¿Por qué las religiones protestantes son tan atractivas para los psicóticos?

religiones-protestantes-son-atractivas-para-psicoticos

Psicoanálisis

Los despliegues evangelísticos de Bolsonaro, la derecha cada vez más aliada al poder. El protestantismo pareciera hoy, un gran conglomerado de gente violenta e intolerante. Además de que “el ser humano es así” y de las explicaciones sociológicas (Le tengo unas ganas a ese tema…ya voy a escribir sobre eso), ¿habrá algo que decir sobre las individualidades que han llevado al protestantismo a expresiones cuasinazis hoy en día?

Debo confesar que de no haberme criado en un ambiente protestante, quizás no habría estudiado psicología. Mi perfil en la primaria era más bien nerd de las ciencias exactas (iba a las olimpíadas matemáticas y todo). Sin embargo, a cualquier iglesia protestante a la que uno vaya, se da cuenta de que la locura abunda. También pasa en otras religiones. Pero pareciera que los locos aman el protestantismo, ¿por qué?

Me resultaba muy obvio, en mi adolescencia, pisando los 2000, que las fiebres “findelmundistas” y persecutorias de algunos adultos no tenían que ver con lo que Dios quería, sino con sus patologías mentales. Comentaba con mis amigos: “Esa persona no necesita una iglesia, necesita un psicólogo”. Había algo que me cuestionaba profundamente acerca de estas personas. Y fueron presentimientos, que luego cuando estudié psicología, fueron corroborados por diversos autores.

La adolescencia es un período muy doloroso, por ello mismo, es un período en el que uno suele obtener bastante claridad. Escuchemos a nuestros adolescentes…

A continuación enumeraré mis presentimientos, y luego les diré qué fue lo que aprendí en la carrera acerca de esa conclusión a la que yo había llegado.

1- Esta gente no tiene abuelos. Recuerdo haber ido un sábado a una iglesia en la que todo fue lógobre. Sólo se hablaba de los castigos de Dios, la importancia de portarse bien y las persecusiones. Luego de eso, fuimos a casa de mi Nona a una mega reunión con un montón de sus hermanos (eran 8) con todos sus hijos, nueras y yernos, y nietas y nietos. Más algún amigo “colado” de por ahí. El ambiente era tan distinto… En ese momento pensé “la gente legalista no sabe lo que es esto, no tiene idea de quién es. Por eso, son malos. Lo único que tienen es la iglesia. Yo puedo verlo porque tengo una familia grande en la que muy pocos son de mi religión. Jamás los amenazaría con el infierno ni les hablaría de la persecusión.” Y de hecho, ya mi afán investigativo y mi curiosidad científica iban asomando entonces me dediqué a “encuestarlos” cada vez que tenía oportunidad de hablar con ellos y deslizaba un “¿Vos tenés abuelos?” Y casi todos me decían que no, que habían muerto cuando eran ellos muy chicos y que no habían tenido contacto con ellos.

En mi carrera, en las materias sobre psicología evolutiva, aprendí que la cadena filiatoria es la que cumple la función paterna y que facilita la salida del niño hacia el mundo. Tanto la identidad, como la salida al mundo, son muy facilitadas por la “familia extendida”. Aquellos miembros por fuera de la familia nuclear (abuelos, tíos, primos) son determinantes en no quedar atrapado en la familia nuclear y sentir que los padres puedan hacer con uno cualquier cosa. Ese goce, al que Lacan llamó el “estrago materno”, es en muchos casos generador de psicosis. Cuanto más absolutos los padres de familia nuclear y menos injerencia tengan otros dentro de la familia, más patologías mentales tendrán los hijos. 

Luego, estudiando los posgrados en género, aprendí que la familia nuclear, hija de la propiedad privada iniciada en la modernidad y el capitalismo, es en sí un germen ligado a la violencia. Las sociedades más tribales tienen menos homicidios, menos feminicidios. Por tanto mis presentimientos no eran errados. Estas psicosis que aparecían como violentas y autoritarias, tenían familias nucleares muy solas. Que al sentirse desvalidas, enloquecían a estos hijos, que iban a parar luego a las iglesias protestantes.

2- A los locos nadie los banca. Cuando veía a esta gente, veía que muchas veces buscaba tener cargos en la iglesia desesperadamente, dado que no tenía reconocimientos fuera de ella. Es así como semianalfabetos se sentían en autoridad para hablarnos sobre nuestra sexualidad, nuestra vestimenta, hasta nuestros perfumes y lo que mirábamos en la televisión o no. “¿Y este qué se cree?” pensaba yo. 

