¿Son tus estereotipos la realidad?

Tus estereotipos y la realidad

Psicoanálisis, Religión

A menudo me encuentro con gente muy enojada con Dios, con la idea de Dios o con quienes creen en él. La razón: ¿Cómo puede ser que exista Dios si hay enfermedades? ¿Cómo podés creer en un Dios que mandaba a matar niños? ¿Cómo podés asistir a una iglesia con tanta gente ignorante y pretender ser inteligente al mismo tiempo?
No me detendré a contestar estas preguntas específicas por ahora. Sin embargo, me dí cuenta de que en los últimos años, Dios me puso en muchas situaciones en las cuales fui confrontada de la manera en la que algunos pretenden hacerlo con Dios o con la idea de Dios. En mí, en mi persona.
A los seres humanos nos tranquilizan las categorías. Las etiquetas “ateo”, “cristiano”, “judío”, “secular”, “intelectual”, “humanista”. Sentimos que de esta manera podemos manejarnos más fácil ante tanta información que parece colapsarnos todos los días. Por otro lado, hablar nos exige de alguna manera definir cosas. Y definir cosas siempre es traicionar un poco las realidades. Es sesgarlas. Las palabras nunca agotan la cosa de la que hablan.
Cuando se trata de seres humanos, esas etiquetas, pueden servir en ocasiones, pero desgraciadamente a menudo hacen daño.
Esto sé que suena algo complicado. Pero hace un tiempo me ocurrió algo curioso. Tengo un grupo de amigos que son casados en su mayoría, tienen una imagen de mí algo estereotipada, al parecer. Estando en una discusión intelectual muy acalorada con varios de ellos uno me espetó: -“¡Vos no debés saber hacer ni un huevo frito!”. Le respondí que una de mis recetas había sido premiada en un sitio web culinario. No me dijo nada.
La gente necesita ponernos en cajas. Y todos lo hacemos. Mi amigo no podía concebir que esa mina que discutía con él, a la que él en esos momentos estaba viendo como una “perra”, fuera capaz también de ser tierna y brindar alimentos. De brindar amor. Necesitaba ponerme en ese lugar para poder desplegar sus argumentos con toda furia.
Esta semana volvió a ocurrirme. La mayor parte de mis amigos cristianos rasgándose las vestiduras porque estoy a favor de la despenalización del aborto. A pocos les interesaron mis argumentos y por qué creo que eso es lo mejor. No, ya no era la amiga tierna. Ahora era una perra. Y estaba en la vereda del frente. Y debería darme vergüenza por ser creyente. Y de nuevo esa frase: “¿Cómo puede ser? Vos no deberías ser así”.
Me dolió, me duele mucho. Parece que la sociedad no puede aceptar de las mujeres otras cosas que ser una corderita amorosa que quiere abrazar a todos y nunca dice nada que moleste a nadie. Aunque en nuestras narices se maltrate, se mate. “Calladita te ves más bonita”.
El problema es que pretender esto de nosotras no solo limita lo que podemos hacer, sino que priva al otro de cosas que podría recibir de nosotros.
Freud escribió hace un tiempo por ejemplo, como algunos hombres inmaduros necesitan separar al objeto de su amor y al de su deseo. La chica santa y la callejera (aunque usa otra expresión). La madre y la amante. El amor vs la pasión. Las esposas deben ser madres angelicales y puras. Las amantes unas lobas salvajes.
Hace un tiempo tuve que escuchar a una amiga que se había casado hacía unos años, referirse a esta situación. No lograba que su esposo la viera como ella quería que la viera: una mujer apasionada. “Es muy duro ser la esposa”. Por un rato si quiera, ella hubiese querido ser la amante.
El punto es, que como tratamos a nuestro prójimo es un reflejo de cómo vemos a Dios. Necesitamos poner a Dios en una caja. ¿Por qué? Porque es preferible etiquetar a relacionarse. Porque relacionarse implica aceptar que hay cosas que nos gustan del otro, y cosas que no. Para no enfrentarnos con esa realidad, atacamos, dejamos de relacionarnos y nos perdemos de cosas maravillosas del otro.
¿Cuáles son tus estereotipos acerca de Dios? ¿Crees que debiera ser siempre tierno? ¿Crees que debiera ejercer siempre una justicia implacable?
Probablemente Dios sea alguien mucho más complejo e interesante que eso. Pero si no te relacionas, puede que te lo estés perdiendo.

, , , , ,

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

Artículos relacionados

SicologiaSinP.com - Ivka Itzak

Psicoanalista

Diplomada en Género y Teología. Columnista en "La Conversación en Curso". Columnista en "Reisyt". Desde su web difunde una mirada crítica hacia las religiones, la fe y la ideología occidental, apostando por la búsqueda de una fe orgánica y descolonizadora. [...]

Comparte tu opinión

Déjanos saber lo que piensas sobre este artículo.