Entrevista con la Licenciada en Psicoterapia Dolores Fernández

adicciones-y-psicoterapia-2

Adicciones, Entrevistas

En esta ocasión le compartimos las valoraciones de Dolores Fernández, Licenciada en Psicoterapia. Este es el rol principal, pero no el único, que asume en el servicio de adicciones Rogelio Paredes del Hospital Psiquiátrico de La Habana. Se puede decir que es una profesional multitareas, lleva un peso fundamental en la intervención directa con el paciente adicto. Realiza un gran número de matutinos, psicoterapias e intervenciones individuales. Redacta las cartas de concientización y coordina el sistema de evaluación de la parte emulativa de los pacientes con la intención de hacer poner en práctica la técnica del TOC Economic.

A continuación les presentamos a Dolores Fernández:

– ¿Cómo obtuvo la carrera, cuando se graduó, cuántos años de experiencia tiene en su trabajo, cuando comenzó en el Hospital Psiquiátrico de La Habana y en el servicio de adicciones específicamente? Parecen muchas preguntas pero sencillas de responder, se las recordaré en caso que las olvide (risas).

En el servicio Rogelio Paredes llevo trabajando 11 años. Comencé a trabajar como técnica en terapia ocupacional, pero continué superándome y solicité al Dr. Ordaz estudiar la licenciatura y lo logré. Al culminar me quedé en el servicio como Licenciada en Rehabilitación Social y Ocupacional. Me gradué en el año 2008 pero ya venía trabajando en el servicio por aproximadamente 3 años.

– ¿Qué labor realiza dentro del servicio Rogelio Paredes?

Mi función es la de rehabilitar al paciente adicto, y cuando hablamos de rehabilitar, quiere decir, transformar, hacer cambios. Encaminar al paciente para que se dé cuenta que tiene que hacer cambios en sus estilos de vida y de alguna manera hacerle comprender que la transformación de su vida debe ser en todos los ámbitos. Este trabajo se realiza bajo diferentes modalidades de la terapia ocupacional, por ejemplo la ludoterapia que implica todos los juegos de mesa. Las actividades con la televisión como el cinedebate, les mostramos filmes relacionados con la adicción que el paciente padece. También empleamos la psicoterapia grupal y los matutinos. Pero para mí lo más importante que se hace en este servicio es llevar a cabo la emulación de toc economy para mí eso es lo que más me ha marcado en los años que trabajo aquí. La razón está dada debido a la desmotivación con la que ingresan los pacientes, además vienen anoréxicos, con una abulia total a todo, no quieren hacer ningún tipo de actividad y esta emulación de toc economy, es lo único que los motiva, lo que les da el deseo de luchar por una nueva vida. Lo otro esencial son las psicoterapias de grupo, que yo diría es algo de lo que más me gusta del servicio. Primero porque como profesional he crecido mucho durante las psicoterapias de grupo, a través de este tipo de pacientes nosotros crecemos, somos más espirituales, nos ponemos en su lugar, sentimos su dolor como nuestro y el profesional que trabaje y no sienta eso pues no tiene mucho sentido que lo haga. Aquí se lleva a cabo la comunidad terapéutica que es un grupo de especialistas escogidos por sus principios y competencias para trabajar en este lugar.

– Bajo qué escuela de psicoterapia basa su trabajo. ¿Por qué cree que sea la más efectiva con el paciente adicto?

De todas las escuelas y corrientes que estudié en la universidad, yo siento inclinación y me gusta la Humanista. Me considero entre ese grupo de terapeutas que cree que una vivencia mía puede sacar a flote a otro ser humano, puesto que si ya la viví y fue dura e intensa y me sirvió para lograr grandes cosas en mi vida, pues siento que puedo ser un ejemplo para los pacientes. De hecho lo he llevado a la práctica y me ha dado resultados, he visto a muchos pacientes derramar lágrimas cuando me ven y me dicen: ay Dra. usted que era custodio y hoy la veo que es una licenciada que produce felicidad, para mí es un honor porque ya yo pudiera ser igual que usted. Esto lo he visto en otros profesionales donde los pacientes agradecen y valoran nuestro trabajo, quiere decir que el trabajo está bien encaminado pues de alguna manera somos ejemplos a seguir para ellos. Por estas razones considero que esta escuela es más efectiva en el paciente adicto, por ejemplo los existencialistas no permitirían estas cosas como hablar de tus vivencias personales con un paciente y creo que si planteando un problema personal que al final desembocó en éxito y el paciente lo toma como experiencia y lo aplica, entonces como no aprovechar esa oportunidad para brindar ayuda.

– ¿Qué papel juega la psicoterapia dentro de la rehabilitación del paciente?

Para mí es lo más importante que se hace en este servicio. El terapeuta propone, pero el grupo es quien dispone. En ocasiones durante una psicoterapia uno como terapeuta propone alcanzar un objetivo, por ejemplo, lograr la unidad en el grupo y se logra más, porque no solo se consigue esa unidad, también permite que varios pacientes hagan catarsis. Considero la psicoterapia de grupo como la regla de oro, no existe medicamento o ayuda profesional, no hay algo que movilice más a la rehabilitación de un ser humano que una psicoterapia grupal. Las vivencias y experiencias que se exponen en ese momento hacen derramar lágrimas y tocar fondo al resto de los pacientes.

