Algunas cuestiones sobre amor y psicoanálisis

Dibujo de Manina Muraro | Amor y psicoanálisis

Psicoanálisis

¿De qué hablamos cuando hablamos de amor? ¿Por qué cantamos canciones de amor, si suenan mal y nunca tienen razón?

Sin duda a todos nos causa de alguna forma el tema. El amor es fuente de vida, motor de grandes alegrías, pero también causa de terrible sufrimiento en la vida…

Iré transmitiendo el planteo de Freud y Lacan sobre el amor, tratando de explicar aquellos conceptos que son más herméticos para quienes no conocen de Psicoanálisis. Lacan plantea un nuevo enfoque del amor. No hay relación sexual y el amor puede ser una buena suplencia a ello. Explico, Lacan habla difícil… Que no haya relación sexual no quiere decir que no pueda haber encuentros memorables, sino que no hay proporción en ellos. Quiere decir que el amor es un engaño, un velo a la castración (a la incompletud estructural, ponele). No existe la media naranja que nos completa. Esa canción: el amor, en un punto no tiene razón, pero paradójicamente, aunque se entone sobre algo del orden del engaño, no deja de ser verdadera. Tal vez, por eso la sigamos cantando, aún….

El amor pide sin cesar, es siempre una demanda y es en su origen una sujeción al Otro. El Otro es el Otro primordial, es decir los padres pero principalmente la madre. El deseo es el deseo del Otro y es por esa sujeción originaria que uno siempre está en déficit frente a aquello que lo causa. Todo encuentro es siempre un re-encuentro. En la elección del objeto de amor hay determinación, aunque el sujeto mismo la desconozca, e interviene el azar. El desencuentro es originario porque el objeto está perdido. La estructura está castrada. Todo encuentro anidará en su corazón algo de lo imposible. La maldición del sexo es que no hay relación sexual. Los cuerpos copulan con el fantasma. Es mediante el fantasma que el hombre consigue el goce sexual. Es decir eso común a lo que ha quedado fijado en su temprana infancia y que repite en su condición de objeto erótico. Dice Lacan en este seminario que de la pareja, el amor solo puede realizar, y esto lo dice con cierta poesía, una valentía frente a este destino fatal. Hacer de lo contingente algo necesario. (El amor es contingente, pero el neurótico con su demanda de amor, lo pretende necesario).

Hay que ser valientes para, a sabiendas que tarde o temprano la ilusión de completud cae, ponerse a querer alguien, aceptando y reconociendo las fallas propias y asumiendo que ese otro no completa nuestros agujeros.

Dibujo de Manina Muraro | Amor y psicoanálisis

Más adelante, Lacan dirá que el partenaire puede funcionar como sinthome. Es decir, como una forma de arréglarselas, de sostenerse en la vida, como algo que anuda y que hace que uno no ande todo desatado por el mundo Hay algo del amor que estabiliza…

De hecho, muchas veces, empieza a funcionar como síntoma, o nos apreta, o está muy flojo y somos consultados cuando algo de este “arreglo” con “lo que no hay”, deja de funcionar como tal… y entonces la persona se siente desestabilizada. Algo le hace ruido, suena mal… ¿Cómo pensar el vínculo amoroso y/o social de seres que gozan para sí mismos? Lacan dirá que amar es dar lo que no se tiene…( No está probado que la segunda parte de la frase: … “a quie no sé es”, fuera dicha por Lacan). Parece que éste es un agregado del Psicanálisis rioplatense. Vuelvo. Esto es dar la falta para lo cual hay que asumir la castración. Asumir la castración, feminiza. El amor es puto, escuché decir medio en broma. Es puto porque además puede hacernos sufrir. Amar será entonces una decisión ética que supone un saber sobre la castración y que ese amor vaya más allá del en amor a miento, es decir, más allá de las trampas del narcisismo y la lógica fálica. En el amor se trata del encuentro de dos soledades que provienen de la no proporción. El goce por estructura nos separa. El amor es índice de un reconocimiento entre dos que pueden estar separados juntos, aún.

Del amor como enamoramiento dirá Freud en Psicología de las masas que la persona amada ocupará el mismo lugar que el líder de la masa o el hipnotizador: el lugar del Ideal del yo del sujeto, estando este en posición de Yo ideal respecto del objeto. Por eso en el enamoramiento siempre se trata de una idealización, y nunca se está más a merced del otro que cuando se está enamorado. En el intento de hacer de dos uno, siempre alguno termina mal. El enamoramiento cae en algún momento y el amor es una ficción que no deja de ser verdadera mientras persiste el deseo de seguir construyendo esa historia juntos y los proyectos. Amar no es solo mirarse mutuamente sino mirar en la misma dirección. Que además perdure en el tiempo con la solidez que pretende el para siempre, no se condice con la vida líquida actual. Porque para sostenerse requiere un esfuerzo conjunto, la plasticidad de negociar y renegociar pactos (los hay conscientes e inconscientes que pueden aparecer y ser trabajados en una terapia de pareja), y no una mirada individualista.

Dibujo de Vanina Muraro | Amor y psicoanálisis

Por otra parte, y dejando de lado esa mirada nostálgica de pensar que todo tiempo pasado fue mejor, por suerte el para siempre es un ideal, y quien ha atravesando algún recorrido de análisis está advertido que de los ideales hay que trascender, no sin haberse servido de ellos. Digo, el amor NO ES incondicional, porque de serlo sería patológico. Requiere un trabajo mutuo que supone que uno vuelve a elegir al otro a pesar de que no nos completa…. Nadie dijo que esto es fácil, pero sí que vale la pena…. Y también la alegría!

Fotos de portada e interiores: Dibujos de la psicoanalista y artista plástica, Vanina Muraro

, , , ,

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

Artículos relacionados

SicologiaSinP.com - Laura Julia Lotersztein

Licenciada en Psicología de la UBA

Cursando Maestría en Psicoanálisis (UBA). Postgrado en Psicoanálisis, entre otros. Prestadora de Osde y atiende en forma particular. 20 años de experiencia clínica. [...]

Comparte tu opinión