El momento de los conceptos fundamentales del psicoanálisis

Conceptos-fundamentales del psicoanalisis

Psicoanálisis

Se convoca al retorno a Lacan, con igual entusiasmo también se invoca al ultimísimo Lacan. En Montevideo, recientemente, nos invitaron a reflexionar sobre Los Fundamentos del Psicoanálisis, invitación que explícitamente evocó el seminario de Lacan: Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis.

Inconsciente, Repetición, Pulsión y Transferencia

¿Quién podría negarles función de pilares del edificio completo de la práctica y la teoría del psicoanálisis?

Por suerte cuento con la vieja edición no oficial, de 1986, cuya tapa ilustra esta nota y tiene el prólogo de Oscar Masotta. El prólogo introduce el seminario afirmando el carácter de exordio que Lacan dio a su título y contenido. Exordio es en retórica el preludio, la introducción que permite al expositor justificar el enfoque que va a desarrollar y captar así la atención del auditorio.

El seminario fue dictado en 1964 y publicado por primera vez, con el cuidado de edición por parte de J. A. Miller, en 1973. Fue el primer seminario publicado, y así lo quiso su autor, pero ya llevaba más de una década dictando su seminario oral. Unos años antes de su publicación, pero en fecha posterior a su dictado, el psicoanalista francés publicó sus Écrits, por Éditions du Seuil, en 1966.

Como “preludio”, exordio, entonces llegaba un poco tarde.

Cuando en 1957 en el volumen 3 de La Psychoanalyse, Lacan publicó La instancia de la letra en el inconsciente o la razón desde Freud, firma y fecha con un enigmático “t.t.y.e.m.u.p.t. 14/26 de mayo de 1957”. Incluido en el primer tomo de los Escritos (en principio el único  de la edición en español hasta la versión ampliada de 1984 que desde entonces conocemos), una nota aclaratoria a pie de página devela el significado de esa firma. Según su traductor Tomás Segovia, en una carta de Lacan que en 1970 le dirigiera el autor de los Escritos a Segovia, Lacan le dice:

“nadie pudo pescar ahí la menor idea; pero a usted (T. Segovia) que pone un cuidado tan maravilloso a mi servicio, le confesaré lo que no he confiado a nadie, se trata de las iniciales de la frase que podría decirme a mí mismo en esa fecha desde hacía mucho tiempo y con la cual oculto mi amargura = Tú te has puesto un poco tarde” (en francés las letras del original)

En mayo de 1957 Lacan tenía 56 años y se reprocha con amargura, según esa carta, haberse demorado en su obra.

En la obertura a la recopilación de textos que constituyen los Escritos, su autor comienza con la frase El estilo es el hombre; frase del Conde de Buffon. Efectivamente, según Buffon el estilo es el hombre, el estilo es lo que nos hace ser lo que somos, es el retrato de verdad que nos refleja. J. Lacan toma esta frase para introducir sus escritos, pero agrega: el hombre al que nos dirigimos… ya que nuestro mensaje nos viene del Otro en forma invertida.

“Pero si el hombre se redujera a no ser más que el lugar de retorno de nuestro discurso, ¿no nos regresaría la pregunta de para qué dirigírselo entonces? Tal es la pregunta que plantea ese nuevo lector de la que nos hace argumento para reunir estos escritos” (el subrayado es mío)

Ese nuevo lector, somos todos los lectores de Lacan. El pasaje de la transmisión basada en la oralidad del seminario, a la publicación de los Escritos, y luego de algunos seminarios elegidos por su autor para ser publicados. Movimiento del cual el maestro francés se reprochó amargamente, según esa carta a Segovia, haberse demorado.

Entre el artículo publicado en 1957 y la fecha de publicación del seminario 11, o antes que este, de los Escritos, sucedieron separaciones, agrupamientos y hasta una excomunión (en términos de Lacan). Los cuatro conceptos… comienza con una clase llamada Excomunión; en la cual Lacan anuncia que va a hablar de los fundamentos del psicoanálisis, y no de los nombres del padre como había previsto el año anterior. Está en la Escuela de Altos Estudios de la Escuela Normal Superior, en condición de refugiado según dice él mismo. Dejó el hospital, abriendo “una nueva etapa” (15/1/64) Un nuevo público, menos médico, más académico. Y compara su condición con la de Spinoza, por la excomunión de la IPA (por la prohibición a enseñar y supervisar) Pero su postura se mantiene alrededor de la misma pregunta: ¿Qué es el psicoanálisis, y cuales son sus fundamentos? 

Dos años después del dictado de este seminario, aun antes de publicarlo, se publican en 1966 sus Escritos. En esos años “nace” el lacanismo, y las instituciones lacanianas, las por él fundadas, disueltas, nuevamente fundadas, y sus retoños.

Como dije, el primer tema elegido para su seminario de ese año, Los nombres del padre (nunca retomado), cambia a Los cuatro conceptos fundamentales. Cambia el título, el auditorio, el ámbito, el público…. pero no el estilo.

Y Lacan funda los fundamentos en cuatro conceptos de la tradición freudiana, ¿porque estos cuatro y no otros? Podría haber elegido síntoma, represión, vida sexual infantil, los sueños, o… Incluso el que siempre consideró su único invento propio: el objeto pequeño a… Pero no, son estos cuatro.

Quizá para matizar, su siguiente seminario fueron los problemas cruciales para el psicoanálisis, otra forma de nombrar los fundamentos, pero esa es ya otra cuestión. 

De hecho, luego de exponer su excomunión, la siguiente clase del seminario es El inconsciente freudiano y el nuestro. Podemos interrogar si este título de este capítulo (el mismo Lacan tituló las clases de este seminario) indica al mismo tiempo una continuidad y una diferencia. El maestro, que ya había fundado su escuela, prolonga su enseñanza en la vertiente escrita, que había demorado, tarea en la se había puesto “un poco tarde”. Lector de Freud, funda la transmisión de su enseñanza (su primer seminario publicado) en el trabajo de conceptos del padre del psicoanálisis. Habiendo dejado de lado los nombres del padre, trabaja los conceptos freudianos produciendo los lacanianos. 

Es en esos años cuando su enseñanza se “establece”, como se establece un texto, y va más allá de un auditorio. Como regreso en forma invertida, busca establecer la lectura de los fundamentos, para iniciar una nueva lectura. La propia, momento de concluir en un nombre. 

Desde entonces, él será freudiano, pero sus lectores, lacanianos.

, , , , , ,

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

Artículos relacionados

SicologiaSinP.com - Juan Carlos Mosca

Licenciado en Psicología, Universidad de Buenos Aires

Psicoanalista. Posee una vasta trayectoria docente universitaria. Autor de alrededor de 80 publicaciones en libros, diarios y revistas en papel y digitales en internet. Panelista, conferencista y coordinador de mesas Redondas. Miembro participante de la Biblioteca Sigmund Freud, de Porto Alegre (institución convocante de los Encuentros Lacanoamericanos de Psicoanálisis) [...]

Comparte tu opinión

Déjanos saber lo que piensas sobre este artículo.