Y algo de eso hay. Otto Kernberg, quien acuñó el término “border-line” descubrió que en las patologías más graves, exitía lo que luego otros psicoanalistas llamaron “la labilidad en el vínculo social de la psicosis ordinaria”. Dada la violencia, la intolerancia, su incapacidad para aceptar sus errores y sentir culpa, las personas psicóticas tienen vínculos muy débiles. Abandonan rápido las carreras. Los echan de distintos círculos. Pierden amigos con facilidad (sea porque los dejan o porque ellos dejan). Como son personas tan pobres en vínculos y se sienten tan poco importantes, los psicóticos siempre buscan sobresalir y las iglesias protestantes, como tienen bastante tolerancia hacia la agresividad (no así hacia la sexualidad desmedida), son el refugio para estas personas, hay quienes pueden ser muy agresivos siempre y pasan por ser religiosos celosos. Recuerdo el caso de un señor que ejercía violencia delante de todos en nuestra iglesia y pasaba al frente a predicar lo más campante. Su hija, una de las víctimas de su violencia, buscando algo de afecto afuera quedó embarazada con 17 años. A ella la sancionaron, y él era el pobre padre al que le había tocado en desgracia tener una hija rebelde. Hoy, recordando las cosas que esta persona decía y hacía, estoy segura de que era psicótico. Pero como siempre hablaba de las profecías, la persecusión y la venida de Jesús, era una “gran persona”.

¿A qué voy con este ejemplo? En cualquier otro círculo es una persona que hubiese sido rechazada y marginada. Pero como los protestantes somos tan buenos, todos pueden congregarse. Y como somos tan buenos, no importa quien predique, porque Dios al que llama capacita. Es así como muchas veces los psicóticos logran dentro de las iglesias protestantes un lugar que no tendrían en ningún otro lado.

Bueno… Como los espacios en internet son tiranos, y sé que a la gente le gusta leer textos cortos, dejaré acá. En la próxima seguiré hablando sobre este tema tan intrigante. Hablaremos sobre delirios, pensamiento mágico, persecusiones y reivindicaciones narcisísticas. Os espero…

, , , , , , , , , , , , , , , ,

11
Compártenos tu opinión

avatar
4 Comment threads
7 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
7 Comment authors
Ivka ItzakIvka ItzakArturoPlutarco Bonilla AcostaJose Ventura Recent comment authors
  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
Sergio
Guest
Sergio

El concepto “protestante” usado por el autor del artículo es incorrecto. Protestantes son en primer término luteranos, anglicanos y presbiterianos Además de algunas iglesias no conformistas como Bautista y metodistas. A quienes el autor llama en su artículo “protestantes” son evangélicos, quienes en mayor medida, mantienen conductas asociadas a las ” manifestaciones del Espíritu, opiniones irreflexibas sobre politica, basadas en la literalidad dispensacional y que aún sostienen formas Teocraticas de gobiernos, como ideales de Gobierno actual. Haría bien el autor del artículo en hacer la diferencia.

Victor Pedroza Cruz
Guest
Victor Pedroza Cruz

Bueno, tuviste tu epifanía psicológica y “la verdad” te fue revelada. Lo que es injusto que hagas es incluir en una misma bolsa a todos, porque se nota no tienes una idea clara de la fenomenología religiosa y de los movimientos cristianos no-católicos (si es que con eso te refieres a “protestante”). Hay que ampliar el horizonte porque ninguno de los creyentes que conozco tiene semejantes patologías, al contrario, todo indica que si las tuvo las ha resuelto. Pensé que tu artículo tendría que ver con el asunto del ascenso mundial de las derechas y ultraderechas. Bueno, aunque no lo… Read more »

Jose Ventura
Guest
Jose Ventura

Es un artículo con poca rigurosidad académica y científica… y me parece, no soy experto en teología, confunde conceptos…en psicología si puedo decir, es mi especialidad, muy débil y una visión pobre de la psiquiatría…

Ivka Itzak
Guest
Ivka Itzak

Yo que vos, no vuelvo a leer un sólo artículo de por aquí

Arturo
Guest
Arturo

Comparto los síntomas que mencionas, pero es arriesgado diagnosticar a los congregantes de esas iglesias como psicóticos. Hay de todo: neuróticos, psicóticos y perversos.

Ivka Itzak
Guest
Ivka Itzak

Por supuesto que sí hay de todo. Te invito a leer la segunda parte. Hay um adelanto en mi perfil. Ahí se amplía un poco esto que vos decís.

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

Artículos relacionados

SicologiaSinP.com - Ivka Itzak

Psicoanalista

Diplomada en Género y Teología. Columnista en "La Conversación en Curso". Columnista en "Reisyt". Desde su web difunde una mirada crítica hacia las religiones, la fe y la ideología occidental, apostando por la búsqueda de una fe orgánica y descolonizadora. [...]