¿Quién es la infancia? Reflexiones psicoanalíticas

Juegos en la infancia

Psicoanálisis

Si un escrito es una invitación a producir, preguntarse es una de sus formas de hacer. Es desde este faro que las preguntas iluminan:

¿Qué lugar hay para el respeto y el amor en la clínica con niños, hoy?

¿Qué es la infancia? 

Asistimos a una época donde hay sobreabundancia de juegos, pero los tiempos del jugar escasean. Quiero decir que formas de juego, variantes, hay miles, pero ese momento donde los sujetos se entrecruzan está quedando por fuera. ¿Habrá juegos que expulsan? Que expulsan ese momento único que puede volver a repetirse a condición de poder perder algo. 

Pero antes que nada, si hay alguien (o algo) que sabe certeramente qué lugar se le asigna a la infancia y qué es: Es la época capitalista. La infancia, y sus soldaditxs (no de plomo), el pequeño consumidor, engranaje de la maquinaria en forma directa y que lo antes posible debe ponerse a producir, y no a jugar. Época que se posiciona en lugar de Saber. Época donde siempre es tarde, siempre se está a destiempo. El des-tiempo de esta época intenta des-figurar el que es necesario en la infancia. No se respeta el jugar. No se favorecen pasajes, sino desfasajes. Solo hay una oferta interminable de objetos y juegos que parecen favorecer el desencuentro.

Entonces, hoy, si la infancia no es un futuro soldadito, ¿quién es?

La infancia es una construcción propia. Por lo tanto, hablamos de infancias. Construcciones de un pequeño sujeto por la vía del Otro y de los otros.

Las infancias, la de cada unx, son una construcción dijimos. A base de elementos importantísimos. Amor, tiempos del jugar, miradas, gestos, acompañamiento, deseo, asignación de lugares, respeto. Es con estos pilares que un objeto a en el fantasma materno podrá volverse niño. Es decir, no se nace niño, se llega a serlo.

Dicho de otra forma, la infancia es (una) política. No sólo es un concepto teórico, sino que remite a una práctica porque fundamentalmente es un hacer, un construir. Los conceptos de Mujer y Género han presentado esa postura: son una construcción. Una construcción social.

Avancemos un poco más, si la infancia y el niño son una construcción, necesariamente hay otros que intervienen en ello. Porque con otros, siempre es con otros. De a poco entre varios. Y que una construcción acontezca necesita de un lugar donde advenir. No se puede construir sobre la nada. De ahí podemos entender que un niño acontece en un lugar subjetivo, donde al inicio hay nada, hay un agujero, hay goce. Habrá que hacerle un lugar a aquello que no lo tiene, pero empieza a hacerse presencia. Se construye sobre ese terreno fértil que es generado por el deseo (operaciones de los padres: anticipación y nominación). Se podrá ocupar un lugar a partir de la asunción de una falta, y ese es un movimiento de respeto y de amor. Pero de respeto y amor que no remitan al narcisismo, que no permitan un cierre, sino un puente, una invitación a hacerlo vía la castración. Porque la castración es la clave, habrá que bancarla, saber perder y saber qué hacer con esa pérdida. Una pérdida que promueve un movimiento, que es una operatoria necesaria.

Así, podemos darle un lugar a aquello que nace. A quien antes de ser ya está, ya es hablado (a veces gritado y golpeado). Entonces la infancia se construye jugando a favor del tiempo, a favor del tiempo subjetivo. Haciendo entrar y permanecer al niñx en una lógica que subjetiviza. Eso es respeto. Así, el tiempo del jugar, se compone de un momento fundante: hacer-un-lugar.  

Entonces, infancias somos todos, porque luchamos por ellxs, por defenderles lo más importante: la posibilidad de elegir… de elegir a qué jugar.

, , , , , , , , , , , , , , , ,

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

Artículos relacionados

SicologiaSinP.com - Sebastian Saravia

Licenciado en Psicología

Licenciado en Psicología por la Universidad de Morón (2015) Posgrado en Clínica psicoanalítica en Niñez y Adolescencia en Centro Dos (2016 - 2017) Docente en Universidad de Morón en la materia Psicología Institucional Ejerzo mi práctica como psicólogo en la Subsecretaría de Salud Mental y Adcciones de Merlo, en consultorio particular en Ramos Mejía y en Centros de terapias Integrante de grupos de estudio y supervisión Co-fundador de teRSerIdad (un espacio de encuentro psi) [...]

Comparte tu opinión

Déjanos saber lo que piensas sobre este artículo.