Corazón libre

corazon-libre

Historias

Puedo dar mi corazón a la vida cada día, aunque mi libertad se halle encarcelada.

Puedo entregar mi corazón cada día. En cada cosa que hago. Puedo vivir la sonrisa de una mamá feliz porque su hijo sale de terapia. Puedo sentir el dolor de una madre que hoy acabó de tener en sus brazos a su hijo muerto que vivió sólo una semana por pesar 710 gramos al nacer.

Puedo dar mi vida a la vida. Y a mis sentimientos.

No puedo dar mi libertad, porque no me pertenece, mi libertad dejó de ser individual el día que decidí tener hijos, les pertenece, me esperan cada noche con amor y un beso de pico diciéndome que me aman, que me quieren y me necesitan, que quieren que los duerma en su cama y se turnan y se esperan a que uno quede dormido para que me cruce de dormitorio y duerma al otro… sueñan conmigo y mi presencia cada día, les pertenezco desde el día que elegí consciente que sean la descendencia de mi vida.

Mi corazón puede seguir lo que sea que le cause sentir y elija, pero no puedo dejar de sentirlos y abrazarlo cada día, no puedo frustrar sus dibujos dibujando a su familia. Se que las hay de todos los tipos y hasta llegan a ser funcionales aún mas que la mía, pero no es la que viven ni la que conocieron.

Soy dueño de mi corazón y de mis sentimientos. Mi libertad está encadenada por elecciones, a las que debo responder como adulto que decidió en su momento en conciencia de facultades.

Mientras trato de vivir, de ser feliz cuando se puede, disfrutar lo que se puede de la vida y sufrir lo que toca en suerte.

De eso se trata vivir… No es cierto?

, , , ,

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

Artículos relacionados

SicologiaSinP.com - Hugo Rizzo

Especialista en Medicina Familiar. Médico asociado al servicio de Neonatología. Maternidad Meisner. Diplomatura en auditoria médica y garantía de calidad de la atención de la salud, Universidad de Favarolo – Argentina [...]

Comparte tu opinión