De amor y soledad en los tiempos que corren

Frase Jaques Lacan | El amor y la soledad en los tiempos que corren

Psicoanálisis

En trabajos anteriores (dos), me pregunté primero por el amor y la época, si es que el amor está en decadencia, a lo cual respondo que no, y que el amor aún resiste e insiste a la ferocidad de la misma. Luego definí amor para el psicoanálisis y ahora me propongo plantear que tiene el psicoanálisis para aportar al amor y sus vicisitudes.

Aunque a veces no sea un motivo explícito de consulta, la soledad del sujeto contemporáneo se hace escuchar desde el primer momento de la misma.

Hay una soledad propia de la neurosis misma, en el obsesivo el pensar rumiante, la sustracción histérica, la evitación fóbica, es la soledad que no cesa de escribir el síntoma. Pero también hay un plus de soledad, producto del malestar en la cultura actual. Lo escucho todo el tiempo en mi clínica… La gente sola, ante la ruptura de antiguas modalidades de lazo social, cada vez más recluída. Encerrada en los barrios privados, trabajando con el sistema home office desde sus hogares, aislada, recurre muchas veces a las redes para socializar. Me resisto al discurso reiterativo y simplista de que todo tiempo pasado fue mejor. En todo caso la tecnología y las redes son herramientas que pueden ser bien o mal usadas pero que pueden servir como puentes para posibles encuentros en la realidad. Pero… ¿Qué respuestas tenemos los analistas para la soledad de nuestro tiempo y las nuevas modalidades? Sostengo que el psicoanálisis tiene para decir y hacer con esto. En principio alojando este padecimiento en el dispositivo analítico.

En la experiencia analítica, el amor tiene el nombre de la transferencia, y es un concepto fundamental del psicoanálisis.

El análisis es una experiencia en soledad con otro – no un semejante -, que le permite al sujeto, una invención de su soledad, y a la vez una salida de la soledad, en tanto lo confronta con lo Otro, lo ajeno, lo hétero, lo femenino. El discurso capitalista deja al sujeto en la soledad del goce autoerótico, al no producir lazo social, sino poniendo al sujeto en relación con los objetos de la tecnociencia.

Paradójicamente, el mercado parece ofrecer rápidas soluciones pret-a –porter para combatirla, las que muchas veces dejan al sujeto en una soledad sin recursos, en la precariedad de las relaciones, en la soledad que se acompaña mediante el consumo.

Propongo que el psicoanálisis puede conducir al sujeto a renunciar a aquella soledad que no tiene otro horizonte neurótico que el autoerotismo de la pulsión para poder estar a solas. El psicoanálisis apuesta al amor, al contrario del capitalismo, que lo rechaza. Sin embargo, hay diferentes tipos de amor. Y, efectivamente, hay amores que están del lado del estrago, que dejan al sujeto que lo padece en el lugar de la víctima. Pero el psicoanálisis apuesta no sólo al amor sino a un amor más digno. Un amor al que no se llega a menos que uno haya encontrado una manera propia de arreglárselas con aquello de lo que sufre. De alguna manera, podría decirse que para llegar a ese amor es necesario haberse reconciliado con esta soledad que nos habita…

Dibujo de Vanina Muraro | Amor y soledad en los tiempos que corren

Por último, creo que todos recordarán aquella frase de Lacan de “Función y campo de la palabra en Psicoanálisis”, que al menos a mi, aún me convoca … “Mejor pues que renuncie quién no pueda unir su horizonte a la subjetividad de la época”, me propongo repensar nuestra clínica frente a estas nuevas modalidades de conexión, que no siempre hacen lazo pero tampoco anulan ni la subjetividad ni el amor, que aún resisten e insisten a la ferocidad de la época…. El psicoanálisis es una cura por el amor basada en la premisa de que el deseo de saber es el amor deseante y el deseo de no saber es de la pasión de la ignorancia. El psicoanálisis no anula la imposibilidad del amor, no cancela el desamparo, pero apuesta a un desamparo sin desasosiego.

Curarse del destino es la condición necesaria para que el sujeto pueda inventar un nuevo lazo amoroso, sea con el mismo o con otro partenaire. La cura por el amor, dice Freud, pone a disposición del sujeto su capacidad de trabajar y amar.

Dibujo de Vanina Muraro | Amor y soledad en los tiempos que corren

Fotos interiores: Dibujos de la psicoanalista y artista plástica, Vanina Muraro

De la misma serie:

El amor en los tiempos que corren

Algunas cuestiones sobre amor y psicoanálisis

, , , , , ,

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

Artículos relacionados

SicologiaSinP.com - Laura Julia Lotersztein

Licenciada en Psicología de la UBA

Cursando Maestría en Psicoanálisis (UBA). Postgrado en Psicoanálisis, entre otros. Prestadora de Osde y atiende en forma particular. 20 años de experiencia clínica. [...]

Comparte tu opinión

Déjanos saber lo que piensas sobre este artículo.