¿Qué podemos hacer desde la familia para prevenir el consumo de alcohol?

que-podemos-hacer-desde-familia-prevenir-consumo-alcohol

Adicciones

La función educativa es, por tanto, inherente al rol de padres y madres. Tengamos o no la intención clara de educar, estamos haciéndolo por el mero hecho de ser padres. Nuestra manera de ser y actuar es un modelo de aprendizaje para nuestros hijos e hijas. Somos un espejo en el que se miran, que imitan y del que aprenden. Por tanto, si no nos implicamos en la educación, no dejamos de educar, sino que estamos haciéndolo deficientemente, y nuestras hijas e hijos aprenden con y de esas deficiencias. En la familia educamos afectiva y socialmente. Es en el hogar donde las personas, desde pequeñas, aprendemos:

A sentir y mostrar afectos.
A expresar y canalizar emociones.
A hablar y a escuchar.
A querer y ponerse en el lugar de la otra persona.
A compartir.
A asumir normas y responsabilidades.
A obtener premios y castigos.
Valores y actitudes.

Podemos distinguir diferentes estilos educativos, en base, por un lado, al control o a la imposición que ejercen los progenitores (alto o bajo) y, por otro, al afecto o apoyo que dan a los hijos y las hijas (alto o bajo). Así, podríamos diferenciar cuatro estilos principalmente:

Pautas generales de actuación para prevenir los problemas derivados del consumo de alcohol:

Enseñar comportamientos y hábitos saludables, y actitudes favorables al propio cuidado y al de los demás.
Promover un clima familiar afectivo positivo, donde prevalezcan las actitudes de reconocimiento y respeto, una comunicación fluida y manifestaciones de cariño y afecto incondicional.
Establecer un sistema coherente de normas y límites, adaptados a la edad de nuestras hijas e hijos.
Fomentar los valores prosociales (participación, solidaridad, diálogo, paz,…), para favorecer la convivencia y las relaciones positivas con las demás personas. 
Desarrollar actitudes críticas, enseñarles a asumir responsabilidades y practicar recursos de autocontrol, de manera que favorezcamos su autonomía, su seguridad y su confianza y puedan tomar decisiones de una manera más responsable.
Regular nuestro propio consumo (si lo tenemos), llevando a cabo un consumo responsable, moderado y respetuoso, o bien entender, de una vez por todas, que el consumo de alcohol es perjudicial en poca o mucha cantidad.

, , , , , , , , , ,

Compártelo con tus amigos si te ha gustado

Artículos relacionados

Comparte tu opinión

Déjanos saber lo que piensas sobre este artículo.