Dr. Eduardo Bernabé Ordaz: artífice en la salud mental en Cuba

eduardo-benabe-ordaz-2

Nombres de la Psicología

Los grandes hombres cultivan la grandeza que

hallan en sí y la emplean en beneficio ajeno.

José Martí

 

En aras de ser conscientes de las valiosas contribuciones del Dr. Eduardo Bernabé Ordaz al desarrollo y evolución de la psicología en Cuba, se hace necesario analizar la evolución histórica de dicha disciplina científica en la Isla. Tal como expresara el filósofo francés Augusto Comte (1798-1857): la historia de una ciencia, es la ciencia misma.

El 9 de enero de 1959 fue el día en que el comandante-médico del Ejército Rebelde asumió la dirección del antiguo Hospital de Dementes de Cuba, calificado por el ex presidente Fidel Castro como «Infierno de Dante». A partir de ese momento las condiciones materiales y espirituales de vida de los pacientes recluidos en aquel almacén de enfermos mentales comenzó a mejorar, les garantizó atención médica calificada, incluida la psicológica, y ante todo, respetó su inviolable dignidad humana al tratarlos como personas.

En pesquisas realizadas acerca de la historia del Hospital Psiquiátrico de La Habana, he tenido acceso a fuentes documentales y orales que hacen referencia a la época republicana, pero —hasta donde yo conozco— en ninguna de ellas se hace la más mínima alusión a los psicólogos como integrantes del cuerpo facultativo de aquel mal llamado hospital de dementes.

Hubo que esperar hasta el triunfo de la revolución para que el Dr. Bernabé Ordaz creara el servicio de Psicología, a cargo del mismo nombró Dr. Juan Antonio Portuondo, profesor de Psicodiagnóstico Rorschach en la Universidad Masónica José Martí, nacionalizada en 1961 por Ley del Gobierno Revolucionario, y contrató a un pequeño grupo de profesionales de la martiana ciencia del espíritu para que evaluaran a los pacientes desde el punto de vista psicológico y al mismo tiempo les ofrecieran atención especializada.

En 1970 nuestro director fundador designó como nueva jefa del Departamento de Psicología a la Dra. Noemí Pérez Valdés, profesora de la Facultad de Medicina de la Universidad de La Habana, quien —con el apoyo incondicional del Dr. Ordaz— le dio un gran impulso al desarrollo de la ciencia que estudia las leyes, categorías y principios sobre los cuales se estructura la vida psíquica y espiritual del ser humano.

Con el objetivo de desarrollar al personal del hospital, el director, también Héroe del Trabajo de la República de Cuba, organizó el primer curso para Técnicos Medios en Psicometría que se impartió en el país a principios de los años 70. Posteriormente tuvo la genial idea de incitar a los graduados de ese curso para que matricularan la carrera de Psicología en la Universidad de La Habana y de ese modo continuaran creciendo profesionalmente y abriendo su horizonte científico y cultural.

En 1972, promovió la I Jornada Interna de Psicología, que a la postre se convirtió en congreso nacional de la especialidad. Gestionó por al año 1975 la I Jornada Nacional de Psicometría, a la que asistieron profesionales y técnicos de la Psicología de todo el país y en 1989, es el principal artífice de la II Jornada Interna de esa especialidad, a la que asistieron psicólogos y psicometristas de La Habana.

Otra de las razones por las que el Dr. Ordaz se encuentra entre los principales exponentes propulsores de la psicología cubana se basa en su visión de futuro. El también galardonado como Profesor Emérito de la Universidad Médica de La Habana, se encargó de que las memorias de todos los eventos científicos que organizó fueran impresas en forma de libros. De igual forma abogó por la traducción y difusión de las obras fundamentales de los más ilustres representantes de la Psicología Soviética.

El Boletín de Psicología vio la luz en 1978, una vez más gracias a sus esfuerzos. El mismo se convirtió dos decenios más tarde en Revista de Psicología de la Salud, todo con el objetivo primero que profesionales de la ciencia del espíritu contaran con un órgano de prensa propio, donde tuvieran la oportunidad de reflejar su quehacer teórico-práctico en los terrenos de la asistencia, la docencia y la investigación científica.

En 1988, el Hospital Psiquiátrico de La Habana, con el auspicio del Centro de Pruebas Psicodiagnósticas y Didácticas de Bratislava (hoy República Checa), creó el Centro Nacional de Pruebas Psicodiagnósticas, cuya sede funcionara en esa institución hasta principios de la década de los noventa del pasado siglo XX, en que desaparece como consecuencia de la desintegración del bloque socialista este-europeo y la desaparición de la Unión Soviética.

El Centro Provincial de Psicodiagnóstico de Rorschach surgió en 1997 y radicó en el Departamento de Tratamientos Especializados (DTE), allí se aplicó y enseñó el método de investigación de la personalidad más completo y complejo que existe, hasta hoy, en el campo de las neurociencias.

Una vez más nos ilumina con su visión de futuro y bajo su mirada el expresidente de la Asociación Psiquiátrica de América Latina, le da riendas sueltas al Psicoballet, proyecto artístico-terapéutico valorado por el mandatario cubano como genuino aporte al desarrollo de la psicología y la cultura caribeñas.

Entre otras cosas, habría que destacar el hecho indiscutido de que el Dr. Bernabé Ordaz apoyó históricamente no sólo a los psicólogos que laboraban en el Hospital Psiquiátrico de La Habana, sino también a todos los psicólogos cubanos y defendió con ardor tanto su perfil ocupacional como su identidad profesional e inalienables derechos como egresados universitarios que viven, aman crean y sueñan en nuestra sociedad, todavía imperfecta pero perfectible.

Para saldar, sólo en parte, esa deuda de gratitud que los psicólogos cubanos tenían con el Dr. Eduardo Bernabé Ordaz, en el mes de marzo de 1977 la Junta de Gobierno de la Sociedad Cubana de Psicología de la Salud decidió otorgarle la categoría de Miembro de Honor, por su valiosa contribución al desarrollo de la ciencia psicológica caribeña, y en el contexto del evento PSICOSALUD’2004, se le rindió sentido homenaje, al igual que humildemente hago hoy a través de esta crónica, a quien puso lo mejor y más noble del intelecto y el espíritu humanos al servicio de quienes padecen alguna enfermedad mental de larga evolución.

, , ,

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

Artículos relacionados

SicologiaSinP.com - Jesús Dueñas

Doctor en Pedagogía

Maestro Normalista y Doctor en Pedagogía. Profesor de Metodología de la Investigación. Dedicado a la docencia médica de pre y posgrado, así como a la enseñanza del Psicodiagnóstico Rorschach y a la investigación clínica con apoyo en los hallazgos de ese método de investigación de la personalidad, científica y artísticamente diseñado por el genial psiquiatra suizo Hermann Rorschach. Es Socio Honorario de la Scuola Romana Rorschach y miembro fundador de la Sociedad Cubana de Rorschach, miembro de la Asociación Internacional de Psicogeriatría, con sede en Illionis, Estados Unidos, miembro ttitular de la Sociedad Cubana de Psicología de la Salud y numerario de la Sociedad Cubana de Psicología y de la Asociación de Pedagogos de Cuba. Dedicado a la crítica artístico-literaria y el periodismo cultural en varios medios nacionales de prensa. Es miembro del Consejo Internacional de la Danza (CID-UNESCO), de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) y de la Comisión de Prensa de la Asociación Cubana de Naciones Unidas. Autor de los libros "La danza vista por un psicólogo" y "La danza vista por un crítico teatral". [...]

Comparte tu opinión

Déjanos saber lo que piensas sobre este artículo.