantas temprano y llegas de manera anticipada, seguramente rendirá frutos, pues te permitirá planear con más calma tus pendientes y/o adelantar trabajo que te permitirá salir a tiempo de la oficina.

  •  Repasa tus tareas del día

“Check list” – Haz un análisis rápido de tus responsabilidades diarias, asegurándote de llevar todo lo necesario para poder cubrirlas, de esa manera no tendrás que regresar por alguna cosa que hayas olvidado, causando un mayores tensiones a lo largo del día. El desconocimiento (desinformación) se traduce en una sensación de incertidumbre y amenaza.

En el trabajo

  • Planea tus tareas y controla la carga de trabajo

Tanto un exceso de trabajo como la poca actividad pueden convertirse en fuentes de estrés, es importante que pongas prioridad a tus responsabilidades. Sabemos que tienes muchas cosas por hacer, sin embargo, si no organizas adecuadamente tu atención a las prioritarias, todas pueden salir mal.

  •  Deja un tiempo para pensar

 Al sentirte ahogado por las numerosas tareas a entregar, son muchas las veces que las llevamos a cabo sin darles la precisa atención a cada una de ellas, presentando errores en las mismas. Esta situación reduce la eficiencia y productividad en TODOS los casos.

  • Toma un descanso

Son varias las empresas que cuentan con salas o cocinas break donde puedes reunirte con algunos compañeros para distraerte aunque sea 5 minutos. Esta actividad es sumamente recomendable ya que el trabajar horas sin parar no sólo disminuirá tu capacidad de concentración, sino que tu capacidad de retención se verá mermada. Un simple ejercicio de estiramiento, levantarte y caminar por la oficina puede reducir dramáticamente tu cansancio mental y nivel de estrés.

  • Organiza tu lugar de trabajo. 

Inconscientemente nuestro lugar y ambiente de trabajo influye de gran manera en nuestra estabilidad mental. Por ejemplo, tienes que entregar un proyecto en menos de 10 minutos, y aunque ya lo tenías listo con una semana de anticipación, no logras encontrarlo entre la pila de papeles que tienes sobre tu escritorio por el desorden que tienes entre tus archivos.

  •  Evita distracciones. 

Sabes que hoy es tu día límite para entregar esa tarea en la que tanto has trabajado, sin embargo, recibes 10 llamadas al día, de las cuales suelen ser personales, lo que provoca que estés corriendo al último momento para poder concluirlo. Evita atender asuntos personales lo más posible y dedicarle el tiempo laboral a temas laborales.

Fuera del trabajo

  • Tener vida social también ayuda

No podemos hacer a un lado a nuestra familia, pareja, amigos y todos aquellos con los que podemos compartir grandes momentos, pues es la gente que te sacará a flote en los momentos más complicados, así que hay que dedicarles tiempo y ponerlos en el punto alto de la pirámide de prioridades. Si te haces adicto al trabajo, olvidas a familiares y amigos, podrías llevar al estrés a su nivel más alto, lo cual sería muy peligroso.

  • Desconéctate del trabajo

Sabemos que para muchos de ustedes, el desconectarse por completo del trabajo puede ser un gran reto, incluso estando de vacaciones. Sin embargo, es uno de los principales puntos que pueden llevar al estrés a su punto máximo. Si has decidido pedir días de vacaciones, disfrútalos al máximo, deja tus tareas cubiertas con antelación (lo más posible) y olvídate en la medida de lo posible de esa tensión laboral, te aseguramos que al regresar te sentirás con mucha más claridad mental.

En conclusión, es importante mencionar que el estrés en el trabajo está asociado con una reducción de la productividad de las empresas y un descenso claro de la calidad de vida de aquellos que lo sufren, provocando así absentismo, rotación y hasta baja laboral en los casos más graves, por lo que es conveniente aprender cómo combatirlo, y conocer técnicas eficaces para su manejo. No dejes que el estrés acabe contigo. Son muchas las actividades que puedes realizar para distraerte y eliminarlo. Lo mejor es tener una vida plena donde la balanza no se incline en todos sentidos al aspecto laboral, sino también al social, emocional y de salud que finalmente nos permitirán disminuir esa tensión que puede ocasionar muchos errores cuando es mal manejada, pero que puede también representar una energía positiva para el desarrollo de nuestras actividades en el campo laboral cuando es bien controlada.

#DatoCurioso:

Dato curioso (1) El Congreso de Neurociencias en 2008 llevó a cabo una investigación que recomienda “el chicle” para combatir el estrés. Los expertos observaron que mascarlo en momentos de tensión, disminuye el estrés cinco veces más. ¿Qué opinas de esto?

Dato curioso (2) Cada quien va encontrando una buena manera de distraerse, esto puede ayudar. Prepara con anticipación un botiquín de emergencia para situaciones de estrés que puede  contener:

  • Conciertos, canciones o incluso películas favoritas.
  • Tu bebida favorita.
  • Golosinas de tu preferencia, aconsejo frutos secos.
  • Fotografías de las personas que más amas y te hacen sentir muy bien con solo verlas.
  • Libros de inspiración y/o motivación / Frases célebres.
  • Juegos didácticos o electrónicos (Ejemplo: juegos de mesa, rompecabezas o incluso un video juego)
  • Un cuaderno y una pluma.

Cuando sientas que estas estresado, usa el botiquín de emergencia, pon play al DVD ponte cómodo, saca tu cuaderno, pon la fecha actual y escribe como te sientes y cómo quieres sentirte. Escribe palabras que quieres en tu vida (Ejemplo: AMOR, PAZ, ABUNDANCIA, CARIÑO, TRANQUILIDAD. Atraes lo que piensas y afirmas. Finalmente disfruta de tu golosina y tu bebida favorita. Declaremos y atraigamos lo mejor a nuestra vida.

, , , ,

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

Artículos relacionados

SicologiaSinP.com - Cyntia Coronado

Licenciada en Psicología

Colegiada en la carrera profesional de Psicología. Con estudios en terapias de avanzada, capacitadora a nivel outdoor training, y facilitadora para DFI Consultores, coach PNL por Leads Perú y el ICMF (International Coaching and Mentoring Federation) [...]

Comparte tu opinión

Déjanos saber lo que piensas sobre este artículo.