Dr. Juan A. Portuondo, Rorcharchista, Psicoanalista y Cubano

juan-antonio-portuondo-espinosa.

Nombres de la Psicología

El cubano ama […] a los que pasean

por el mundo la gloria de su patria.

José Martí.

Psicoanalista y rorscharchista de sobrado y ganado prestigio en Iberoamérica, hace más de una década que desde la ciudad de Barcelona dejó de estar presente físicamente, más su legado perdura hoy día con mayor pujanza. El Dr. Juan A. Portuondo (1927-2005), fungió como profesor de Psicodiagnóstico de Rorschach en la Escuela de Psicología de la Universidad Masónica José Martí desde que abrió sus puertas en 1956, hasta que desapareció del sistema educacional cubano a raíz de la Ley de Nacionalización de la Enseñanza, promulgada en 1961 por el Gobierno Revolucionario.

A partir de Enero de 1959, el Dr. Portuondo se unió al grupo de psicólogos que comenzaron a prestar sus servicios profesionales en el Hospital Psiquiátrico de La Habana, en esa institución fue Jefe del Servicio de Psicología hasta 1970. En ese periodo de tiempo se dedicó, entre muchas otras funciones, a aplicar el Psicodiagnóstico de Rorschach a una cantidad considerable de pacientes del centro; valiosa información que empleó como materia prima para escribir no sólo los artículos publicados en la Revista del Hospital Psiquiátrico de La Habana (1959-2000), sino también los más de veinte libros editados en España, los cuales recogen su vasta experiencia clínico-docente con ese método de investigación de la personalidad.

Cuatro años antes de mi llegada al Hospital Psiquiátrico de La Habana, el Doctor ya residía en Barcelona, lo que para mi pesar me impidió conocerle personalmente. En la ciudad Condal fundó y dirigió, poco tiempo después de su arribo, el Centro Internacional de Psicología y Psicoanálisis, donde se dedicó a trabajar, enseñar y escribir sobre Rorschach y Psicoanálisis clásico, directo, actual, individual y de grupo.

A pesar de su no presencia física en la Isla, la memoria histórica de los psicólogos, psiquiatras y demás profesionales del Hospital Psiquiátrico quedaban las ardientes  polémicas que el ex profesor de la Universidad Masónica y apasionado defensor del psicoanálisis ortodoxo estableció con los psiquiatras soviéticos D. N. Isaiev e I. T. Victorov, quienes, a principios de la década de 1960, impartieron un ciclo de conferencias sobre psiquiatría con enfoque marxista; discusiones que el Dr. Edmundo A. Gutiérrez Agramonte, editor de la Revista del Hospital Psiquiátrico de La Habana, publicó íntegramente en las páginas de ese medio de prensa.

Luego de más de 20 años sin establecer contacto con el Dr. Portuondo, una feliz circunstancia me vinculó a esa figura emblemática del universo rorscharchiano contemporáneo: en el XX Congreso de la Asociación Psiquiátrica de América Latina (APAL), celebrado en el contexto de la II Conferencia Internacional del Hospital Psiquiátrico de La Habana (PSICOHABANA’98), dos jóvenes psicólogos mexicanos presentaron una ponencia sobre Rorschach, en la que mencionaron al Dr. Portuondo como un rorscharchista de nacionalidad hispana.

Una vez que los colegas aztecas terminaron de exponer su trabajo, pedí la palabra para aclararles que el Dr. Portuondo, si bien vivía en España desde la década de los 70, para gloria nuestra, es cubano de nacimiento y por vocación, porque no solo nació en la patria de Varela, Martí y Varona, padres fundadores de la ciencia psicológica caribeña, sino también la enalteció con sus indiscutidos aportes al desarrollo del Rorschach y el Psicoanálisis.

Esa anécdota se la relaté al Dr. Portuondo en una carta que le envié con la M.Sc. Rosa López Fernández, quien visitó el Centro Internacional de Psicología y Psicoanálisis, donde participó en una discusión diagnóstica rorscharchiana, especialmente invitada por su Director, quien, muy emocionado, me contestó:

«[…]

Mi querido […] hermano cubano:

No sé qué decirte. Al recibir tu carta de hermano, se me escaparon lágrimas de amor y de recuerdos. Claro que soy 100% Cubano. Si no fuera así: ¿Quién c… sería yo? Tú tienes la suerte de vivir en nuestra Cuba. Yo sueño con ella […], pero siempre Cubano. Un abrazo requetefuerte a mi querido y siempre respetado […], Comandante, Dr. Eduardo Bernabé Ordaz, y otro para ti. Tu hermano,

Dr. Juan A. Portuondo»

(Carta al autor de esta crónica, fechada en Barcelona, 17 de noviembre de 1998).

Una vez finalizada la lectura de esa breve, pero elocuente misiva, mi memoria evocó una frase antológica de Tomás de Aquino:

«es verdadero signo de amistad que el amigo revele a su amigo los secretos de su alma, porque, como los amigos tienen un solo corazón y una sola alma, no parece que un amigo ponga fuera de su corazón lo que revela al amigo» 

La Dra. María de los Ángeles Soler, viuda del Dr. Portuondo, me notificó por correo electrónico la triste noticia relacionada con el deceso del eminente rorscharchista y psicoanalista hispano-cubano, como consecuencia de una súbita enfermedad que tronchó la vida de quien legara a las nuevas y futuras generaciones de psicólogos iberoamericanos una sólida obra en los campos del Rorschach y el Psicoanálisis; disciplinas científico-humanistas a las que el Dr. Juan A. Portuondo se entregó en cuerpo, mente y alma…  

, , ,

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

SicologiaSinP.com - Jesús Dueñas

Doctor en Pedagogía

Maestro Normalista y Doctor en Pedagogía. Profesor de Metodología de la Investigación. Dedicado a la docencia médica de pre y posgrado, así como a la enseñanza del Psicodiagnóstico Rorschach y a la investigación clínica con apoyo en los hallazgos de ese método de investigación de la personalidad, científica y artísticamente diseñado por el genial psiquiatra suizo Hermann Rorschach. Es Socio Honorario de la Scuola Romana Rorschach y miembro fundador de la Sociedad Cubana de Rorschach, miembro de la Asociación Internacional de Psicogeriatría, con sede en Illionis, Estados Unidos, miembro ttitular de la Sociedad Cubana de Psicología de la Salud y numerario de la Sociedad Cubana de Psicología y de la Asociación de Pedagogos de Cuba. Dedicado a la crítica artístico-literaria y el periodismo cultural en varios medios nacionales de prensa. Es miembro del Consejo Internacional de la Danza (CID-UNESCO), de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) y de la Comisión de Prensa de la Asociación Cubana de Naciones Unidas. Autor de los libros "La danza vista por un psicólogo" y "La danza vista por un crítico teatral". [...]

Artículos relacionados

Comparte tu opinión

No hay comentarios aún. Embúllate, sé el primero en iniciar el debate.

Déjanos saber lo que piensas sobre este artículo.