Nuevo extremismo francés, Martyrs. Parte 1

martyrs-poster

Arte Y Mente

La denominación «Nuevo extremismo francés» es acuñada por James Quandt para referirse a determinado tipo de películas francesas de terror creadas a inicios del siglo XXI; estas presentan la particularidad de tratar temas tabú de forma transgresora, su tinte es lo siniestro «unheimlich» y el auténtico terror; es un cine feroz en todos sus ángulos y en esta primera entrega trataremos el caso de la película titulada «Martyrs».

Martyrs es una de esas películas que se quedan grabadas en la memoria por mucho tiempo por el fuerte tinte que recubre sus imágenes, estas están cargadas (¿Pero de qué?). La respuesta a tal pregunta es compleja; en primer lugar retomaremos la propuesta de Žižek al afirmar que:

No se trata de ¿cómo podemos alcanzar la auténtica realidad más allá de las apariencias?, sino de ¿cómo puede emerger la apariencia en la realidad? La conclusión que evita Platón está implicada en su propia línea de pensamiento: la idea suprasensible no habita más allá de las apariencias, en una esfera ontológica aparte del Ser plenamente constituido; es apariencia en cuanto apariencia (Žižek, p.48).

La cuestión radica en lo que Martyrs re-vela en sus imágenes, en la apariencia de esas imágenes ante el ojo del espectador; la propuesta de Žižek plantea diversos aspectos que iremos dilucidando paso por paso, pero el central es que permite repensar justamente el estatuto que provoca que las imágenes en movimiento de Martyrs sea justamente transgresivo y siniestro.

martyrs2

Cada fotograma que compone las escenas de la película se muestra cargado de (llamémoslo por el momento) “algo” que provoca tensión en el espectador, el universo de Martyrs no es el universo regulado y delimitado por las coordenadas de lo pensable, lo esperable o lo posible, este aspecto es fundamental, pues si Žižek plantea la cuestión de la “apariencia en cuanto apariencia”, es precisamente por el estatuto que tiene la imagen “en sí misma” de aparecer ante el sujeto, es decir, ante la aparición de “algo”, digamos en este caso: imposible, ese imposible que se muestra en el universo de la cotidianidad/normalidad adquiere la capacidad de mostrarse en eso que el espectador (no) espera que se muestre, como lo que realmente es: como una apariencia; en otras palabras: si las escenas/imágenes de Martyrs aparecen ante el espectador de forma transgresiva-cargadas de algo- que incita a retirar su mirada, es precisamente porque no se circunscriben en un contexto simbólico determinado, aparecerían ya no como ficciones simbólicas/imaginarias, sino justamente dentro del registro que Lacan denomina como Real. El sujeto no sabe qué lugar ocuparía él dentro de eso que se le muestra, y por ende se angustia.

1

Por otro lado, menciona Žižek en la cita que “la idea suprasensible no habita más allá de las apariencias”; en Martyrs la cuestión de lo que se desarrolla poco a poco en el transcurso de la película motiva a reflexionar sobre ¿qué debe ocurrir para que una escena-imagen movimiento, cambie drásticamente? para que ese “más allá” se anuncie de un momento a otro en lo que vendría a ser lo mismo: la apariencia misma. Causando el efecto de “horror” o “miedo” en aquel que lo observa.

Un ejercicio de respuesta ante complejo asunto es la noción psicoanalítica de Goce; como menciona Juan David Nasio:

Es la ficción de un lugar imposible y temible. Imposible, porque no es posible que al menos dos representaciones significantes se articulen para nombrarlo, y temible, porque el ser parlante y sexuado que somos, no lo quiere. (…) Entre nosotros y la ficción de una satisfacción absoluta, entre el sujeto y lo Real, está la realidad, no una, sino muchas, una multiplicidad de realidades, todas locales, cada una de ellas con su propia consistencia imaginaria y significante (Nasio, 2013, p.133).

Ello quiere decir que si las imágenes de la película Martyrs cambian drásticamente es precisamente porque abren la posibilidad a una dimensión distinta que si estuvieran reguladas por al menos –como dice Nasio- “dos representaciones significantes”, las escenas de la película transforman de un momento a otro el universo en que se desarrollan porque abren otro espacio, otra escena más profunda, pero esa profundidad que se muestra se encuentra en la superficie. Las imágenes muestran en su aparecer mismo la extraña dimensión de lo que en psicoanálisis se conoce como Goce.

martyrs3

Martyrs es una película del cuerpo y el goce, ese más allá del principio del placer donde el dolor y el placer se trastocan en un mismo punto. Tiene que haber una realidad, como menciona Nasio, para que el sujeto logre ubicar (se) dentro de un marco de significación concreto, pero esa realidad debe estar plenamente compuesta de imágenes y significantes que hagan barrera a lo real del goce, por ello es que Zizek propone que el estatuto ontológico de la apariencia –suprasensible- no se encuentra en otro orden distinto del Ser, sino justamente como Martyrs lo enseña, en la apariencia misma es que el “más allá” del goce se manifiesta –y angustia al sujeto espectador-.

Puede decirse que si Martyrs es una película transgresiva y profundamente siniestra, es precisamente porque explica e ilustra con sus escenas, que ellas mismas pueden mostrar al sujeto aquello que no puede ser dicho, tal es la estructura del trauma, y en ese aspecto Martyrs es fundamental, pues en toda su duración no acontece otra cosa más que la expresión de lo que no puede ser dicho, pero si mostrado bajo la forma de la distorsión.

Tal es la razón que dicha ola de cine francés haya sido denominada como “nuevo extremismo francés”, pues justamente con los recursos del grito, el llanto, la ausencia de palabras, la ferocidad de las actuaciones, etc., todo ello plantea un ambiente opresivo y funesto que ubica al sujeto que lo observa en el más allá…del principio del placer, donde entran en juego la confusión y la extrañeza. Este cine de terror tensa los límites de lo que usualmente se venía haciendo en dicho campo, los expande, ubica la reflexión sobre lo más íntimo del sujeto en otro lado, nos enseña nuevos aspectos que permiten ilustrar nociones tales como la angustia, el miedo, el trauma, la constitución misma del cuerpo y la virtualidad que media entre el sujeto y su realidad, todos ellos aspectos que seguiremos analizando en la próxima entrega.

, , ,

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

Artículos relacionados

Comparte tu opinión

No hay comentarios aún. Embúllate, sé el primero en iniciar el debate.

Déjanos saber lo que piensas sobre este artículo.