– ¿Qué cree del papel del psicólogo en el proceso de rehabilitación del paciente?

El papel del psicólogo es determinante y decisivo en la vida de estos pacientes. Además de la psicoterapia de grupo donde puede conocer bien al paciente, tiene la dicha y la oportunidad por llamarlo de alguna manera, de tener un espacio de psicoterapia individual que tiene un gran peso en todo el proceso de rehabilitación pues es el momento en el que el paciente de verdad se abre pues tiene el chance de hablar de cosas que en el grupo le darían vergüenza. Además el psicólogo tiene la posibilidad de aplicarle diferentes técnicas que contribuyan al mejoramiento paulatino del paciente y esto de alguna manera va a repercutir en el grupo. El psicólogo es el eslabón que lo ayuda, el primero que le abre los brazos y le da confianza, lo guía en los primeros pasos para conocer su enfermedad.

– ¿Cómo valora el trabajo del grupo multidisciplinario que se encarga del proceso de rehabilitación del paciente (médico, psiquiatra, psicólogo, psicoterapeuta, enfermeros, asistente de paciente, etc.)? Aciertos y desaciertos.

Es muy importante el trabajo que desempeña el equipo. Yo creo que el éxito de este servicio es que se trabaja en comunidad terapéutica, eso quiere decir que el trabajo es mancomunado entre terapeutas, trabajadores sociales, secretarias, enfermeras, asistente de paciente, psicólogos, psiquiatras, médicos y por supuesto los más importantes: los pacientes. Nosotros hemos logrado en esta comunidad terapéutica un sentido de pertenencia al trabajo y cuando esto se alcanza pues los resultados son satisfactorios. Por ejemplo puede faltar un miembro del equipo por una razón determinada y el trabajo nunca decae porque el resto de la comunidad asume la labor y no se siente el vacío por la ausencia. A esto me refiero con el sentido de pertenencia.

Como aciertos tenemos que el paciente es la prioridad, se le brinda toda la atención y el apoyo que requiere. El paciente sale del servicio completamente rehabilitado en todas las esferas de su vida y además con herramientas para enfrentar su nueva vida. En relación con los desaciertos, algo que siempre he pensado es respecto a que si en la comunidad existe algún miembro que no es capaz de lograr ese sentido de pertenencia con el trabajo pues de una manera u otra afectará el resultado final y el camino para lograrlo. De hecho he tenido la experiencia de verlo en psiquiatras que dan por perdido a determinados pacientes y lo que aportan al proceso de rehabilitación es negativo. Otro desacierto que no debe ocurrir en la comunidad y me refiero al equipo es el relativo a la ética profesional y la importancia de no transgredir sus principios para no dañar la integridad de los pacientes.

– Mayor satisfacción que ha tenido en a lo largo de su trabajo en el servicio, mayor tristeza.

La mayor satisfacción es ver como el paciente sale rehabilitado en comparación a cómo llegó. Verlos con otra actitud ante la vida, con la disposición a continuar los consejos dados. Me satisface ver que cuando hay voluntad para en primer lugar aceptar el problema y luego enfrentarlo, si se puede lograr lo que se proponga. Me satisface darme cuenta que el trabajo del equipo no es en vano. Otra de las grandes satisfacciones ha sido la persona que me formó, el profesor Ricardo Gonzales Menéndez. Todo lo que se ha sido gracias a sus enseñanzas y sabiduría y a pesar que no está ahora mismo en el servicio, el trabajo se mantiene con la misma energía que nos infundió. Por el contrario de las tristezas mayores están cuando alguno de los pacientes pierde la vida, las recaídas forman parte de la enfermedad, pero cuando se pierde la vida específicamente por la adicción, es algo que nos marca bien hondo y ya en ocasiones hemos tenido que pasar por esa experiencia.

– ¿Cree usted que la psicología es una ciencia?

Si, por supuesto. Yo me atrevería a afirmar que de alguna manera rige al resto de las ciencias. Cuando tenemos un problema en cualquier ámbito de la vida, la psicología que hemos aprendido es la que nos ayuda a darle solución al mismo. Puedes ser un profesional de cualquier rama que eso no te va a eximir de tener problemas psicológicos, de ahí que afirmo que la psicología rige al resto de las ciencias.

– ¿Qué piensa que deben hacer los psicólogos para ganar mayor protagonismo y más que protagonismo diríamos que respeto en el ámbito científico?

Desde mi punto de vista los psicólogos además de tener conocimientos sobre su materia para ser buenos, deben demostrar, disciplina, consagración, amor para realizar el trabajo, no perder la fe en el hombre, superarse constantemente. Esto último deben tenerlo como premisa puesto que existen muchas patologías y en un hospital como este donde la variedad de enfermedades mentales abunda la tarea se hace mayor. Además creo que es muy importante que trabaje desde la interdisciplinariedad y que sean capaces de asumir las críticas y la supervisión.

– ¿Para usted existe alguna diferencia en escribir psicología con P o sin P?

Al principio de comenzar la universidad yo lo escribía sin P, pero me lo corregían porque me decían los profesores que debía llevar la P. Es cierto que no suena pero creo que se ve mejor estéticamente hablando cuando la palabra se escribe con P.

 

, , , ,

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

Artículos relacionados

Comparte tu opinión

No hay comentarios aún. Embúllate, sé el primero en iniciar el debate.

Déjanos saber lo que piensas sobre este artículo.