Placer sí o placer no ¿es esa la cuestión?

placer-si-placer-no-esa-es-la-cuestion
Placer sí o placer no ¿es esa la cuestión?

Psicoanálisis, Religión

Ayer puse canal Encuentro mientras limpiaba el departamento, y por esas hermosas casualidades encontré a Dania Maffía (que es muy genial, síganla en Twitter) hablando acerca de espistemología feminista. Sé que es una decepción empezar hablando del placer con la palabra “epistemología” pero si son pacientes, prometo que se pone bueno.
Ella decía que así como el conocimiento es una construcción social, la ignorancia también es una construcción social. Luego, explicaba, tomando los autores clásicos de la filosofía desde Aristóteles hasta Locke, como el hombre blanco, la esfera de lo público (la productividad y el dinero) y la “razón” han sido las fuentes privilegiadas de las que suele provenir el conocimiento que concebimos como válido. Porque hay conocimientos que los occidentales concebimos como válidos y verdaderos y otros que no.
Entonces aquello que proviene de las mujeres, de los niños, de los negros, de los esclavos, es puesto en duda generalemente como no-válido. Se decía que los negros no tenían conocimientos válidos pues su pensamiento era supersticioso, que las mujeres eran emocionales, etcétera…
Y la verdad esta conferencia de Diana me gustó mucho pues hay un tema que me viene rondando la cabeza hace rato y es el tema de los sentimientos. Hace poco leí un libro acerca de la justificación por la fe, muy lindo pero planteaba esta postura, con la que yo no estoy tan de acuerdo de que los sentimientos no eran ningún parámetro para nada. Que eso de sentirse culpable no era muestra de que Dios estaba enojado con nosotros y que, básicamente, no había que hacerles caso. Si bien me adhiero a la idea de que si nosotros nos sentimos así o asá eso no significa necesariamente nada acerca de Dios y su buena predisposición hacia nosotros o no. Creo que es incorrecto, sin embargo (si no, peligroso), darle poco espacio a la vida emocional y al conocimiento que las emociones producen.
En los ámbitos en los que me tocó formarme, iglesia, escuela, casa, siempre hubo una peyorización hacia el mundo de las emociones. Siempre parecían algo descartable, de poca monta, cuando no, condenable.
Sin embargo, si vamos a las escrituras, no existe en la cosmovisión judía, ni siquiera en la cosmovisión cristiana de los primeros siglos, este desmedro hacia los sentimientos. Tenemos una colección de poesía de lo más visceral en los salmos, tenemos poesía erótica en Cantares, y tenemos relatos con tensiones, intrigas y pasiones por todos lados.
Es más, si vemos los relatos de la vida de Jesús, nos encontramos con un mensaje que pone mucho acento en las emociones: invita a no preocuparse ni angustiarse por el mañana, invita a ser infantiles (¿qué caracterísitica infantil es más llamativa que aquella ligada al mundo emocional?). Una y otra vez Jesús les dice a sus discípulos que no se angustien, ora porque estén llenos de alegría. Y…de amor.
De adolescente que vengo escuchando este discursito de “el amor no es un sentimiento, es un principio” “Amar es una decisión racional”. Y la verdad estoy en desacuerdo. Pretender que amar no tiene nada que ver con los sentimientos, es mentir. Porque los sentimientos de amor existen. En todo caso, podemos decir que “amar no es SOLO un sentimiento”. Creo que esto no es culpa de los teólogos, aunque si es su responsabilidad. Probablemente ellos han sido educados aprendiendo a solucionar los problemas de esta manera. No llevándole el apunte a aquello que les genera un conflicto.
Mi hipótesis es que este descuido general de la teología hacia el mundo emocional, tiene que ver con que ha sido manejada por los mismos que han manejado la filosofía y la ciencia: hombres blancos. adultos (cuando no, viejos).
A través de lo que vengo estudiando a lo largo de mi vida, creo que para Dios son muy importantes nuestros sentimientos. Que sentir encono hacia alguien, está mal. Que si te sientes mal con Dios, hay que trabajarlo y que los demás debieran sentirse bien, cerca de nosotros. El descuido de la teología hacia las emociones ha vuelto nuestro mensaje agrio y estéril. Y que, el amor no puede reducirse a las emociones.
Si vas a los escritos del antiguo testamento, todo lo que tenía que ver con la religión era celebrado a través de una fiesta. El Shabbat, era una fiesta. Las celebraciones religiosas, a excepción de algunas muy puntuales que incluían ayuno y duelo por los errores, eran festivas, alegres. Se celebraba la vida.
De hecho, a Jesús se lo acusa por vivir de fiesta en fiesta. Entonces, creo que decir que el mundo de las emociones no es importante, tiene que ver con el machismo en la teología. Porque el saber emocional, ha sido característico de las mujeres en la historia. ¿Por qué los discípulos intentaban alejar a las madres con los niños? Porque Jesús generaba un ambiente contenedor para las emociones. Los niños se le acercaban sin problemas, y las mujeres vieron en él un aliado.
De hecho, quien inventó el psicoanálisis no fue sólo Freud. Fueron las histéricas que prácticamente lo tuvieron que obligar a que las escuchara y dejara de intentar solamente sacarles los síntomas. Pero tuvo que ser un marginal. En esa época los judíos eran considerados parias y discriminados, por algo unas décadas después millones murieron en las tierras de Freud.
De todas las emociones, hay una que es el gran anatema de la teología. Me gustaría que lean lo que sigue con voz fantasmal: “Ellll placeeeerrrr” Buuuuhhhh, ese malo, pecaminoso y horroroso sentimiento. Fuente de todos los males (Ey…esperen…¡qué no dijo Santiago que era el amor al dinero ese? Creo que he estado pasando demasiado tiempo con teólogos)
No quiero escribir una nota larga, así que por ahora voy a dejar acá, sin embargo estoy terminando la segunda parte y la subo pronto, porque luego pierdo la inspiración y no escribo nada. Y es demasiado interesante para no seguirlo.
Los espero…

, , , , , , , , , , , ,

3
Compártenos tu opinión

avatar
2 Comment threads
1 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
3 Comment authors
aleIvka ItzakLeo Recent comment authors
  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
Leo
Guest
Leo

El amor no es sólo un principio, ni solo una emoción. Es lo que más rescato de este artículo. Es bueno saber que Jesús abordaba el mundo emocional en su discurso. Y es bueno saber que, al margen de como me sienta hoy, el amor del padre es el mismo. Espero la segunda parte

Ivka Itzak
Guest
Ivka Itzak

Gracias Leo, cariños!

ale
Guest
ale

me gusto mucho. y quiero leer ya la segunda parte. el placer cuando causaculpa como lidiar con eso.

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

Artículos relacionados