Director Técnico ¿Ser o no ser?

Director Técnico ¿Ser o no ser

Deporte

Durante muchos años se oye hablar entre fanáticos, deportistas, periodistas, e investigadores sobre que es más imprescindible en un Director Técnico del deporte que fuese. Muchos hablan que lo principal es su nivel de exigencia, la motivación que puede infundir en sus pupilos o el sentido del compromiso con un resultado; para otros lo fundamental es la experiencia competitiva y el tener excelente dominio de sistemas tácticos. Los últimos tiempos nos han demostrado, que saber manejar eficazmente los egos de un grupo de deportistas, poniéndolos a disposición del bien común, puede resultar la clave del éxito, principalmente cuando se cuenta con una gran plantilla.

La temática que en este artículo comento, es en verdad bien compleja, pues cada deporte tiene sus características y especifidades, y lo que puede funcionar en el baloncesto, un deporte donde juegan cinco hombres, a lo mejor en el futbol (que son once) no resulta de la misma manera. Lo cierto es que a pesar de sus diferencias, los deportes de equipo, tienen también similitudes entre ellos, en cuanto a que sus practicantes deben tener una buena preparación física, y un dominio técnico-táctico importante, además del talento necesario para jugar a un alto nivel.

Se dice que para que un deportista obtenga un resultado notable, una parte del mismo depende de su esfuerzo físico concreto y la otra parte del esfuerzo mental. Algunos deportistas famosos incluso dan más importancia al aspecto mental que al físico, lo cual no resulta descabellado. A lo largo de la historia, selecciones con enorme talento en sus jugadores, sucumbieron ante rivales que debían vencer dada su superioridad, y si no recuerde a Brasil ante Uruguay en el maracanazo, Hungría ante Alemania en 1954 o un caso menos escandaloso (dado el fuerte nivel del contrario), la derrota de la “Naranja Mecánica” frente a los tanques alemanes en 1974.En todos los casos mencionados, el aspecto sicológico fue determinante. No es casualidad que en los tres ejemplos expuestos, los equipos ganadores contaron con líderes natos en el terreno; Uruguay tuvo a Obdulio “el negro” Varela, Alemania Federal en el mundial de Suiza contó con Rhan “el jefe”, y en el mundial que acogieron en el 74 fueron Muller y Beckenbauer quienes lideraron el conjunto hasta el título. Grandes jugadores en cambio, que también eran grandes líderes no tuvieron quizás ese último partido bueno, o la fortaleza mental suficiente y quedaron a centímetros de la gloria, lo cual no demerita la grandeza de Hombres como Cruyf, Neskeens, Puskas o Kocsis.

Hay frases muy usadas por los aficionados como aquella de “hay equipos que juegan solos”, cuando se refieren a un plantel que por su historia, jugadores y empuje, siempre está en la lucha por el campeonato, aun teniendo técnicos no considerados como luminarias. Al final, los jugadores son los que encestan ,marcan goles, o pegan jonrones, no los técnicos;  y me viene a la mente un equipo de Industriales[1] que se tituló campeón contra todo pronóstico, pese a que su manager durante los tres años que dirigió, nunca convenció a jugadores y público de sus pretendidas habilidades como director. En este caso, los jugadores, y los líderes de vestuario que tenía el equipo en ese momento, asumieron la tarea de empujar con todo al equipo hasta el título, pues el uniforme que llevaban sabía que infundía presión a los contrarios, y si mantenían un nivel de juego alto, podrían derrotar a cualquier conjunto y así mismo ocurrió.

