Dr. Armando Alonso Álvarez: rorscharchista hasta el último aliento

test-rorschach2

Nombres de la Psicología

 Un adecuado diagnóstico de la personalidad [muestra] el camino para ofrecer la mejor alternativa de ayuda.

Armando Alonso

El Dr. en Ciencias Psicológicas Armando Alonso Álvarez (1946-2015), profesor auxiliar de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana, partió al espacio infinito para encontrarse con el Espíritu Universal; leitmotiv en la obra poético-literaria y periodística del Apóstol, referente ético que orientara sus pasos en el ejercicio de la docencia superior pre y posgraduada, sobre todo en la enseñanza del Psicodiagnóstico Rorschach, el cual fuera excluido del diseño curricular de la carrera de Psicología en los años 70 de la pasada centuria y resucitado por el también presidente de honor de la Sociedad Cubana de Rorschach, en la década de los 90 del siglo pasado.

Si bien la primera profesora de Rorschach en la capitalina Alma Mater, después del triunfo revolucionario de enero de 1959, fue la Dra. Noemí Pérez Valdés (1926-2008), profesora fundadora de la Escuela (hoy Facultad) de Psicología, el Dr. Alonso Álvarez siguió los pasos de su venerada maestra y por ende, retomó la enseñanza de ese método de investigación de la personalidad, científica y artísticamente diseñado por el genial psiquiatra suizo Hermann Rorschach (1884-1922) para que tan valioso instrumento no quedara sepultado en las oscuras sombras del olvido.

Al Dr. Alonso Álvarez me unían sólidos vínculos profesionales y afectivo-espirituales, ya que compartimos responsabilidades académicas en el Módulo Rorschach y Técnicas proyectivas, que impartía en la maestría en Psicología Clínica, en la Facultad de Psicología; actividades docente-educativas posgraduadas a las que tenía la inconmensurable gentileza de invitarme para presentar los hallazgos de la investigación Psicodiagnóstico de Rorschach, signos orgánicos y EEG digital, que llevábamos a cabo el Dr. Ariel Faure Vidal (neurofisiólogo) y el autor de esta crónica como rorscharchista. Coincidimos —en reiteradas ocasiones— en eventos científicos sobre Rorschach auspiciados por la habanera Facultad de Psicología, así como por las sociedades cubanas de Psicología y Psicología de la Salud, cuya membresía integramos; y además, fui profesor de Psicología Aplicada de su primogénito, el Lic. Damián Alonso, en el posbásico en Enfermería Clínico-Quirúrgica, que cursara en el hospital Hermanos Ameijeiras; situación que contribuyó — ¡y de qué manera!— a estrechar aún más nuestra relación en el plano personal.

Alonso Álvarez fue profesor de muchos de los rorscharchistas que hoy aplican el Psicodiagnóstico como parte de las actividades asistenciales, docente-educativas e investigativas que realizan en sus respectivos contextos. Los psicólogos que tuvieron el privilegio de ser sus discípulos descubrieron en ese excepcional educador, tanto en el aula, como fuera de ella, los valores ético-humanistas y espirituales que deben caracterizar la personalidad de un profesional de la martiana ciencia del espíritu, el respeto a la Psicología como ciencia y profesión, al Psicodiagnóstico en general, y al Rorschach en particular.

Mi archivo mnémico evoca lo que el profesor Alonso Álvarez reiteraba hasta el cansancio en clases o en un intercambio informal con los  estudiantes y colegas: un adecuado diagnóstico de la personalidad [muestra] el camino para ofrecer la mejor alternativa de ayuda.

Compartí con él —vía telefónica— muchos momentos durante la evolución de la afección letal que lo llevara, finalmente, a la tumba. Esas conversaciones, registradas en mi memoria poética, han devenido una gran experiencia de crecimiento humano y espiritual para mí. Con cuanta entereza y dignidad se mantuvo hasta el final de su relativamente corta existencia terrenal.

Por otra parte, fue capaz, en las precarias condiciones de salud en que se encontraba, de asesorar tesis de pre y posgrado, escribir artículos para revistas especializadas y un libro: Psicopatología para psicólogos (en proceso de edición). Dichas tareas y los cuidados que recibiera le facilitaron la calidad de vida necesaria para incrementar su curriculum vitae, que recoge el trabajo de toda la vida; labor profesional que puede mostrar al cielo con legítimo orgullo.

La Junta Directiva de la Sociedad Cubana de Rorschach y los profesores que han mantenido, a lo largo de los años, la enseñanza del Rorschach en la mayor isla de las Antillas, acordaron nemine discrepante que los encuentros nacionales e internacionales de Profesionales del Rorschach, celebrados en nuestra geografía insular, lleven el ilustre nombre de Armando Alonso In Memoriam

Descansa en paz, Dr. Armando Alonso Álvarez, porque, según el fundador del periódico Patria, cumpliste —con creces— «la obra de la vida».

  

, , ,

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

Artículos relacionados

SicologiaSinP.com - Jesús Dueñas

Doctor en Pedagogía

Maestro Normalista y Doctor en Pedagogía. Profesor de Metodología de la Investigación. Dedicado a la docencia médica de pre y posgrado, así como a la enseñanza del Psicodiagnóstico Rorschach y a la investigación clínica con apoyo en los hallazgos de ese método de investigación de la personalidad, científica y artísticamente diseñado por el genial psiquiatra suizo Hermann Rorschach. Es Socio Honorario de la Scuola Romana Rorschach y miembro fundador de la Sociedad Cubana de Rorschach, miembro de la Asociación Internacional de Psicogeriatría, con sede en Illionis, Estados Unidos, miembro ttitular de la Sociedad Cubana de Psicología de la Salud y numerario de la Sociedad Cubana de Psicología y de la Asociación de Pedagogos de Cuba. Dedicado a la crítica artístico-literaria y el periodismo cultural en varios medios nacionales de prensa. Es miembro del Consejo Internacional de la Danza (CID-UNESCO), de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) y de la Comisión de Prensa de la Asociación Cubana de Naciones Unidas. Autor de los libros "La danza vista por un psicólogo" y "La danza vista por un crítico teatral". [...]

Comparte tu opinión