En pos de la tristeza

La tristeza

Historias, Psicología Clínica

Soy estudiante de psicología y voy en pos de la tristeza, de esa tristeza que nos deja tirado en el sofá. Reclamo la desesperanza y la soledad. Con estas afirmaciones me decido a escribir unas cuantas líneas tristes pero llenas de verdad. La honestidad mas certera que ha sido la tristeza la que me ha llevado a licenciarme como psicóloga consejera. En un mundo que vive tan deprisa y que promueve tantos antidepresivos y no solo una pastilla, si no; ¿Te sientes triste?  Toma alcohol, haz deporte, visita a tus amigos, haz ejercicio, come chocolate. Haz cualquier cosa menos sentirte triste, porque la tristeza es temible. Entonces cuando la experimentamos el mensaje colectivo es; anula, rechaza o quiebra la tristeza. Y es que estar triste en estos tiempos es semejanza a ser débil, de no tener carácter o tal vez de dejar que la vida te afecte mucho. 

Se piensa que por estudiar psicología no podemos sentir emociones descritas como “negativas” o debemos promover la negación de ellas.  Ni hablemos de ser psicólogos/as y sentirnos triste o quebrados. Me gustaría saber cómo evadimos lo vulnerables que podemos ser, como podemos negar que nos duele que nos traicionen, ¿nos hieran o nos abandonen? ¿Cuánto tiempo se nos permite estar triste? ¿Con que fuerza o mascara nos levantamos esos días oscuros? ¿Nos confundimos entre el dolor y el sufrimiento? Creo que pudiéramos debatir desde diferentes enfoques, perspectivas y vivencias estas preguntas. Pero cuando lo vivimos de cerca ningún concepto o teoría puede aliviarnos.

Por eso les invito a acercase a la tristeza, atreverse a vivirla en plenitud. No tengo ninguna receta infalible que les pueda aliviar de inmediato. Tomando en cuenta que parece que hay tiempo para el fingimiento de la felicidad en las redes sociales, pero no hay tiempo para conocernos y educarnos sobre las emociones. Ante esta realidad, exhorto a vivir de lleno las experiencias dolorosas, enfrentar la tristeza es permitirte llorar, aceptar tu reacción ante el evento que te ocasiona sentirte mal, conocerte, estar en silencio. Se que podría dar tantas sugerencias y llenar este papel de optimismo. Pero la tristeza no se vence, se vive. La tristeza te llevara a otros caminos, te va a incomodar porque te obliga a ver otras partes de ti y si la aceptas con el pasar de los días, semanas y meses te transforma. La tristeza te regala las habilidades y capacidades para la otra etapa que la vida te prepara. 

Permitirme estar triste me ha llevado a la toma de decisiones, a explorar prejuicios, opiniones y visiones que no sabia que tenía. La tristeza me ha regalado apreciar los momentos de soledad, a disfrutar de la buena lectura, de un té y del amor de mi perro. Pero lo mas significativo es que a través del estudio de la psicología he podido reflexionar y aceptar que hay que reclamar la tristeza como parte integral de aquello que llamamos vida.

¿Te sientes triste? Ve a por todo. Permanece en la vanguardia. Eres humano/a

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

Artículos relacionados

SicologiaSinP.com - Kristal Marie Rivera

Máster en Consejería Psicológica

Bachillerato en Ciencias Sociales con una concertación en Investigación Acción Social de la Universidad de Puerto Rico en Humacao Trabajo en Organizaciones sin fines de Lucro como conferenciante en desarrollo comunitario. También me dedico a la gestoría cultural como parte del Centro Cultural Dra. Antonia Sáez en Humacao. [...]

Comparte tu opinión

Déjanos saber lo que piensas sobre este artículo.