Guardiola es un gran técnico, nadie lo duda,  ganó cuanto quiso con el Barcelona. Tras irse al Bayern también ganó títulos, pero no al nivel del Barca, en su primer año en el Manchester City, no pudo ganar nada, ¿Perdió la magia Guardiola?,claro que no, cada equipo, cada liga tiene sus particularidades, cuando tienes un equipo como el Madrid o el Barcelona, rara vez el tratar de imponerse por la fuerza rinde frutos, técnicos como Van Gaal, Camacho, Benitez o Capello, tuvieron que dejar el banquillo ya sea por malos resultados, o porque la plantilla les dio la espalda, casi siempre pasan las dos cosas. Un técnico más persuasivo como Rijkaard logró notables éxitos en el Barcelona, en tanto que Zidane, en su primera experiencia como técnico, al frente del Real Madrid, ha tenido magníficos dividendos, más por su sabiduría a la hora de manejar le vestuario que por su sapiencia táctica.

Otra de las eternas discusiones se da cuando alguien dice que el mejor director es aquel que practicó ese deporte antes, y no alguien que se formó en una escuela. Sobre esa cuestión vale decir que el haber sido deportista de alto rendimiento influye mucho, pero no determina que esa persona después sea un gran técnico, Vicente del Bosque, Carlo Ancelotti, Diego Simeone, Josep Guardiola, Luis Aragones, Franz Beckenbauer, Franz Rijkard, Johan Cryff fueron jugadores en su tiempo, y después notables técnicos. Sin embargo otros jugadores de gran trayectoria no corrieron la misma suerte cuando les tocó dirigir algún equipo. En el otro lado del río, apreciamos a un técnico como Mouriño (en el futbol internacional) o a otros como Jorge Fuentes y Servio Borges (en el beisbol cubano), que sin haber sido practicantes destacados del deporte que dirigen, alcanzaron notables éxitos en su carrera.

En el deporte es difícil medir cuanto en realidad puede significar un técnico para un equipo. Pues aunque los que juegan son los jugadores, hay ocasiones en que te encuentras con un conjunto menor, pero con un técnico habilidoso y obtienes resultados, como Grecia con Otto Rehagel (al ganar en el 2004 la Eurocopa) o el manager del Kansas City[2] Ned Yost, con el cual llegaron a dos finales seguidas de MLB en los años 2014 y 2015, en la última ganando la Serie Mundial. Se da el caso a veces que el técnico es “el mejor jugador del equipo” eufemísticamente hablando. ¿Quién no recuerda las andanzas en mundiales de Bora Milutinovic?, clasificó a segundas fases siempre  con conjuntos sin grandes historiales, como México, Costa Rica, Nigeria o USA, y cuando no lo pudo hacer, fue cuando se presentó con el equipo de China en el 2002, al cual ya con clasificarlo al mundial, era más que demasiado .Eugenio George fue un enorme técnico, el mejor del voleybol en el Siglo XX, pero sus resultados fueron los mayores, porque contó con la materia prima suficiente y las jugadoras con el talento y la ambición suficiente para ser campeonas mundiales y olímpicas, pues las dos cosas han de ir de la mano para los resultados más grandes, el conocimiento y la destreza del técnico y el talento de los jugadores. El técnico de Los Bulls en los Noventa, Steve Kerr era excelente, pero ¿Hubiera ganado tanto si no hubiera tenido a Jordan en su quinteto? Caer en ese tema sería muy especulativo, pero no quedan dudas de que la función de un director va más allá que la de infundir respeto, disciplina e implantar un sistema técnico táctico a su conveniencia y estilo. Debe trabajar con los sentimientos, las emociones, los estados de ánimo de todo un grupo de atletas, que a lo largo de una temporada, en que pueden aparecer siempre problemas personales, lesiones, agotamiento y otras dificultades, sepa dosificarse física y mentalmente para los partidos decisivos y una vez en ellos, ganarlos; quienes hacen esto son los verdaderos extraclases, los que muchos llaman “ganadores”. Mientras que el técnico generalmente en un segundo plano, disfruta de ver que su trabajo a lo largo del año, rindió frutos.

[1] Equipo de beisbol de Cuba

[2] Equipo de beisbol de las Grandes Ligas de Estados Unidos

, , , ,

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

Artículos relacionados

Comparte tu opinión

No hay comentarios aún. Embúllate, sé el primero en iniciar el debate.

Déjanos saber lo que piensas sobre este artículo.