Freud, pensamiento libre

Sigmund Freud pensamiento libre

Psicoanálisis

La libertad y la verdad son entidades que van unidas en una interrelación que las hacen interdependientes en su sentir y expresar en el ser humano.

Para poder mostrar nuestra verdad, tenemos que ser libres en el pensar y actuar, y para poder ser libres en el pensar y actuar, debemos concebir nuestra propia verdad. La que apercibimos en el mundo externo y la que sentimos en el interior de nuestra conciencia. Pero para ello debemos cruzar barreras en la que se encuentra la idiosincrasia y enfrentar la crítica que nos circunda por parte del micro y macro-medio social.

En épocas, momentos o simplemente circunstancias determinadas, el hombre se aferra a ideas que conllevan a acciones que pretenden ser pautas absolutas en nuestras vidas, y es aquí cuando expresar lo que se siente y piensa es tarea ardua y difícil, máxime cuando la censura a nuestro alrededor se hace incisiva en su intensión de propugnar ideas que pretenden ser la verdad, la única verdad que nos conviene y ennoblece nuestro espíritu. Y esta verdad siempre estará atacada por un mal al cual debemos combatir con todas nuestras energías, y sobre todo no conociendo ni reconociendo otra verdad que no sea esta, la única, la real, la intocable, a pesar de la existencia de pensamientos que la pueden retractar como algo hecho y consumado.

Pero…, es que ¿hay una sola verdad?, ¿qué es la verdad? Puede ser aquel modo de ser, aquel modo de existir y estar en un mundo concebido por nuestros propios juicios, valores, principios, concepción de la vida, y la relación del hombre con este y entre todos en común. Puede ser la forma de entenderse así mismo y al prójimo, como parte de nosotros mismos. Es aquello seguro e incierto que nos concierne en nuestra íntima relación con el mundo interior de cada persona, y con el mundo que creemos existir en los demás, el cual interpretamos a través de nuestro propio prisma conceptual que con o sin rezón, creemos justo y adecuado.

La verdad puede ser una abstracción de relativa objetividad para unos, y de dudosa existencia para otros, es el reflejo de algo que puede ser, o de algo que puede ser y no lo es. En cada acto, en cada emoción, en cada pensamiento, hay una verdad, pero no todo acto, acción o pensamiento puede ser verdad en sí misma. Sin embargo, cuando el pensamiento alcanza la libertad, y esa libertad del pensar la podemos hacer realidad en nuestras acciones y proyección del ser, en el medio al cual pertenecemos, estamos cerca de acariciar verdades, de hacerlas nuestras y compartirlas con los demás. Es por eso que Freud logra descubrir muchas verdades en el hombre, en la sociedad, en la existencia. Fue Freud un ser excepcional, capaz de manifestar de forma diáfana y elocuente las ideas y pensamientos inconcebibles para la época, y que en la actualidad aún se discuten y niegan, en unos casos con la sensatez de un juicio intelectual, y en otros casos marcados por la propia furia interior de aquellos que en su inconsciente se debaten en la difícil comprensión de sus propias intimidades no accesibles a la consciencia o simplemente negada en ella por la equivocada repulsa hacia sí mismo o hacia sus semejantes. Es la gran libertad del pensamiento de Freud el que lo lleva a descubrirse a sí mismo y descubrir en los demás los engaños o las ignorancias que no dejan abrir camino a la verdad. Y en posesión de tantas verdades es que logra libertar aún más su pensar, en una infinita búsqueda de la verdad del hombre.

Si toda la humanidad pudiera enriquecerse admitiendo y comprendiendo las verdades tan lúcidas y diáfanas estudiadas y practicadas por Freud, la libertad no sería solo de su pensamiento y acción, sino del pensar y el accionar de todos los hombres, sin permitir intromisiones en su ego,  ni dejar que la censura reprima tan dañinos males al inconsciente del individuo. Libres todos, podemos alcanzar las verdaderas verdades que tanto se ocultan en tan innobles intenciones que a cada paso del paso de la vida encontramos en el universo de la existencia humana.

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

Artículos relacionados

SicologiaSinP.com - Juan D. Quintana

Licenciado en Psicología

Diplomado en Psicodiagnóstico de Rorschach y en Epileptología por el Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana. Profesor asistente de la Facultad de Psicología de La Universidad de La Habana, fue miembro del consejo científico y de la comisión de publicaciones del Hospital Psiquiátrico de La Habana Dr. Eduardo Bernabé 0rdaz. Es autor o coautor de 40 artículos científicos publicados en revistas cubanas y extranjeras. Ha publicado 2 libros, “La Personalidad y su Cosmovisión” y “Psicología Clínica, temas escogidos”. [...]

Comparte tu opinión

Déjanos saber lo que piensas sobre este artículo.